Aragón > Historia > Corona de Aragn




La Edad Media en la Corona de Aragn Historia de Aragón.

Los cuatro reyes sucesores de Jaime II en el siglo XIV

Cuatro monarcas descendientes del rey representativo de una nueva poltica en la Corona de Aragn y en Espaa al comenzar el siglo XIV ocuparon sucesivamente el trono aragons en el resto del mismo: Alfonso IV, Pedro IV, Juan I y don Martn; reyes como polticos y diplomticos anodinos, sin ideal, y como sus sbditos, encariados con un retraimiento cada vez mayor de los negocios mundiales y ms apegados, de da en da, a su tierra y a sus costumbres y tradiciones.

Cinco reinaron en Castilla, y slo del primero podra la historia decir bien, si no lo impidiera su absoluta falta de moral familiar y pblica. Alfonso XI era hombre capaz de terminar la Reconquista y aun de dar a Espaa la unidad con costumbres ms morigeradas y con proceder menos apasionado y ms humano.

El rasgo fundamental y caracterstico de los tiempos siguientes a Jaime II es la tendencia a la aproximacin de las dos coronas mediante matrimonios, nico modo entonces de llegar a ella. Consecuencia de ese sentido poltico unitario son, precisamente, las guerras que durante varios aos asolaron las tierras aragonesas y castellanas; las dos coronas se sentan atradas, pero el tiempo no era llegado en que el contacto y menos an la fusin se hicieran pacficamente.

De aquellos cuatro reyes que gobernaron la Corona de Aragn desde 1327 a 1410, el ms enrgico y de mayor sentido poltico fu el segundo, Pedro IV, aunque tambin, como hombre, el ms malo.

Su padre Alfonso IV fu una buena persona; hered el trono por la renuncia de su hermano Jaime; cas, primeramente, con doa Teresa de Enteza, de la cual tuvo a don Pedro. Viudo de esta seora, contrajo segundas nupcias con aquella infanta Leonor, con la que no quiso consumar el matrimonio su hermano mayor, prefiriendo ser fraile a ser su marido. Los hechos demostraron que casi obr bien: la tal seora fu madre de dos hijos, Jaime y Fernando; madre e hijos murieron de mala muerte a manos de su hermanastro el rey de Aragn uno, de su sobrino y primo, respectivamente, don Pedro el Cruel de Castilla, los otros dos.

Pedro IV enrgico, activsimo y vehemente, rein durante ms de medio siglo y desparram su actividad sobre toda la Pennsula y sobre las islas adyacentes; fu gran literato, lo mismo en aragons que en cataln, y mand componer la historia de su tiempo para dejar recuerdo de l; estuvo casado varias veces y dej tres hijos: Juan, Matn e Isabel, casada sta con el conde de Urgel, descendiente de don Jaime, hijo de Alfonso IV y de Leonor de Castilla.

Juan I fu poco guerrero y poco amigo de la poltica; tuvo dos mujeres, las dos francesas, y se dej llevar por ellas; muy amigo de la poesa, de la msica y sobre todo de la caza, en la cual encontro la muerte.

Don Martn era un santo varn, nacido para el claustro o para caballero rico; sus preocupaciones principales se las proporcion la familia; fuera de sta, nada le complaca ni le atraa; la lectura de obras piadosas era su encanto.

Cas con doa Mara de Luna, una de las herederas ms ricas de Aragn, mujer varonil y de alma robusta, de la cual slo tuvo un hijo, don Martn de Sicilia, que muri sin sucesin en vida de su padre, abriendo su muerte el interregno, que termin con el compromiso de Caspe.

Sigue la Corona de Aragn en estos reinados el movimiento que le imprimi el impulso adquirido en los precedentes, pero ms lento cada vez hasta extinguirse y caer en una especie de sopor.

La Reconquista

En este empresa nacional tom parte Aragn como auxiliar de Castilla, y por puro patriotismo espaol en los tiempos que mediaron entre la muerte de Jaime II, 1327, y la batalla del Salado, 28 de noviembre de 1340.

En este intermedio resucitaron los benimerines la cuestin de Tarifa, es decir, la de poseer en Espaa esta plaza, puerta de la Pennsula, a fin de poder entrar en ella cuando les conviniese. La victoria del Salado arruin las ilusiones marroquis y la seguridad adormeci el ideal en Castilla, que desde aquel triunfo dej de pensar en la guerra con Granada.

Reintegracin de las Baleares a la Corona de Aragn

Entre los hechos impolticos de don Jaime I estuvo el de segregar de los Estados peninsulares legados a su hijo mayor Pedro, el insular de las Baleares, al cual agreg el Roselln y el seorio de Montpeller. La medida no poda ser ms funesta, pues equivala a una mutilacin del territorio cataln y a una fijacin de fronteras alrededor de Catalua, absolutas y perfectamente concretas; pero el aislamiento en que queran permanecer los barceloneses, y que les hizo ver con agrado la poltica de divisin de don Jaime, les hizo no protestar de este reparto y soportarlo, y, tal vez, verlo con gusto.

Las consecuencias tocronse bien pronto. El heredero del reino aragons, apenas posesionado del trono, exigi de su hermano la declaracin de vasallo con prestacin de homenaje. Obligado por la fuerza hizo Jaime de Mallorca lo que se le exiga, pero, herido en su amor propio, no acordndose de su abolengo y conocedor de las intenciones aviesas de su hermano mayor respecto de Francia, se amist con el rey de este reino, pensando tener en l un poderoso auxiliar.

Sobrevinieron los sucesos de la guerra de Sicilia y la invasin francesa, y Pedro III, desconfiando de su hermano, que resida enfermo en Perpin, se present de improviso en esta villa, se apoder del palacio y trat de que su hermano rompiera sus relaciones con Francia y tomara las armas en su favor. En Jaime de Mallorca pudo ms el amor propio y el deseo de reinar independientemente del rey de Aragn, que el llegar a ser vasallo o sbdito moral de un usurpador de la corona que haba llevado su padre. Huy de Perpian y escribi al francs, ofreciendo valerle con todo su podero.

En los rosellones pudo ms la tradicin, que los adscriba territorialmente a Catalua y lo alejaba de la Francia del Norte, que los mandatos de un monarca accidental, y combatieron por Pedro III; sin embargo, la defeccin del rey mallorqun fu causa de que los franceses irrumpieran en Catalua, entrando por el puerto de Masana y desvindose del de Paniars.

La muerte de Pedro III sorprendi a su hijo Alfonso en las Baleares, adonde haba ido para incorporarlas a Catalua y desposeer a su to en castigo de su traicin; la empresa fu fcil, porque la poblacin era hostil a la dinasta propia y deseaba la unidad con las tierras continentales de la monarqua.

La poltica francesa encontr un gran pretexto para debilitar el poder aragons y mantener separado de Catalua el Roselln y las Baleares en su gratitud al rey de Mallorca, y en todas las conferencias sobre la paz puso como condicin indispensable que Jaime fuese reintegrado en su reino. La resistencia de Jaime II de Aragn hubo de ceder ante la enrgica actitud de Bonifacio VIII, y las Baleares volvieron a tener rey propio, si bien en calidad de feudatario de la Corona de Aragn.

A Jaime II de Mallorca, el hijo del Conquistador, sucedi un Sancho y a ste un Jaime III cuyo tiempo coincide con el de Pedro IV de Aragn, que decidi terminar con la preocupacin de las Baleares, anexionandolas a su corona y no llevado de ambiciones imperialistas, sino movido por fuertes razones de patriotismo. En efecto, las Baleares son territorio cataln, forman parte de Catalua y por ende de la Pennsula, y el capricho de un monarca manejado por una madre demasiado madre no era justo que prevaleciera contra el bien general, llegando a mutilar el territorio patrio. Las islas slo podan ser independientes siendo enemigas de Espaa: lo que para los napolitanos representaba la posesin de Sicilia por un rey privativo, representaba para los catalanes la independencia balear. Y Pedro IV no quiso mantener por ms tiempo aquella situacin de compromiso.

Desde el principio de su reinado dise a idear modos de destituir a su cuado Jaime III de una corona legal y tal vez justamente poseda, pero mantenida en su cabeza contra las conveniencias nacionales y contra la propia seguridad nacional. Organizada una escuadra y un ejrcito desembarc en Mallorca y se apoder de la isla (1343); luego hizo suyo el Rosellon en el ao siguiente.

Una tentativa de recuperacin hecha por el destronado le fu fatal, pues fu vencido y muerto en la batalla de Llucmajor (1349).

La obra del Conquistador qued borrada con la sangre de ste su descendiente.

El problema de Cerdea

Jaime II, que acept en compensacin de Sicilia el reino de Crcega y Cerdea, tard veinticinco aos en intentar hacer efectivo su dominio; en 1323 envi su hijo a la segunda de aquellas islas, y obtenidas unas fciles victorias regres el prncipe a su patria.

Con su venida se perdieron todas las ventajas adquiridas; y al heredar Pedro IV el trono de Alfonso IV se hall con el ttulo de rey de aquellas islas, pero sin ninguna clase de autoridad sobre las mismas. No era este rey de los que se pagan de ttulos vanos y form el propsito de hacerlo efectivo apenas se vi libre, aunque momentneamente, de los asuntos peninsulares, alindose con Venecia, enemiga de Gnova, la seora de Crcega y la defensora de los rebeldes sardos. Dos victorias costossimas obtuvo en el mar ayudado de venecianos; pero cuando intent desembarcar y apoderarse de Caller stos le abandonaron, y contento con la posesin de Alguer, que le permita volver triunfante a sus reinos, regres a stos. Las sumas inmensas gastadas en el equipo de las galeras y en la organizacin de los ejrcitos, as como el nmero de vctimas que ocasionaron los enemigos y las enfermedades, sirvieron para satisfacer los intereses de Venecia, que con auxilio de catalanes humill y venci a su rival Gnova, y la vanidad del monarca que volvi a sus Estados como conquistador de un reino en el cual no posea ms tierra que la que pisaban sus soldados en una sola ciudad, la de Alguer.

Cerdea se convirti en la pesadilla aragonesa; en rebelin constante fu un pozo sin fondo adonde iba de continuo una corriente dbil, pero constante, de hombres enviados a costa de dinero, sin ningn resultado positivo, y as transcurri la segunda mitad del siglo XIV.

A principios del XV, Cerdea fu testigo de la muerte del nico hijo del rey don Martn, por efecto de una enfermedad despus de una victoria, la de San Luri, ao 1409.

Extraido de: La Edad Media en la Corona de Aragn de Andrs Gimnez Soler. Editorial Labor, S.A., Madrid. 1930

Indice

El pas La poblacin

PARTE PRIMERA

Lmites de la Edad Media.
Antecedentes de la invasin musulmana.
Ruina de la monarquia goda. Batalla del Guadalete.

Las causas de la ruina del Reino godo. Las costumbres.
El estado social.
El ejrcito.
La decadencia de las ciudades.

La conquista musulmana y su carcter
Las expediciones musulmanas a la Galia gtica
Las tierras de la Corona de Aragn bajo el poder musulmn
La pretendida influencia musulmana
La Reconquista

Sus origenes

Constitucin de los ncleos cristianos del Pirineo. Su historia hasta su independencia.
Condado de Aragn
Ribagorza
Urgel, Cerdaa, Marca hispnica

Proceso de la Reconquista
Navarra y Sobrarbe

Alfonso I el Batallador
Casamiento de Alfonso el Batallador con doa Urraca de Castilla
Los condes de Barcelona anteriores a Ramn Berenguer IV
Las conquistas de Alfonso el Batallador
La Campana de Huesca

Ramn Berenguer IV y sus dos inmediatos sucesores
Reinado de don Jaime I el Conquistador
El hombre
Los primeros aos del reinado
Adquisiciones territoriales a expensas de los moros
El Tratado de Almizra
La cruzada a Tierra Santa
El tratado de Corbeil
La poltica peninsular e interior
La expansin martima aragonesa

El siglo XIV
Reinado de Jaime II
El hombre
Espaa segn Jaime II
La Reconquista, idea nacional de Jaime II
La empresa de Tarifa
Ruptura entre Jaime II y Sancho IV de Castilla
La cuestin de Murcia
Relaciones con Marruecos
Nuevamente la Reconquista. Negociaciones que precedieron al sitio de Almera.
El sitio de Almeria.
Poltica peninsular de Jaime II.
Incorporacin de Crcega y Cerdea a la Corona de Aragn.
Extincin de la Orden del Temple.
Expedicin de los almogvares a Oriente.

Los cuatro reyes sucesores de Jaime II en el siglo XIV.
La Reconquista.
Reintegracin de las Baleares a la Corona de Aragn.
El problema de Cerdea.

La poltica peninsular de Aragn en los cuatro reinados del siglo XIV.
Causas de la guerra entre Aragn y Castilla.
Guerra entre Castilla y Aragn.

El siglo XV.
Compromiso de Caspe.
Poltica peninsular de Aragn.
Cuestiones interiores de Aragn, Catalua y el principe de Viana.
Expansin aragonesa por el Mediterraneo.

Relaciones de Aragn con Francia en el siglo XV.
El cisma de Occidente.
Retrato de Benedicto XIII.
El problema de la frontera catalana.

Reinado de Fernando el Catlico. Fin de la Edad Media.
El hombre.
La unidad nacional. Los pretendientes de Isabel la Catlica.
Cmo fu la unin de los reinos.
El fin de la Reconquista. Conquista de Granada.

Descubrimiento de Amrica.
Poltica mediterrnea de Fernando el Catlico.
Conquista de Npoles.
Conquita de Berbera.

Poltica internacional de Fernando el Catlico.
Poltica de unidad Peninsular.

PARTE SEGUNDA

Las Instituciones
El Estado medieval.
Carcter social de la Edad Media.
Orgenes de la Edad Media.
El Rey y la realeza en Aragn durante la Edad Media.
Lugarteniente y gobernador.
Los nobles.
Origen y evolucin de los seorios.
Municipios.
Evolucin de los municipios.
El capitalismo, causa de la decadencia municipal
Organizacin interna de los municipios
Judos y moros
Los vasallos y hombres de condicin.
La servidumbre de la gleba : remensas.
Administracin de justicia.
La curia real y el Justicia de Aragn.
Jurisdicin de judos y moros.
Estado de la Administracin de justicia y responsabilidad judicial.
Las Cortes.
Las Diputaciones.
La concepcin medieval del Estado.
La Legislacin.

La vida material.
Divisin del territorio.
Juntas y vegueras.
Defensa del territorio.
Los domicilios.
Explotacin del territorio.
Comunicaciones.
Industria y comercio.
Las monedas.

La vida espiritual
La Religin
Organizacin eclesistica
Monasterios y rdenes religiosas
La Beneficiencia
La vida intelectual
Las Lenguas habladas en la Corona de Aragn
La enseanza
La Vida Artstica
Arquitectura religiosa
La pintura, la escultura y el azulejo

Conclusin
Bibliografa
Indice alfabtico

Ilustraciones


Mapa I: Mapa fsico de la regin bero-mediterranea (101 Kb)
Mapa II: Conquistas de la Corona de Aragn (447 Kb)
Mapa III: El mediodia de Francia en tiempos de Pedro II (119 Kb)
Mapa IV: Expansin catalano-aragonesa por el Mediterraneo (107 Kb)

Moneda de Juan (Ioanes) II

 

Índice alfabético sobre Aragón

Amplía tu información sobre Aragón visitando 40 castillos te mostrarán un Aragón antiguo, base y cimiento de la realidad actual.

Y para los entendidos los hongos y las setas también forman su mundo.

Sergio Sanz fotografía Aragón allí por donde pasa

La información no estará completa sin un paseo por sus tres provincias: Zaragoza , Teruel y Huesca y sus variadas Comarcas, con parada en alguno de sus espectaculares paisajes como el valle pirenaico de Ordesa o el Moncayo o por oposición en el valle el Ebro .

Si razones de trabajo o familiares te han llevado Lejos de Aragón puedes Bajarte imágenes de fondo, sonidos o animaciones

También puedes dedicarte a los intangibles: desde la recopilación de leyendas que hacen a Aragón universal tu también puedes perseguir la presencia del Santo Grial en Aragón .

Otras páginas sobre Aragón en Internet

Hay otras actualidades y realidades que también te pueden interesar , aunque te parezca que la realidad se jubila, sigue adelante muy viva , Y la naturaleza también.
Para seguir la evolución del Aragonés de Aragón

Conceptos | Edad Antigua | Edad Media | Moderna | Contemporanea | Inicio
Islam | Arabes y musulmanes | Nacimiento | Reyes de Aragn | Monarquia | Enlaces



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.