Aragón > Historia > Corona de Aragn




La Edad Media en la Corona de Aragn Historia de Aragón.

Relaciones de Aragn con Francia en el siglo XV

El cisma de Occidente

Aparentemente aquella tradicin milenaria que una los pases cis y ultrapirenaicos se interrumpe y se corta en los reinados posteriores a Jaime II; mas como los pueblos no abandonan fcilmente las tendencias que reconocen causas geogrficas y stas subsistan a pesar de su amortiguamiento, en cuanto un suceso las hizo resucitar se manifestaron y la tradicin volvi a ejercer su influencia.

El gran cisma de Occidente en su principio no es consecuencia de la rivalidad franco-aragonesa, pero sta influy grandemente en el desarrollo de las negociaciones que para ponerle fin llevaron todas las potestades del mundo catlico. Tan grandemente influy, que hay que creer que Benedicto XIII fu el hombre elegido por la Providencia para terminar aquella lamentable situacin de la Iglesia por sus condiciones de ciencia, virtud y carcter, y de modo indirecto, pero el ms eficaz, por su condicin de aragons.

El cisma vena incubndolo Francia desde lo tiempos de Bonifacio VIII y Felipe el Hermoso; principio del siglo XIV. Aunque haba conseguido rebasar sus fronteras naturales, su ambicin no estaba satisfecha; haba logrado la unidad poltica y era la potencia preponderante en Occidente, pero enfrente de ella y de sus aspiraciones se levantaba un poder espiritual que por la extensin de su obediencia era obstculo formidable a sus intentos; era este poder el Pontificado, y Francia decidi hacerlo suyo, tenerlo en su poder y en su territorio para tenerlo a su servicio.

Con este propsito logr que Clemente V fijara su corte en Avin y que otros papas residieran aqu, como si el traslado de la Santa Sede desde la ciudad del Tiber a la del Rdano fuese definitivo.

Reintegrada a Roma por Gregorio XI y muerto ste, el pueblo romano ejerci fuerte presin sobre el colegio cardenalicio pidiendo un Papa de su nacin, y los cardenales, amedrentados, hicieron una eleccin simulada a fin de acallar al pueblo alborotado; el as elegido, Urbano VI, us de su autoridad no slo como verdadero Papa, sino con despotismo, por lo cual algunos cardenales, entre ellos el de Aragn, don Pedro de Luna, volvieron a reunirse en cnclave, depusieron a Urbano y eligieron a Clemente VII, francs, que otra vez fij su residencia en Avin.

As naci el cisma: la cristiandad tuvo dos papas y se dividi en dos obediencias. Francia y Espaa se declararon por el de Avin.

Todo anduvo bien para Francia durante el pontificado del dcil y complaciente Clemente VII. Pero a su muerte, los cardenales quisieron antes de elegir consultar al gobierno francs, y el cardenal de Aragn les oblig con la fuerza de sus razones a proceder al nombramiento inmediato de Pontfice, rechazando las intromisiones de todo poder secular, y aunque se neg varias veces a recibir la tiara, el voto casi unnime del colegio y las splicas de sus colegas de cardenalato, le hicieron aceptarla. Cuando los emisarios del rey de Francia entraron en Avin, Benedicto XIII era ya Papa.

El Pontificado no haba recado en un francs. Francia no manejaba la parte de la Iglesia obediente al Papa de Avin, y lo que era peor, el nuevo Papa era un aragons a quien an reconocan como casi compatriota los hombres del Midi.

Y comenz una lucha grandiosa y grandiosamente trgica entre un hombre debilsimo de cuerpo, pero de los ms enrgicos espritus que han encarnado en cuerpo humano, y un poder civil extraordinariamente fuerte. Nada dej de emplearse para vencer la resistencia de un anciano pequeo y delgado; recurrise a las armas, a la intriga, a la discusin para obligarle a la abdicacin y Benedicto XIII no abdic.

Francia, que no se haba preocupado de la unidad de la Iglesia en el pontificado de Clemente VII, fu ahora su paladn, pero exigiendo como condicin previa de todo trato para la unin la renuncia de su Papa, de Benedicto XIII; no quera ms que esto, que el aragons abdicara, porque esto logrado, sabiendo que el de Roma no hara igual y que los cardenales, cada vez ms divididos, no se reuniran en un solo cnclave, quedaba ella en situacin despejada; poda gloriarse de haber trabajado por la unin de los catlicos, de no haberlo conseguido por la pertinacia de la parte romana y proceder a una nueva eleccin, haciendo elegir un Papa suyo, un sucesor de Clemente VII.

Esta burda poltica la destruy Benedicto XIII con su inquebrantable firmeza; l, por su parte, puso en prctica todos los medios cannicos y no cannicos para llegar a concordia con el otro Papa, y la obstinacin de ste impidi las entrevistas y las conferencias; al fin Francia, desesperando de vencer tanta energa, entr en la buena va, a la de renunciar a un pontificado propio en Avin y allanarse a reconocer un Papa nico y en Roma.

Esta fu misin providencial de Benedicto XIII; para esto lo eligi Dios; sin su energa, quin sabe si se hubiera perpetuado una iglesia galicana, pero Dios quiso humillar a Francia y elegi este aragons que por serlo no era grato a la corte francesa y por su energa era capaz de la empresa a que Dios le haba destinado.

Retrato de Benedicto XIII
Tena sesenta y seis aos cuando su eleccin; era pequeo y delgado, de facciones enrgicas y de nariz algo desviada; el busto de San Valero, que l regal a la Seo de Zaragoza y que lleva sus armas, es seguramente su efigie. Gran canonista, haba explicado Derecho en la Universidad de Montpeller; su energa la manifest en la eleccin de Urbano VI, mantenindose firme contra italianos y franceses.

Sus mismos enemigos reconocen su alma fuertemente eclesistica, su conciencia escrupulosa, sus costumbres irreprochables y su talento. Mas a pesar de este reconocimiento expreso de su virtud y de su ciencia, sus enemigos, que lo son casi cuantos escriben de historia, por la costumbre general de escribir copiando y no estudiando, lo llaman terco por confundir la entereza con la tozudez, orgulloso y dspota por confundir la dignidad con la soberbia; no le atribuyen otro defecto que el de poseer con exceso buenas cualidades.

Sus compatriotas mismos no le han hecho justicia; es sino de todos los grandes hombres espaoles vivir olvidados de los suyos hasta que un extranjero los descubre; Benedicto XIII ha sido descubierto por el Eminentisimo Cardenal Ehrle, a quien Espaa debe un homenaje de gratitud por este hecho. Injustamente se le llama Antipapa, porque la Iglesia no ha declarado cul de los simultneos era el Papa legtimo, y el hecho de que algunos posteriores al concilio de Constanza tomaran el nombre de Clemente o Benedicto y siguiera el ordinal que les corresponda conforme a los romanos dentro del cisma, no es sentencia condenatoria de los de Avin.

Benedicto XIII, obligado a salir de Avin y Francia, se refugi en su patria, la Corona de Aragn, y al fin eligi como residencia Pescola, la bellsima pennsula de Pescola, que haba segregado de la Orden de Montesa colocndola bajo el poder de la Iglesia, sin duda pensando ya en su retiro.

Aqu, en esta residencia separada del mundo, pas a fines de 1414 y principios de 1415 trances amargos, como antes los haba pasado en Perpin; la Iglesia de Dios estaba entregada a las disputas de los hombres; en la eleccin del Vicario de Cristo intervenan poderes seculares con ms influencia que los cannicos; l se tena por Papa y a l le pedan que abdicara la dignidad que Dios le haba confiado por mediacin de los cardenales. Perdera l esa dignidad porque todos le abandonasen? Le era lcito desprenderse de su jurisdiccin porque los hombres se negaran a obedecer? A ningn hombre, no antes ni despus, se le ha planteado un problema moral de tan magna trascendencia y de resolucin tan difcil, sobre todo para un alma que sienta la responsabilidad de sus deberes con energa capaz del martirio, porque a don Pedro de Luna se le ofreca de un lado la tranquilidad, el bienestar y la consideracin de los hombres renunciando, la persecucin y los odios persistiendo; las alabanzas en el primer caso; la difamacin en el segundo; en Perpin se neg; solicitado de nuevo en Pescola se aisl en un cuartito que todava se conserva, reflexion, or, y asomndose a la plaza que hay al pie de la habitacin por l elegida, pronunci un non possumus, que dej a la humanidad estupefacta de asombro.

Abandonado de todos, tan perseguido y odiado que se intent envenenarle, aquel hombre que pens mucho su decisin antes de aceptar a Urbano VI o declararse contra l vivi en lo que llaman su pertinancia, quienes no pueden comprender ni tanta energa ni tanta grandeza de alma.

Don pedro de Luna muri el 23 de mayo de 1423, domingo de Pentecosts.

Si la pasin nacional francesa ha llenado de calumnias la vida de este hombre, que en tiempos menos calamitosos para la Iglesia hubiera sido un gran Pontfice y tal vez un gran Santo, el olvido de los espaoles de la historia eclesistica de su patria y el consiguiente acogimiento a lo que escriben italianos y franceses contribuye a mantenerlas.

Por otra parte, la pasin poltica de algunos historiadores invent algunos siglos despus intervenciones de este Papa en el negocio de la sucesin del rey don Martn, y considerando el modo de resolverlo contrario a los intereses de su patria, lo culpan de ello.

Esas acusaciones son infundadas, es decir, carecen de fundamento serio; bsanse en que San Vicente Ferrer era partidario y devoto de Benedicto XIII y en la creencia de que aquel santo decidi la mayora de los compromisarios en favor del infante de Castilla.

Pero tales acusaciones son invencin de historiadores del siglo XVII. No hay dato alguno cierto ni siquiera indicio de que Banedicto interviniera en pro de ningn candidato: Benedicto XIII no apel a medios bastardos para mantener en su obediencia a prncipes ni pueblos. Cuando Francia le amenaz con negrsela, encogise de hombros y dijo: << A San Pedro no lo reconoci tampoco, y no por eso dej de ser Papa >>.

Dos monarcas aragoneses intervinieron en la extincin del cisma: Fernando I y Alfonso V; el primero le neg la obediencia, el segundo acat al Papa elegido en Constanza; al primero se le acusa de ingrato con Benedicto, quienes suponen que a la influencia de ste debi el ser rey de Aragn, y esos mismos atribuyen el don de profeca al retirado de Pescola, poniendo en su boca estas o semejantes palabras: << A m, que te hice rey, arrojas al desierto; tus das estn contados y tus descendientes no se sentarn en el trono ms all de la tercera generacin>>. El acierto de la profeca demuestra que su invencin es posterior al hecho anunciado.

Fernando de Antequera obr rectamente dado el tiempo. Toda la cristiandad, a una, peda la renuncia de los papas a la sazn existentes; la cuestin de derecho era insoluble, porque arrancaba de cnclaves, de cuyos miembros el nico sobreviviente era don Pedro, y sobre l se haban lanzado acusaciones que slo l saba si eran calumniosas. Fernando se adhiri al sentir universal; lo mismo hizo su hijo, aunque con algo de menos buena fe.

El problema de la frontera catalana

La conducta de Francia en el ltimo pontificado de los Papas de Avin fu inspirada en el odio a un Papa enrgico, indomable y aragons. Pars vi en l un enemigo, y como a tal lo persigui, llegando, en su empeo, hasta querer la unidad de la Iglesia, l que la haba dividido, slo por quitar la tiara al hombre que, contra su voluntad, la sostena en su cabeza.

Terminado aquel negocio, nuevos sucesos de Aragn avivaron los anhelos franceses de completar su territorio, anexionndose aquellos que, a su entender, eran suyos, y la Corona de Aragn le detentaba. En este concepto tena las tierras del Roselln y la Cerdaa.

La ocasin se la ofrecieron las desaveniencias de Juan II con su hijo el prncipe de Viana y la guerra inminente, con este motivo, entre el rey y Catalua. Necesitado de fuerzas Juan II vise con el francs en un lugar de Bearne y le pignor el condado de Roselln por cierta suma de dinero y cierto nmero de combatientes (1462). Con un pretexto entr el ejrcito francs en aquella regin y, aprovechando la guerra de los catalanes, pas adelante, apoderndose de todo el Ampurdn, incluso de la ciudad de Gerona.

Mucha parte tuvo en la terminacin de la guerra civil este acto de Francia. Comprendieron, lo mismo el rey que los sublevados, lo estril de la lucha y lo muy beneficiosa que era para el enemigo secular, y, sin necesidad de transigir, porque nada serio se disputaba, con olvidar solamente mutuos agravios, volvieron a ser amigos y se dedicaron a trabajar por la patria. Juan II en persona, no obstante su edad avanzadsima, se puso al frente de las tropas de todos sus Estados y con ellas sali de Barcelona en diciembre de 1473 para la campaa del Roselln.

Por esta vez los franceses no lograron su propsito, pero qued un sedimento que, removido ms tarde, influy grandemente en el porvenir de Espaa.

Extraido de: La Edad Media en la Corona de Aragn de Andrs Gimnez Soler. Editorial Labor, S.A., Madrid. 1930



Indice

El país La población

PARTE PRIMERA

Límites de la Edad Media.
Antecedentes de la invasión musulmana.
Ruina de la monarquia goda. Batalla del Guadalete.

Las causas de la ruina del Reino godo. Las costumbres.
El estado social.
El ejército.
La decadencia de las ciudades.

La conquista musulmana y su carácter
Las expediciones musulmanas a la Galia gótica
Las tierras de la Corona de Aragón bajo el poder musulmán
La pretendida influencia musulmana
La Reconquista

Sus origenes

Constitución de los núcleos cristianos del Pirineo. Su historia hasta su independencia.
Condado de Aragón
Ribagorza
Urgel, Cerdaña, Marca hispánica

Proceso de la Reconquista
Navarra y Sobrarbe

Alfonso I el Batallador
Casamiento de Alfonso el Batallador con doña Urraca de Castilla
Los condes de Barcelona anteriores a Ramón Berenguer IV
Las conquistas de Alfonso el Batallador
La Campana de Huesca

Ramón Berenguer IV y sus dos inmediatos sucesores
Reinado de don Jaime I el Conquistador
El hombre
Los primeros años del reinado
Adquisiciones territoriales a expensas de los moros
El Tratado de Almizra
La cruzada a Tierra Santa
El tratado de Corbeil
La política peninsular e interior
La expansión marítima aragonesa

El siglo XIV
Reinado de Jaime II
El hombre
España según Jaime II
La Reconquista, idea nacional de Jaime II
La empresa de Tarifa
Ruptura entre Jaime II y Sancho IV de Castilla
La cuestión de Murcia
Relaciones con Marruecos
Nuevamente la Reconquista. Negociaciones que precedieron al sitio de Almería.
El sitio de Almeria.
Política peninsular de Jaime II.
Incorporación de Córcega y Cerdeña a la Corona de Aragón.
Extinción de la Orden del Temple.
Expedición de los almogávares a Oriente.

Los cuatro reyes sucesores de Jaime II en el siglo XIV.
La Reconquista.
Reintegración de las Baleares a la Corona de Aragón.
El problema de Cerdeña.

La política peninsular de Aragón en los cuatro reinados del siglo XIV.
Causas de la guerra entre Aragón y Castilla.
Guerra entre Castilla y Aragón.

El siglo XV.
Compromiso de Caspe.
Política peninsular de Aragón.
Cuestiones interiores de Aragón, Cataluña y el principe de Viana.
Expansión aragonesa por el Mediterraneo.

Relaciones de Aragón con Francia en el siglo XV.
El cisma de Occidente.
Retrato de Benedicto XIII.
El problema de la frontera catalana.

Reinado de Fernando el Católico. Fin de la Edad Media.
El hombre.
La unidad nacional. Los pretendientes de Isabel la Católica.
Cómo fué la unión de los reinos.
El fin de la Reconquista. Conquista de Granada.

Descubrimiento de América.
Política mediterránea de Fernando el Católico.
Conquista de Nápoles.
Conquita de Berbería.

Política internacional de Fernando el Católico.
Política de unidad Peninsular.

PARTE SEGUNDA

Las Instituciones
El Estado medieval.
Carácter social de la Edad Media.
Orígenes de la Edad Media.
El Rey y la realeza en Aragón durante la Edad Media.
Lugarteniente y gobernador.
Los nobles.
Origen y evolución de los señorios.
Municipios.
Evolución de los municipios.
El capitalismo, causa de la decadencia municipal
Organización interna de los municipios
Judíos y moros
Los vasallos y hombres de condición.
La servidumbre de la gleba : remensas.
Administración de justicia.
La curia real y el Justicia de Aragón.
Jurisdición de judíos y moros.
Estado de la Administración de justicia y responsabilidad judicial.
Las Cortes.
Las Diputaciones.
La concepción medieval del Estado.
La Legislación.

La vida material.
División del territorio.
Juntas y veguerías.
Defensa del territorio.
Los domicilios.
Explotación del territorio.
Comunicaciones.
Industria y comercio.
Las monedas.

La vida espiritual
La Religión
Organización eclesiástica
Monasterios y órdenes religiosas
La Beneficiencia
La vida intelectual
Las Lenguas habladas en la Corona de Aragón
La enseñanza
La Vida Artística
Arquitectura religiosa
La pintura, la escultura y el azulejo

Conclusión
Bibliografía
Indice alfabético

Ilustraciones


Mapa I: Mapa físico de la región íbero-mediterranea (101 Kb)
Mapa II: Conquistas de la Corona de Aragón (447 Kb)
Mapa III: El mediodia de Francia en tiempos de Pedro II (119 Kb)
Mapa IV: Expansión catalano-aragonesa por el Mediterraneo (107 Kb)

Moneda de Juan (Ioanes) II

 

Índice sobre Aragón

Índice alfabético del Mudéjar aragonés, Patrimonio de la Humanidad te mostrarán un Aragón antiguo, base y cimiento de la realidad , actual.

Puedes apreciar una flora silvestre rica y diversa.

Maravillate con los dibujos y acuarelas de Teodoro Pérez Bordetas .

La información no estará completa sin un paseo por sus tres provincias: Zaragoza , Teruel y Huesca y sus variadas Comarcas, con parada en alguno de sus espectaculares paisajes como el valle pirenaico de Ordesa o el Moncayo o por oposición en el valle el Ebro .

Si razones de trabajo o familiares te han llevado Lejos de Aragón puedes Bajarte imágenes de fondo, sonidos o animaciones

También puedes dedicarte a los intangibles: desde la recopilación de leyendas que hacen a Aragón universal tu también puedes perseguir la presencia del Santo Grial en Aragón .

Otras páginas sobre Aragón en Internet

Hay otras actualidades y realidades que también te pueden interesar , aunque te parezca que la realidad se jubila, sigue adelante muy viva , Y la naturaleza también.
Para seguir la evolución del Aragonés de Aragón

Conceptos | Edad Antigua | Edad Media | Moderna | Contemporanea | Inicio
Islam | Arabes y musulmanes | Nacimiento | Reyes de Aragón | Monarquia | Enlaces



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.