Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1


Zoologa o Reino Animal. Antropologa. Unidad de la especie humana. 85

UNIDAD DE LA ESPECIE HUMANA (1).

LA ciencia etnolgica, dice el caballero Bunsen, ha llegado en el trascurso de este siglo resultados menos conocidos acaso, pero seguramente tan importantes como los de que se enorgullecen todas las otras; y lo ha verificado por medio de una marcha ordenada y metdica, no por los accidentes de la casualidad del genio. Si el Hombre es el esfuerzo supremo de la creacin, el estudio histrico de su origen y de su desarrollo no debe separarse jams de la filosofa natural en general y en particular de la fisiologa. Por otra parte, si el Hombre es el fin hacia el cual tienden todas las formaciones orgnicas desde el origen de las cosas, si es un tiempo el misterio y la clave de la ciencia de la naturaleza, se sigue que la filosofa etnolgica, una vez establecida sobre principios tan claros como son los de la filosofa, es el ramo mas elevado de la ciencia cuyo progreso se ha consagrado esta asociacin. No est subordinado la fisiologa ni ningn otro estudio. Lejos de esto puede por s mismo llegar ser el objeto superior y el trmino de los trabajos de una sociedad cientfica, (2)

La raza humana no forma escepcion en la variedad universal de la naturaleza, porque el Hombre tiene, segn los lugares, cualidades intelectuales y fsicas diferentes. Los grados extremos de la perfeccin moral y de la degradacin animal, se encuentran en el europeo y en el boschisman; el rabe es el tipo perfecto de la forma fsica, mientras que el habitante de la Australia carece de toda belleza. Por lo que se refiere al color, la familia humana se divide en hombres negros, cobrizos, aceitunados y blancos con sus matices intermedios. Esas diversas tribus y sus particularidades constituyen un objeto especial de estudio, una ciencia determinada, la etnologa, y esta ciencia es tan comprensiva que utiliza la vez los trabajos del anatmico, del historiador, del viajero y del fillogo. En una ciencia tan vasta, hay precisin de escoger un punto fijo. Nosotros la vamos considerar aqu principalmente en sus relaciones con la teologa, limitndonos sin embargo sus resultados generales.

La unidad y la historia primitiva del gnero humano entran en el nmero de los objetos directos y esenciales de las investigaciones etnolgicas. Trataremos de examinar si sus resultados estn conformes no con las tradiciones de la Sagrada Escritura, declarando de antemano que, segn nuestro convencimiento, solo la ciencia falsa puede contradecirla revelacin.

La primera cuestin que debemos resolver es esta: los hombres de diversos colores que pueblan la tierra pertenecen una sola y misma especie? De las grandes diferencias de conformacin y de color que se notan entre los pueblos, una observacin superficial ha deducido la diferencia de su origen; esas diversidades han sido consideradas como permanentes, y de ellas se ha sacado la distincin primitiva de las razas. Pero nosotros negamos la inmutabilidad de los caracteres fsicos, y por consiguiente la pluralidad de los orgenes.

Fcilmente puede demostrarse que las particularidades orgnicas de los hombres dependen de las circunstancias exteriores, y que por lo tanto segn se varen estas, as tambin variarn los caracteres diferenciales. Tres son las partes del cuerpo que se han tomado como trminos de comparacin: el crneo, la cabellera y la piel; y esta divisin es atinada, porque las distinciones fundamentales estn perfectamente sealadas en esas partes. Sin detenernos en el ngulo facial de Camper, en la osteologa de Blumenbach, en la craneologa complicada de Rtzius y de Stockholm, indicaremos desde luego la clasificacin mas sencilla del doctor Prichard. Este ha dividido todas las variedades del crneo humano en tres clases: los crneos ovalados, piramidales y prismticos. El tipo ovalado ha caracterizado siempre los pueblos cultos. El Apolo de Belveder y las estatuas griegas, las cabezas de los conquistadores romanos y de los judos cautivos, esculpidas sobre el arco de Tito, presentan esa forma; los habitantes de las ciudades, los cultivadores sedentarios del campo tienen en su mayor parle la misma conformacin. El mejor modo de comprobar esa configuracin elptica, es el de mirar al crneo verticalmente desde arriba; porque la constituyen la falta de prominencia de las mandbulas y de los arcos zigomticos. El crneo piramidal, que es el de los hombres de cara larga, resulta de la proyeccin lateral de los arcos zigomticos; de tal suerte, que dos lneas tiradas desde la base la cima, pasando sobre los zigomticos y sobre las sienes forman un tringulo. Ese es el tipo de los pueblos nmadas: se le encuentra entre las tribus errantes del Asia oriental, de la Amrica y del Archipilago malayo-polinesio. El tipo prismtico es el del crneo del negro; lo constituye, como lo indica su nombre, la prolongacin de la mandbula inferior, lo que le asemeja mucho al del Mono ; la frente se retira, mientras que el occipucio se ensancha. Esta forma domina entre las razas africanas.

Esta divisin crneolgica corresponde en gran parte la divisin geogrfica de Cuvier. El ha sancionado la opinin de que las diferentes razas de hombres provenan de tres cadenas de montaas: el Cucaso en Europa, el Altai en el Asia superior y e Atlas en frica; idea quimrica producida por la pura especulacin y por la mitologa. Pero la tradicin que fija la cua del Hombre en una regin fertilizada por ros, est apoyada en una autoridad mucho mas elevada. Todas las naciones de alguna nombradla han sido encontradas las orillas cerca de la embocadura de los ros. No ha sido en las vertientes de las montaas, sino en las extensas llanuras en los valles donde han vivido los primeros hom-

(1) Informe de la XVII reunin de la Asociacin Britnica para el progreso de las ciencias, celebrada en Oxford en junio de 1847. Londres. 1848, en 8. Historia general de las razas humanas filosofa-etnogrfica, por Eusebio F. de Salles. Pars, 1849, en 12 Libreras de Duprat y Pagnerre.

(2) Memoria leida en el congreso anual de la Asociacin Britnica, que ha elevado al fin un rango conveniente una ciencia la cual tantas otras pagan su tributo. Mas de dos cen las paginas del informe sobre sus trabajos durante el ao 1847 estaban consagradas las comunicaciones etnolgicas de los doctores Latham, Prichard, Carlos Meyer y del caballero Bunsen. En los aos precedentes la Asociacin Britnica devolvia sin leerlos, sus autores, escelentes ensayos sobre la historia natural del Hombre; Pareca ignorar la existencia de un orden de estudios cultivado con el mayor celo y xito en Alemania y otros paises. Aun hoy la etnologa est considerada todava como un simple apndice la fisiologa, y tratada como una subdivisin de esta ciencia, vindose asi mas honrado el prtico que el templo a que conduce. Esto es lo que ha movido Bunsen reivindicar los derechos de la etnologa una posicin superior.

Pgina siguiente

Antropologa. Importancia y sublimidad del Hombre en la creacin. Zoologa o Reino Animal. Mamferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

 

ndice de pginas y de contenidos, ndice de ilustraciones.

 

 

Marzo varía siete veces en el día.
Tiempo presente, al mentarlo ya es ausente.
No fuera malo dar un beso, si quedara en eso.
Cuanto mayor es la prosperidad, tanto menos se debe confiar en ella. Séneca



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.