Aragón > Historia > Corona de Aragn




La Edad Media en la Corona de Aragon Historia de Aragón.

Constitucin de los ncleos cristianos del Pirineo.

Su historia hasta su independencia

El Pirineo, que no haba separado los pueblos de ambas vertientes ni en los tiempos ibricos, ni en los romanos, ni en los godos, no los separ ahora: pero si antes eran los de all los que miraban a Espaa por encima de la cordillera, son ahora los de ac quienes a consecuencia de la ruina del poder central de Espaa miran al Sur de Francia para encontrar connacionales.

Inmediatamente de la invasin, y ms an en cuanto cesan las incursiones musulmanas, comienza a dibujarse el tringulo que ha de intentar constituirse en nacin pirenaica con sus pies en el Mediterrneo, o nacin mediterrnea con el Pirineo como espina dorsal, cuyos vrtices han de ser el puerto de Aspe en la cordillera, y las desembocaduras del Rdano y del Segura.

La Galia narbonesa, unidad a la Espaa citerior abandonada a s misma, se consider ms una con las tierras cispirenaicas que con las de ultra el Loire, de igual modo que las tierras de este lado del Pirineo se consideraron tambin ms unas con las del otro lado de la cordillera, que con las centrales y meridionales de la Pennsula.

Muy probablemente se habra constitudo esa nacionalidad pirenaica a raiz de la invasin misma si la derrota del Guadalete slo hubiera tenido una consecuencia, el aniquilamiento de la monarquia de Toledo: cada seor de territorio se habra alzado independiente, creando aqu un feudalismo a lo frances con solidaridad respecto de sus vecinos, ms firme y efectiva con los ms afines; pero impidi esto el afn de botn, disfrazado o cohonestado con el mantenimiento de la unidad nacional bajo el valiato que provoc el paso frecuente de ejrcitos poderosos por las comarcas del Ebro; y cuando la situacin interior del pas musulmanizado no consinti empresas en cierto modo exteriores, vino a estorbarlo tambin el poder de los carolingios, a la sazn naciente, quienes recordando los primeros tiempos de los godos se lanzaron sobre las tierras del Midi con el propsito de incorporarlas a su corona.

Estos dos motivos determinaron la separacin poltica de unas tierras de otras, pero las afinidades histricas creadas por la geografa subsistieron: los refugiados llevaron a la montaa elementos con los ultrapirenaicos y de separacin con los musulmanizados, y de este modo y por estas causas, all donde no penetraron los invasores se proclam la unin con la parte de la monarqua goda libre de perturbaciones aceptando la dominacin franca cuando fu necesario pero arrojndola en cuanto fu posible.

El centro poltico de atrccin de las entidades territoriales libres de la dominacin musulmana fu durante los siglos VIII y IX Tolosa, y el eclesistico Narbona.

Condado de Aragn

La aparicin de este condado en la historia es contempornea de la de Navarra. Los historiadores suponen o dan por firme que un varn o Barn, de origen ignorado, llamado Aznar Galindo se apoder de Jaca quitndosela a los musulmanes, se hizo fuerte en ella y fund un condado. Lo cierto es que al propio tiempo que Iigo Arista en Navarra, haba en Jaca con el ttulo de conde un Aznar Galindo, que reconoca como seor a los duques de Tolosa, por los cuales tena la tierra.

La aparicin de este condado no la presentan los historiadores como milagrosa, pero tan fuera de los natural, que bien puede tomarse como milagro. Hacia la poca en que los Beni Muza se disputaban entre s y con los vales afectos a los emires de Crdoba diversos territorios comprendidos entre lo que ms tarde fueron los reinos de Aragn y Navarra, un caudillo desconocido Aznar se apoder de la ciudad de Jaca y de su territorio. Aznar sostubo su conquista en medio de las luchas de los Tauel, Beni Casi y Tochibes, y con el ttulo de conde Aragn, nombre del ro ms importante del pas, asoci a los reyes de Pamplona su destino. No es verdaderamente maravilloso que un desconocido se apodere de Jaca y su tierra, funde un condado, asocie al rey de Navarra su suerte y persista en posesin de la tierra ganada en medio de tantos enemigos?

Aznar Galindo no era un desconocido ni un aventurero: era un montas, un nacional de la Espaa que reconoci a los reyes godos de Toledo como sus soberanos, un hispnico de los que al apoderarse los francos de la Galia gtica y de los valles del Pirineo reconocieron la supremaca de los condes de Tolosa. Era hijo de un Galindo que posiblemente sucedi en este condado a Berenguer all por los aos 835-841, fecha que coincide con la de aparecer Aznar Galindo en el condado de Aragn?

Jaca no estuvo nunca dominada por musulmanes; al menos ni las historias rabes ni los cronistas cristianos la nombran como campo de batalla; su situacin en uno de los caminos ms frecuentados del Pirineo impidi que continuara el gobierno anterior de modo estable, y no es casual que ste se restableciera cuando pacificada la Galia gtica fu posible restablecerla.

Aznar fu desposedo del condado por un yerno suyo, Garcia el Malo, quien repudi a su mujer para casarse de nuevo con una hija de Iigo Arista y mat a su cuado Cstulo; el conde desposeido di cuenta de lo acaecido al rey franco y ste le encomend los territorios de Cerdaa y Urgel, de los cuales est fuera de toda duda fu conde.

Cmo recibr el condado el hijo de Aznar Galindo se ignora, pero Galindo Aznrez, su hijo, lo posey; an hubo despus de ste dos condes, su hijo y su nieto. que se llamaron como su padre y como l; Endregoto, hija del ltimo cas con Garcia Snchez I de Pamplona, y por este matrimonio se unieron polticamente aragoneses y navarros.

Ribagorza

No aparece en la historia antes de la Reconquista, y al sonar su nombre por vez primera se presenta como condado propio de los mismos condes de Tolosa y esto en los albores del sigo IX, ao 807.

En el ltimo tercio de ste aparece ya un conde privativo de Ribagorza, Ramn, probablemente hijo de un conde Bigorra llamado Donat Lop; una hermana de este Ramn de Ribagorza, Dadildio, fu la segunda mujer de Garci-Gimnez, el fundador de la segunda dinasta navarra, y madre de Sancho Garcs I.

Bernardo, su sucesor, cas con Toda, hija del conde de Aragn Galindo Aznar II, y este matrimonio pasa por ser el fundador del monasterio de Ovarra, en las orillas del Isbena.

El heredero del conde Baernardo se llam como su abuelo Ramn, y cas con Garzends, hija de un conde ultrapirenaico; en este tiempo se consagr la iglesia catedral de Roda, ao 956. Ana, hija de estos cnyuges fu mujer del conde de Castilla, Garci-Fernandez.

Siguironse varios condes que tomaron parte en hechos de armas contra los moros, y en el primer tercio del siglo XI, all por los aos 1015-1025 se incorpor el condado a los dominios directos de Sancho Garces III, el Mayor.

El afn de heredar a los hijos dndoles a todos parte de la herencia paterna y con iguales honores, hizo que el conde Ramn I separase Palls de Ribagorza, dando el primero con el ttulo de condado a su primognito Isarno.

Las inclinaciones de esta rama condal no se apartaron de los de la otra; el primer conde privativo de Palls, Isarno, cay prisionero de los moros en Tudela; otro fu muerto por los moros en Monzn; hasta la extincin de la dinasta navarro-aragonesa, ao 1134, los condes de Palls llamaron seores suyos a los reyes de Aragn.

La nica cuestin crtica que ofrece la historia de Ribagorza es la del origen del obispado de Roda: quieren unos que sea la sede de Lrida trasladada a dicha villa cuando los moros llegaron a esta ciudad; quieren otros que sea la de Ictosa, mencionada en la Hitacin de Wamba, documento perfectamente legtimo.

Ni uno ni otro; ningn derecho legtimo puede alegar Lrida, para creer que su sede fu trasladada a Roda, absolutamente ninguno. Roda no es Ictosa: esta ciudad episcopal de la Hitarin corresponde a la Octogesa de los romanos y por Csar se sabe que estaba en las orillas del Ebro; las confrontaciones que da el documento de Wamba no han sido identificadas con poblados actuales tampoco, sino arbitrariamente.

Obispos conocidos no hubo en Roda hasta mitad del siglo X, y su dicesis careci siempre de lmites ciertos aun tradicionalmente.

Hay, en cambio, hechos que permiten afirmar que el obispado de Roda es el de Zaragoza: sbese que el obispo de esta ciudad huy llevndose las reliquias ms preciadas de su iglesia, los cuerpos de San Vicente y San Valero; pues estos venerados restos existen en Roda, cuya catedral est bajo la advocacin del primero.

El emblema de la catedral de Roda es el mismo que el de Zaragoza : el Agnus Dei; desde cundo, no se sabe; la tradicin una las dos iglesias en la segunda mitad del siglo XII, como una las tierras la tradicin poltica.

Urgel, Cerdaa, Marca Hispanica

Si Urgel y Cerdaa vieron moros, fueron los que formaban los ejrcitos invasores de Francia; la dominacin musulmana no fu permanente ni estable en ellos; all no hubo propiamente reconquista ni formacin de ncleos nuevos; fueron los antiguos los que continuaron y sobrevivieron a la monarqua goda; a principios del siglo IX hay condes de Urgel y Cerdaa y se consagra la catedral de la primera.

De las tierras hoy catalanas, las que ms sufrieron a consecuencia de la venida de los moros por su condicin de tierras de paso fueron las comprendidas entre Lrida y Barcelona a lo largo de la va romana que una las dos ciudades, por Igualada y Martorell, y las situadas entre Barcelona y Gerona por el Valls y falta oriental del Monseny.

Esta condicion de paso las asol ya cuando entre 711 y 718 los musulmanes recorrieron la Pennsula y obligaron a los seores territoriales o condes a someterse o acatar la soberana de los vales y emires y produciendo aquel asolamiento que reflejan los documentos posteriores relativos a la repoblacin; adems, estos desastres promovieron sublevaciones en cuanto aquellos ejrcitos desaparecan. La historia no recuerda claramente a estos sublevados, pero conoce un Munuza alzado en Cerdaa, de acuerdo con Eudon, duque de Aquitania.

Una tradicin muy vaga y confusa, cuyos orgenes no son conocidos, habla de un caudillo y doce barones, que como en otras partes de la cordillera marginal del norte de la Pennsula dieron aqu el grito de independencia y restauracin de la patria perdida. Como en Aragn y Navarra y Asturias, la imaginacin de los cronistas ha exornado esa tradicin con detalles icrebles, convirtindola en historia. Pero si tal como la presentan los amaadores posteriores es inadmisible en absoluto, su fondo, su afirmacin de que en el rincn montaoso que forman los Alberes y la sierra de Cad se constituy un ncleo de resistencia y ataque que organiz la tierra y fu, andando no mucho tiempo, un centro temible para los condados limtrofes sometidos a los musulmanes y ms tarde a los francos, la historia debe reconocerlo y afirmarlo.

El empeo tenaz de Carlomagno y de su hijo Ludovico Po de constituir en esa parte Estados bien organizados, que impusieran el orden y con l la terminacin de las algaradas en pas franco, manifiesta bien a las claras que tal estado de confusin exista. Porque slo a esto y slo por esto vinieron los francos a las tierras de aquende el Pirineo.

Los mismos sometidos a los vales sentan la necesidad de un gobierno que pusiera fin a las revueltas.

Las constantes sublevaciones de Zaragoza, Lrida y Barcelona demuestran la intranquilidad; el acuerdo entre los gobernadores de esas ciudades y Carlomagno, que motiv la venida de este emperador a Zaragoza, evidencian que los propios musulmanizados deseaban salir de la opresin musulmana.

Pero tan natural como ese deseo de paz era el de vivir independientes y, sobre todo, el de no caer bajo la dominacin de los francos. La condicin de frontera haba hecho sufrir a estos pueblos en las guerras de godos y francos mucho ms que a los de la Espaa central y la Btica. Durante dos siglos y medio todas estas comarcas cispirenaicas haban estado en armas contra los merovingios, resistiendolos dentro de sus trminos o atacndolos en los de ellos; se haba formado una tradicin de odios y rencores como se form durante la dinasta austraca, y esta tradicin no poda desaparecer en un momento ni menos el odio convertirse en amor.

De aqu las vacilaciones del rgulo zaragozano y la existencia de un partido nacional que proclamaba la independencia del pas con respecto a cordobeses e imperiales. Pero como el estado de confusin no cesaba y no se vea su fin, de aqua tambin la tenacidad de Carlomagno por establecer Estados barreras que libraran las Galias de las perturbaciones consiguientes.

Despues de lo de Roncesvalles hizo Carlomagno un reino de Aquitania, del cual proclam rey a su hijo Luis; tena por fin esta creacin dominar Roncesvalles y por tanto los vascones; el dominio de los valles franceses trajo como consecuencia el de los espaoles, y para completar la constitucin de este Estado barrera envi tropas a la actual Catalua, las cuales, en 785, conquistaron Gerona, motivando una contraofensiva musulmana que llego hasta Tolosa (793). Ludovico Po vino en 798 a organizar los territorios y estableci un conde en Vich, con el ttulo de condado de Ausona; el objetivo de los francos era, sin embargo, Barcelona: el gobernador de sta, Zeid, que haba prometido entregarla, o se retract o no pudo cumplir su promesa; entonces se pens formalmente en conquistarla y en el ao 801 se organiz la expedicin, que al cabo de siete meses de asedio se apoder de la ciudad.

Acomodandose a los usos tradicionales, Ludovico hizo un condado de la tierra de Barcelona, que encomendo a Bera, sin duda un noble indigena, ya fuese del propio condado o de los franceses, pues la nacionalidad de los de uno y otro lado del Pirineo no la rompieron ni la invasin musulmana ni la franca.

Ludovico fund tambin el marquesado de Gota, que comprenda la Septimania, la Galia gtica y el condado de Barcelona, reconociendo as la indisolubilidad de las tierras que fueron de los godos en ambas vertientes, y como afirmando el hispanismo de los de allende nombr marqus al Bera investido con el condado de Barcelona.

Mas ste, inspirndose en las tradiciones de independencia respecto de los francos, propias de la gente de cuyo gobierno estaba encargado, se proclam independiente y, vencido, fue depuesto.

Las vicisitudes del Imperio en tiempo de Ludivico Po y de Carlos el Calvo repercutieron en el marquesado de Gotia y condado de Barcelona; en 865 se separaron ambas entidades polticas, Septimania y Marca Hispnica, siendo el primer marqus el que era conde de Cerdaa, llamado Salomn. A ste sudeci Vifredo el Velloso, nieto de Aznar Galindo e hijo de Sunifredo, conde de Urgel y de Cerdaa; en estos condados haba sucedido a su padre el hermano de Vifredo, Mirn.

Desde luego son de notar dos hechos, uno geogrfico y otro cronolgico: reaparecen las antiguas comarcas ibricas: vascones, jacetanos, ilergetes, cerretanos, indiketes, layetanos, ausonenses, unos con los nombres tradicionales, otros con modernos, pero correspondiendose las comarcas naturales.

Todos surgen contemporneos: al mismo tiempo se hallan reyes de Navarra, condes de Aragn, de Ribagorza y Urgel, Cerdaa, Ampurias, Gerona y Barcelona, y para que el hecho cronlogico resalte ms, contempornea de la independencia de los reinos y condados pirenaicos es la del condado de Castilla.

Declaran ambos hechos que las tradiciones ibricas no se haban olvidado, pero que en el Pirineo persista el recuerdo de la unidad poltica de todos esos pueblos y de su independencia del pas franco; su accin comn contra las tierras del Ebro demuestra la persistencia del recuerdo de esa unidad y el propsito firme de restaurarla.

Extraido de: La Edad Media en la Corona de Aragn de Andrs Gimnez Soler. Editorial Labor, S.A., Madrid. 1930



Indice

El país La población

PARTE PRIMERA

Límites de la Edad Media.
Antecedentes de la invasión musulmana.
Ruina de la monarquia goda. Batalla del Guadalete.

Las causas de la ruina del Reino godo. Las costumbres.
El estado social.
El ejército.
La decadencia de las ciudades.

La conquista musulmana y su carácter
Las expediciones musulmanas a la Galia gótica
Las tierras de la Corona de Aragón bajo el poder musulmán
La pretendida influencia musulmana
La Reconquista

Sus origenes

Constitución de los núcleos cristianos del Pirineo. Su historia hasta su independencia.
Condado de Aragón
Ribagorza
Urgel, Cerdaña, Marca hispánica

Proceso de la Reconquista
Navarra y Sobrarbe

Alfonso I el Batallador
Casamiento de Alfonso el Batallador con doña Urraca de Castilla
Los condes de Barcelona anteriores a Ramón Berenguer IV
Las conquistas de Alfonso el Batallador
La Campana de Huesca

Ramón Berenguer IV y sus dos inmediatos sucesores
Reinado de don Jaime I el Conquistador
El hombre
Los primeros años del reinado
Adquisiciones territoriales a expensas de los moros
El Tratado de Almizra
La cruzada a Tierra Santa
El tratado de Corbeil
La política peninsular e interior
La expansión marítima aragonesa

El siglo XIV
Reinado de Jaime II
El hombre
España según Jaime II
La Reconquista, idea nacional de Jaime II
La empresa de Tarifa
Ruptura entre Jaime II y Sancho IV de Castilla
La cuestión de Murcia
Relaciones con Marruecos
Nuevamente la Reconquista. Negociaciones que precedieron al sitio de Almería.
El sitio de Almeria.
Política peninsular de Jaime II.
Incorporación de Córcega y Cerdeña a la Corona de Aragón.
Extinción de la Orden del Temple.
Expedición de los almogávares a Oriente.

Los cuatro reyes sucesores de Jaime II en el siglo XIV.
La Reconquista.
Reintegración de las Baleares a la Corona de Aragón.
El problema de Cerdeña.

La política peninsular de Aragón en los cuatro reinados del siglo XIV.
Causas de la guerra entre Aragón y Castilla.
Guerra entre Castilla y Aragón.

El siglo XV.
Compromiso de Caspe.
Política peninsular de Aragón.
Cuestiones interiores de Aragón, Cataluña y el principe de Viana.
Expansión aragonesa por el Mediterraneo.

Relaciones de Aragón con Francia en el siglo XV.
El cisma de Occidente.
Retrato de Benedicto XIII.
El problema de la frontera catalana.

Reinado de Fernando el Católico. Fin de la Edad Media.
El hombre.
La unidad nacional. Los pretendientes de Isabel la Católica.
Cómo fué la unión de los reinos.
El fin de la Reconquista. Conquista de Granada.

Descubrimiento de América.
Política mediterránea de Fernando el Católico.
Conquista de Nápoles.
Conquita de Berbería.

Política internacional de Fernando el Católico.
Política de unidad Peninsular.

PARTE SEGUNDA

Las Instituciones
El Estado medieval.
Carácter social de la Edad Media.
Orígenes de la Edad Media.
El Rey y la realeza en Aragón durante la Edad Media.
Lugarteniente y gobernador.
Los nobles.
Origen y evolución de los señorios.
Municipios.
Evolución de los municipios.
El capitalismo, causa de la decadencia municipal
Organización interna de los municipios
Judíos y moros
Los vasallos y hombres de condición.
La servidumbre de la gleba : remensas.
Administración de justicia.
La curia real y el Justicia de Aragón.
Jurisdición de judíos y moros.
Estado de la Administración de justicia y responsabilidad judicial.
Las Cortes.
Las Diputaciones.
La concepción medieval del Estado.
La Legislación.

La vida material.
División del territorio.
Juntas y veguerías.
Defensa del territorio.
Los domicilios.
Explotación del territorio.
Comunicaciones.
Industria y comercio.
Las monedas.

La vida espiritual
La Religión
Organización eclesiástica
Monasterios y órdenes religiosas
La Beneficiencia
La vida intelectual
Las Lenguas habladas en la Corona de Aragón
La enseñanza
La Vida Artística
Arquitectura religiosa
La pintura, la escultura y el azulejo

Conclusión
Bibliografía
Indice alfabético

Ilustraciones


Mapa I: Mapa físico de la región íbero-mediterranea (101 Kb)
Mapa II: Conquistas de la Corona de Aragón (447 Kb)
Mapa III: El mediodia de Francia en tiempos de Pedro II (119 Kb)
Mapa IV: Expansión catalano-aragonesa por el Mediterraneo (107 Kb)

Moneda de Juan (Ioanes) II

 

Índice alfabético sobre Aragón

Puedes ampliar tu información sobre Aragón recorriendo algunos monasterios con las mejores ilustraciones de edificios y ciudades de siglos pasados.

Y para los entendidos los hongos y las setas que crecen en bosques de pinos.

Maravillate con los dibujos y acuarelas de Teodoro Pérez Bordetas.

La información no estará completa sin un paseo por sus tres provincias: Zaragoza , Teruel y Huesca y sus variadas Comarcas, con parada en alguno de sus espectaculares paisajes como el valle pirenaico de Ordesa o el Moncayo o por oposición en el valle el Ebro .

Si razones de trabajo o familiares te han llevado Lejos de Aragón puedes Bajarte imágenes de fondo, sonidos o animaciones

También puedes dedicarte a los intangibles: desde la recopilación de leyendas que hacen a Aragón universal tu también puedes perseguir la presencia del Santo Grial en Aragón .

Otras páginas sobre Aragón en Internet

Hay otras actualidades y realidades que también te pueden interesar , aunque te parezca que la realidad se jubila, sigue adelante muy viva , Y la naturaleza también.
Para seguir la evolución del Aragonés de Aragón

Conceptos | Edad Antigua | Edad Media | Moderna | Contemporanea | Inicio
Islam | Arabes y musulmanes | Nacimiento | Reyes de Aragón | Monarquia | Enlaces



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.