Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1


Buffon: Zoologa o Reino Animal. Antropologa. Comparacin Fisiolgica y Psicolgica de las Razas Humanas. 130

bastante para soportar sin inconveniente climas que son mal sanos y aun con frecuencia mortales para otras razas. As, el clima de Sierra Leona, que es tan fatal para los europeos, no ejerce, por decirlo as, ninguna influencia perniciosa sobre los naturales. Ahora bien.; lo que prueba que esto no depende de una diferencia originaria en la organizacin, es que cuando se han llevado de Nueva-Escocia aquel pas negros libres, cuyos antepasados haban residido durante algunas generaciones en un clima muy distinto, han estado sujetos su llegada las mismas enfermedades que los europeos: es un hecho que ha asegurado un mdico hbil que haba residido largo tiempo en aquella colonia. Del conjunto de los hechos que hemos citado resulta, si no nos equivocamos, la prueba de que esta variacin no se verifica sino gradualmente , y no es completa sino despus de varias generaciones, pero que, una vez producida, los nuevos caracteres llegan ser hereditarios y permanecen impresos de un modo permanente en la raza.

Por consiguiente, si se examina la parte de estas modificaciones que se verifican en virtud de la ley de adaptacin, resultar que hay en todas las razas humanas una uniformidad notable relativamente las principales leyes de la economa animal y las grandes funciones fisiolgicas.

l. LA DURACIN MEDIA DE LA VIDA HUMANA es prximamente una misma en las diferentes razas de hombres. Sin embargo, para estimar en su justo valor los hechos sobre los cuales se opera en los trabajos relativos esta cuestin, es preciso tomar en consideracin la influencia inmensa que ejerce el clima sobre las leyes de la mortalidad, y recordar adems que esta causa no es la nica que pueda modificar los resultados. Sabido es que el nmero proporcional de individuos que alcanzan una edad dada, difiere segn los paises, y por ejemplo, que cuanto mas clido es el clima, siendo iguales por lo dems todas las circunstancias, tanta mas corta es la duracin media de la vida humana. Aun sin salir de Europa se hallan en este concepto diferencias muy grandes.

No se tienen todava todos los datos que serian necesarios para llegar una evaluacin comparativa de la longevidad en las diferentes razas de hombres, suponindolas sustradas la influencia del clima; pero los hechos de que se puede disponer desde ahora bastan ya para probar que, eliminando esta causa modificadora, la duracin media de la vida seria en todas partes una misma prximamente, por muy diferentes que fueran las razas que se consideraran.

La conclusin general que nos conduce el examen de los hechos que se han podido recoger es que no hay, en este concepto, diferencia alguna ntrelas diversas razas de hombres; por lo menos hasta el dia no se han demostrado. Parece que, relativamente a la duracin de la vida, todas las naciones han sido sometidas por la naturaleza una misma ley, y en consideracin esto hemos dicho anteriormente, que es un motivo para que no veamos en ella mas que una sola especie. Aun en climas diferentes es una misma la tendencia existir durante un tiempo dado: la duracin de la vida vara nicamente, porquetas causas exteriores que producen catstrofes accidentales y prematuras, las que perjudican la salud y alteran la organizacin, son mas comunes y poderosas en un clima que en otro.

2. PROGRESO DEL DESARROLLO FSICO Y CAMBIOS PERIDICOS DE LA CONSTITUCIN.FUNCIONES NATURALES Y VITALES EN LAS DIFERENTES RAZAS.

La temperatura propia del cuerpo es prximamente la misma en todas las razas de hombres. Este hecho ha sido averiguado por las investigaciones del doctor Davy, que ha estudiado fondo la cuestin.
No hay tampoco entre las diferentes razas de hombres diferencia alguna notable, relativamente la frecuencia del pulso las dems funciones vitales; mejor dicho, no se hallan sino diferencias accidentales y momentneas que se esplican fcilmente por la accin de las influencias exteriores.

Entre las cuestiones que tienen relacin con esta parto de la fisiologa, hay una que aun no se ha examinado suficientemente, por lo menos no estn aun completamente de acuerdo sobre ella los mdicos y los naturalistas. Hse credo durante mucho tiempo que la poca fijada por la naturaleza para el matrimonio y el principio de las relaciones entre ambos sexos, variaba segn los climas; se ha repetido, sin que hubiera nadie que lo contradijera, que las mujeres de los paises clidos principiaban tener hijos, ser capaces de tenerlos, mucho mas temprano que las de los paises frios, y que envejecan en una edad en que las mujeres de Europa tienen todavia toda la frescura de la juventud.

Esta opinin se habia acreditado universalmente entre los fisilogos, establecindose por la autoridad del clebre Haller, y nunca, hasta estos ltimos tiempos, habia sido objeto de una refutacin. Montesquieu se apodera de ella como de un hecho propsito para esplicar una parte de las grandes diversidades morales que establecen una lnea de separacin entre los orientales y las naciones del Occidente. Las mujeres son nbiles en los climas clidos, dice aquel filsofo, los ocho, nueve y diez aos; as es que van casi siempre unidos la infancia y el matrimonio. Son viejas los veinte aos; de este modo nunca se halla junta en ellas la razn con la hermosura. Cuando la belleza exige el dominio, hace la razn que sea negado; cuando la razn podra obtenerle, no existe ya la belleza. Las mujeres deben estar en la dependencia, porque la razn no puede procurarlas en su vejez un dominio que la belleza no les habia dado siquiera en la juventud. Es muy sencillo por consiguiente que un hombre, cuando ello no se opone la religin, deje su mujer para tomar otra, y que se introduzca la poligamia. (Montesquieu, Espritu de las leyes, lib. 16, cap. 2.)

Segn los asertos de viajeros que carecan de los datos suficientes para establecer una proposicin general, habanse formado en Europa ideas muy exajeradas sobre la precocidad fsica en los paises clidos, particularmente en la Arabia y la Palestina, las que se referia principalmente Montesquieu. Sin embargo, en cuanto la Palestina, habrianse podido deducir conclusiones muy distintas, apoyndose en varios pasajes del Antiguo Testamento; y en cuanto las mujeres de la Arabia debera parecer fijada la cuestin por una autoridad que pocas personas se atreveran refutar, la de Mahoma y de los comentadores del Alcorn. En este libro, en el captulo cuarto, que tiene por ttulo: De la Mujer, se halla el precepto siguiente, relativo los deberes de un tutor: Examinad las hurfanas (en materias religiosas) hasta que hayan alcanzado la edad del. matrimonio; sobre lo cual observa M. Sale: La edad de matrimonio de madurez est fijada en los quince aos, y esta determinacin se apoya en una tradicin del Profeta, aunque Abu Hanifah piensa que los diez y ocho aos seria una poca conveniente, Y en los reglamentos concernientes al divorcio, captulo titulado La Vaca: Se previene que no sea despedida una mujer en el caso en que pudiera haber la mas leve duda de que se bailara embarazada. M. Sale aade: Cuando las mujeres son demasiado jvenes (1), as como cuando son ya demasiado viejas para tener hijos, la regla es no esperar sino tres me-

(1) Los matrimonios antes de la edad nubil son permitidos tolerados al menos en la Arabia, y esta costumbre es sin duda alguna la que ha dado origen la opinin errnea de que hablamos antes.

Pgina siguiente

 

ndice de pginas y de contenidos, ndice de ilustraciones.

 

 

Marzo varía siete veces en el día.
Tiempo presente, al mentarlo ya es ausente.
No fuera malo dar un beso, si quedara en eso.
El más lento en prometer es siempre el más fiel en cumplir. Rousseau



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.