Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Orden Quinto: Roedores. Roedores Omnívoros o claviculados. Familia Gerbasias. Género Liron. 407


nes. No obstante, es de presumir que estos movimientos vitales no se ejerzan en este estado de entorpecimiento con la misma fuerza, ni con la misma energía que en el estado ordinario: la circulación no se hace probablemente sino en los vasos mas gruesos: la respiración es débil y lenta: las secreciones son muy escasas, y las deyecciones nulas: la transpiración también es casi ninguna, pues se pasan muchos mases sin comer: lo que no pudiera ser, si en este tiempo de dieta perdiesen de su sustancia tanto como en los tiempos en que la reparan con el alimento; sin embargo, deben perder algo de ella, pues en los inviernos demasiado largos se mueren en sus agujeros; y puede también que no sea la duración, sino el rigor del frió lo que les haga perecer, porque cuando se les expone a una helada fuerte, mueren en poco tiempo.

Por lo demás, como el frió es la causa única de su entorpecimiento, y no caen en este estado sino cuando el temple del aire está diez ú once grados, bajo de cero, sucede muchas veces que se reaniman aun durante el invierno, porque hay ciertos horas, días y á veces muchos consecutivos en aquella estación, en que el líquido del termómetro se mantiene á los doce, trece, y catorce etc. grados; y durante este tiempo benigno los Lirones salen de sus madrigueras á buscar de comer, ó mas bien comen de las provisiones que han amontonado por el otoño. Aristóteles dijo, y todos los naturalistas lo han repetido, que los Lirones pasan todo el invierno sin comer: que aun en este tiempo de dieta engordan en extremo, y que el sueño solo los nutre mas que los alimentos á los otros animales. No solamente no es cierto el hecho, sino que hasta la misma suposición es imposible. El Lirón, entorpecido por espacio de cuatro ó cinco meses, no podría engordar sino con el aire que respira: concedamos enhorabuena (y es demasiado conceder), que una parte de este aire se convierta en alimento; ¿podrá resultar de aquí un aumento tan considerable? este alimento tan ligero ¿podrá tampoco bastar para suplir la pérdida continua que se hace por la traspiración? Lo que pudo inducir á Aristóteles á este error, es que en Grecia, donde los inviernos son templados, los Lirones no duermen continuamente, y como quizá comerán con abundancia, siempre que el calor los reanime, los encontraría muy gordos, aunque entorpecidos. Lo cierto es que ellos están gordos en todo tiempo, y mas en otoño que en verano, y que su carne es bastante parecida á la del Conejo de Indias. Los Lirones eran uno de los regalos de la mesa de los romanos, los cuales criaban gran cantidad de ellos. Varron describe el modo de hacer vivares para los Lirones, y Apicio el arte de guisarlos: este uso no ha sido seguido, ya sea porque se tenga aversión á estos animales por parecerse á los Ratones, ó porque en efecto su carne no tenga buen gusto.

El Lirón se semeja bastante á la Ardilla por sus hábitos naturales: habita como ella en las selvas: trepa sobre los árboles y salta de rama en rama, aunque no con tanta ligereza; pero ambos se mantienen de unos mismos alimentos, esto es, de bellotas, avellanas, castañas y otras frutas silvestres que son su alimento ordinario. El Lirón come también los paja-rulos que coge en los nidos, no hace el suyo encima de los árboles como la Ardilla, sino que forma una cama de musgo en el tronco de los árboles huecos: se aloja también en las hendiduras de los peñascos elevados, y siempre en parajes secos: teme la humedad, bebe poco, y rara vez baja á tierra: se distingue también de la Ardilla en que esta se amansa, y él permanece siempre salvaje. Los Lirones se toman á fines de primavera, y paren por estío; sus partos ordinariamente son de cuatro á cinco: crecen en poco tiempo, y se asegura que no viven mas de seis años. En Italia, donde se usa comerlos, se hacen hoyos en los bosques para cogerlos: cubren el suelo de musgo, y por encima con paja, y en ellos ponen bellotas de baya en un lugar seco al abrigo de alguna peña que mire al Mediodía. Los Lirones acuden allí en gran número, y se les halla entorpecidos á fines de otoño, en cuyo tiempo son mas sabrosos. Estos animalejos son valientes, y defienden su vida hasta el último extremo: tienen los dientes incisivos muy largos y muy fuertes, y así muerden con violencia: no temen á la Comadreja, ni á las aves de rapiña: huyen y se escapan de la Zorra, que no puede alcanzarlos sobre los árboles, y sus mayores enemigos son los Gatos monteses y las Martas.

Esta especie no está extendida con mucha generalidad y no se encuentra absolutamente en los paises muy fríos, como la Laponia y la Suecia.

LIRÓN PEQUEÑO.
Myoxus mitela(Gml.); Mus quercicus (Lin.); Leroyo(Buff.)

El Lirón común habita en las selvas, y parece que huye de nuestras habitaciones; por el contrario, el Lirón pequeño ó Leroto mora en los jardines, y se halla á veces en nuestras casas; también la especie es mas numerosa y está mas generalmente esparcida. Anidan en los agujeros de las paredes, corren sobre los árboles que forman escaleras, escogen las mejores frutas, y las roen al tiempo que empiezan á madurar: parece que gustan con preferencia de los melocotones, y para conservarlos conviene tener gran cuidado de destruir los Lerotos: trepan también á los perales, albaricoques y ciruelos; y cuando les faltan frutas dulces, comen almendras, avellanas, nueces, y aun granos de legumbres. Transportan gran cantidad de estos frutos á sus madrigueras, las cuales se fabrican debajo de tierra mayormente en los jardines bien cuidados, porque en los bergeles antiguos se les halla frecuentemente en los huecos de los árboles viejos; y forman su cama de yerbas, musgo y hojas. El frío los entorpece, y el calor los anima; se hallan á voces ocho ó diez en un mismo lugar, todos entorpecidos, y recogidos como una bola en medio de sus provisiones de nueces y avellanas. Se toman por la primavera, producen por estío, y paren cinco ó seis lironcillos que crecen prontamente, pero que no producen hasta el año siguiente. Su carne no es comestible como la del Lirón, y aun tiene el mal olor de la Rata doméstica, en vez de que la del Lirón no tiene hedor ninguno: no engordan tanto como los Lirones, y carecen de las capas grasientas que se hallan en el Lirón, y cubren toda la masa de los intestinos: se hallan Lerotos en todos los climas templados de la Europa, y aun en Polonia y en Prusia; pero no parece que los hay en Suecia, ni en los paises septentrionales.

MOSCARDINO.
Myoxus moscardinus (Gml.); Mus avellanarius (Lia.)

El Moscardino, llamado también Cascanueces, tiene los ojos brillantes, la cola muy poblada y el pelo de color subido, mas bien rubio que rojo. No habita nunca en las casas, rara vez en los jardines y se halla como el Lirón, mas frecuentemente en los bosques, donde se anida en el hueco de los árboles viejos. La especie no es, ni con mucho, tan numerosa como la del Lirón pequeño ó Leroto. En Italia es bastante común, y también se encuentra en los climas del Norte, pues Linneo le incluyó en la lista que publicó de los animales de Suecia; por el contrario, es de creer que no le hay en Inglaterra, porque Ray, que le había visto en Italia, dice que el Ratónenlo dor-

 

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

Cuando el sol mucho calienta, barrunta tormenta.
El buen vino no merece probarlo quien no sabe paladearlo.
Hasta el mosquito tiene su corazoncito.
Estando entre lobos tienes que aullar como ellos. Gurdjieff

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.