Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1

Mamiferos. Orden Sesto: Edentados. Familia de Edentados Longirostros. Género Clamiforo. 438

son, historiador posterior á todos los que he citado, fue el único que, sin traer en su apoyo ninguna autoridad, afirmó que los Armadillos se hallaban en las Indias Orientales igualmente que en América; y es probable que confundió los Pangolines ó Lagartos escamosos con los Armadillos, porque habiendo los españoles llamado Armadillo así á este animal, como á dichos Lagartos, este error se multiplicó en la pluma de nuestros descriptores de gabinetes y de nuestros nomenclátores, quienes, no contentos con admitir Armadillos en las Indias Orientales, los crearon también en África, siendo así que en ninguna de estas dos partes del mundo ha habido nunca mas armadillos que los conducidos de América.

Queda, pues, visto que el país de todas las especies de estos animales no es equívoco. En las especies grandes, la armadura es mas sólida y dura que en las pequeñas: las piezas de que consta, mayores y en menor número: las fajas movibles solapan unas sobre otras; y la carne, igualmente que la piel, es mas dura y no de tan buena calidad. Pisón dice que la del Encubierto no se puede comer: Nieremherg asegura que es muy dañosa: Barreré dice que el Cabasu tiene un olor fuerte de almizcle; y al mismo tiempo, todos los demás autores concuerdan en que la carne del Apar, y especialmente la del Tato, son tan blancas y buenas como la del cochinillo de leche; y dice también que los Armadillos de la especie pequeña habitan en terrenos húmedos, en las llanuras, y que los déla especie grande no se hallan sino en los parajes mas secos y elevados.

Todos estos animales, unos mas, y otros menos, tienen facilidad de encogerse contrayendo su cuerpo hasta formar una figura redonda; y cuando lo ejecutan, es mas notable el defecto de la coraza en aquellos cuya armadura se compone de un corto número de fajas: el Apar, que solo tiene tres, presenta entonces dos grandes vacíos entre los escudos y la armadura del lomo; y ninguno de ellos puede reducirse á una figura esférica, como el Erizo, presentando mas bien la de un esferoide muy comprimido por los polos.

La estraña armadura de que están revestidos, es de verdadero hueso, y consta de piezas pequeñas y contiguas, que sin ser movibles ni articulados, excepto en las comisuras de las fajas se reúnen por sinfisis, y pueden separarse unas de otras, como efectivamente se separan poniéndolas al fuego. Cuando el animal está vivo, estas piezas pequeñas, asi las de los escudos, como las de las fajas movibles, ceden, y obedecen en cierto modo á sus movimientos, especialmente al de contracción, sin lo cual seria difícil concebir que á pesar de todos sus esfuerzos, pudiese redondearse. Estas piezas pequeñas presentan, en las diferentes especies, figuras diversas, colocadas siempre con la regularidad de un mosaico primorosamente dispuesto. La película ó el cuero delgado de que está revestida exteriormente la armadura, es una piel transparente, que hace en todo el cuerpo del animal el efecto de un barniz , y al mismo tiempo realza mucho, y aun cambia los relieves de los mosaicos, los cuales parecen diferentes cuando se ha levantado la película; y la costra de hueso ó armadura no es mas que una cubierta independiente del armazón, y demás partes interiores del cuerpo del animal, cuyos huesos y demás parles constitutivas están compuestas y organizadas como las de todos los demás animales cuadrúpedos.

Los Armadillos, en general, son animales inocentes, y que no hacen daño alguno, á menos de dejarlos entrar en los jardines, donde comen los melones, patatas y demás frutas y legumbres. Aunque originarios de los climas calientes de América, pueden vivir en los climas templados. Estos animales caminan con ligereza, pero no pueden saltar, correr, ni trepar á los árboles, por lo cual casi no pueden por la fuga libertarse de quien los persigue, y su único recurso es ocultarse en su madriguera, ó si están muy distantes de ella, escarbar para formar otra antes que llegue el cazador, para lo cual solo necesitan algunos instantes, pues ni aun los Topos les ganan en escavar la tierra con prontitud. A veces los cazadores los cogen por la cola antes que hayan entrado todo el cuerpo en la madriguera; y entonces es tal su resistencia, que se la arrancan sin sacar el cuerpo. Para no mutilarlos, es necesario abrir la madriguera por la parte opuesta, y así se les coge sin que puedan hacer ninguna resistencia. Luego que los cogen, se contraen en forma de bola, y para obligarlos á que se estiendan se les pone cerca del fuego: su armadura, aunque dura y rígida, es tan sensible, que solo el tocarla con el dedo con alguna fuerza causa tan viva sensación al animal, que le hace contraerse enteramente. Cuando están en madrigueras muy profundas, se les obliga á salir introduciendo en ellas agua ó humo. Algunos aseguran que los Armadillos permanecen en sus cuevas, sin salir do ellas en mas de cuatro meses: lo mas cierto es que subsisten en ellas de dia, y salen por la noche á buscar su mantenimiento. La caza del Armadillo se hace con Perros, que en breve le alcanzan; pero el animal no espera á que los Perros estén muy cerca para pararse y contraerse, y en este estado le toman y llevan. Si está á la orilla de un precipicio, se liberta de los Perros, contrayéndose y dejándose caer y rodar como una bola, sin romper su concha ni sentir ningún mal.

Estos animales son gordos, repletos y muy fecundos; y el macho da bien á conocer por las partes exteriores, sus grandes facultades para la generación: aseguran que lá hembra pare cada mes cuatro hijos, y de aquí proviene el que la especie es numerosísima. Como la carne de los Armadillos es delicada y sabrosa, se les da caza de todos modos, y sé les coge fácilmente con lazos y cepos que se ponen á las márgenes de las aguas, y en los demás parajes húmedos y calientes en que habitan con preferencia. Nunca se alejan mucho de sus cuevas, que son muy profundas, y se afanan por volverse á ellas cuando se ven sorprendidos. Aseguran que los Armadillos no temen la mordedura de las Culebras de cascabel, no obstante son mas venenosa que la de la Víbora: que viven en paz con estos reptiles: y que muchas veces se encuentran en sus cuevas. Los salvajes se sirven de las conchas de los Armadillos para varios usos, pintándolas de diferentes colores, y haciendo de ellas canastillos, cajas y otros pequeños utensilios sólidos y ligeros. Vionardes, Jiménez, y otros muchos que copiaron á estos autores, han atribuido admirables virtudes medicinales á diferentes partes de estos animales; asegurando que la concha pulverizada y tomada interiormente aun en corta dosis, es un poderoso sudorífico: que el hueso de la cadera, también pulverizado, cura el mal venéreo: que el primer hueso de la cola, aplicado á la oreja, hace oir á los sordos. Nosotros no damos crédito á estas propiedades extraordinarias: la concha y los huesos de los Armadillos son de la misma naturaleza que los huesos de los demás animales. (BUFF.)

Hay muchos motivos para dudar si realmente pueden llamarse especies, algunas incluidas como tales en este género y cuya descripcion seria de muy poco interés, después de la de las anteriores.

GÉNERO CLAMIFORO.
Clamyphorus, (Harían.)

TIENEN treinta y dos dientes; á saber: falta de incisivos y de caninos; diez y seis muelas en cada man-

 

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

Abril que truena, anuncia cosecha buena.
Ni te fíes de hombre chico, ni te subas en borrico.
En abril, aguas mil.
No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas. Lucio Anneo

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.