Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Orden Quinto: Roedores. Roedores Omnívoros o claviculados. Familia Ratas-Topos. Género Batiergo. 395


CRICETO.
Batyergus capensis (Desm.); Mus capensis (Gml.); Pequeña Rata-Topo del Cabo (Buff.)

El Criceto, dice un escritor holandés, pasa el invierno durmiendo como las Marmotas. Sus piernas y cuello son cortos: la cabeza algo abultada: la boca guarnecida de bigotes por ambos lados: las orejas grandes y casi desnudas de pelo: la cola corta y medio pelada: los ojos redondos y saltones; y el pelo mezclado de rojo, amarillo, blanco y negro: todo lo cual hace que su figura sea poco agradable, agregándose á esto el que sus hábitos naturales no le hacen mas digno de recomendación, pues no tiene amor sino á su propio individuo, ni posee una sola cualidad sociable. Este animal acomete y devora todos los mas débiles, sin esceptuar los de su misma raza, y hasta el instinto que le inclina al otro sexo no dura sino pocos dias, al cabo de los cuales su hembra no tendría mejor suerte sino tuviese la precaución de evitar el encuentro del macho ó de anticiparse á su crueldad matándole ella misma.

El Criceto no habita indistintamente en toda especie de climas ó de terrenos, y así no se le halla en los paises muy ardientes, ni en los muy frios. Subsistiendo, como subsiste de granos , y viviendo debajo de tierra, un terreno pedregoso, arenisco ó arcilloso, le es tan contrario como los bosques, los prados y los parajes pantanosos; no le convienen sino terrenos fáciles de escavar, y que sin embargo, tengan bastante consistencia para no desplomarse. Elige regiones fértiles en toda especie de granos, para no verse precisado á buscar lejos su subsistencia, pues no es á propósito para hacer viajes largos; por lo cual reuniendo todas estas cualidades los terrenos de Turíngia, hay allí mayor número de Cricetos que en cualquiera otro paraje. La madriguera que el Criceto escava tiene de profundidad de tres á cuatro pies, y consiste comunmente en mas ó menos piezas, según la edad del animal que le habita. La principal está tapizada de paja, y sirve de alojamiento, y las demás de almacenes para conservar la gran cantidad de provisiones que recogen en el tiempo de cosechas. Cada madriguera tiene dos agujeros ó aberturas: la abertura por donde el animal hizo la escavacion para alojarse debajo do tierra, baja oblicuamente; y la otra que ha sido hecha escavando de abajo arriba, es perpendicular, y sirve para entrar y salir.

Las madrigueras de las hembras, las cuales nunca habitan con los machos, difieren de las ya dichas en varias cosas. En las que paren, rara vez se encuentra mas de una pieza para almacén, porque el corto tiempo que los hijos permanecen con la madre, no exige que esta haga mucha provisión de alimento; pero en lugar de una sola abertura ó boca perpendicular, se ven hasta siete ú ocho, que sirven para que los hijos salgan y entren libremente. A veces la madre, después de ahuyentar á sus hijos, permanece en la madriguera: pero lo ordinario es construir otra que llena de provisiones, en cuanto la estación se lo permite.

Los Cricetos se juntan por primera vez á fines de abril, tiempo en que los machos acuden á las madrigueras de las hembras, en cuya compañía están pocos dias. Si acontece que dos machos, que buscan hembra, se encuentran en la boca de una madriguera , hay entre ellos un combate furioso, que por lo común se termina con la muerte del mas débil. El vencedor se apodera de su hembra, y uno y otro que en cualquiera otro tiempo se perseguirían y matarían, deponen su ferocidad natural en los pocos días que duran sus amores, y también se defienden mutuamente contra cualquiera que intenta ofenderles. Cuando durante este tiempo, abren una madriguera, Y la hembra conoce que quieren privarla de su macho, se avalanza contra el agresor, y suele hacerle esperimentar el furor de su venganza con mordeduras profundas y dolorosas.

Las hembras paren dos ó tres veces al año, y sus partos, que nunca producen menos de seis hijos, suelen ser ordinariamente de diez y seis y diez y ocho. El incremento de estos animales es muy pronto: á los quince dias ya se ensayan en escavar la tierra: la madre los obliga poco á poco á salir de la madriguera; y cuando llegan á tener tres semanas quedan abandonados á su propio instinto. Esta madre que en el tiempo de sus amores defiende con tanto valor á su macho, manifiesta muy poca ternura maternal para con sus hijos, pues cuando su familia está amenazada de algún peligro, no conoce mas armas que la fuga, y su único cuidado es procurar su propia conservación. Con este objeto, luego que se ve perseguida, solicita esconderse escavando mas y mas la tierra, lo cual ejecuta con prontitud maravillosa; y lejos de atenderá la seguridad de sus hijos, se hace sorda á sus gritos y aun tapa la escavacion que ha hecho.

Los Cricetos se alimentan de toda suerte de yerbas, de raíces y de granos, según las estaciones, y también comen con gusto la carne de los demás animales que logran vencer. Ya hemos dicho que este animal no es a propósito para viajes largos, y por lo mismo hace su principal provisión de lo que le presentan los campos cercanos á su establecimiento, siendo esta la causa de que á veces se encuentren algunos de sus almacenes llenos de una sola especie de granos. Cuando en los campos inmediatos se ha recogido la cosecha, va á buscar mas lejos sus pro visiones, y recoge lo que encuentra en el camino para llevarlo á su habitación y guardarlo en olla indistintamente. La naturaleza, para facilitarle el trasporte de sus alimentos; le ha provisto de unas bolsas por la parle interior de los carrillos, lisas y lustrosas á lo exterior, y sembradas en lo interior de gran número de glándulas, que destilan incesantemente cierta humedad para mantenerlas siempre flexibles, y hacerlas capaces de resistir á los accidentes que pudieran causar los granos ásperos y puntiagudos. Cada una de estas bolsas puede contener onza y media de granos, los cuales este animal deposita, de vuelta á su madriguera, valiéndose de sus dos manos, y apretando con ellas exteriormente los carrillos para desocuparlas. Cuando se encuentra un Criceto con estas bolsas llenas de provisiones, se le puede coger con la mano sin riesgo de ser mordido; pues en este estado no tiene libre el movimiento de las mandíbulas; pero por poco que sea el tiempo que se le dé, desocupa prontamente las bolsas, y se pone en defensa. La cantidad de provisiones que se encuentra en las madrigueras, varia según la edad y el sexo de los animales que las habitan, y así se ve que los Cricetos viejos suelen recoger hasta cien libras de granos, y las hembras se contentan con mucho menor provisión. Unos y otros se sirven de ella, no para alimentarse durante el invierno, cuya estación pasan entorpecidos sin comer, sino para tener de que alimentarle cuando han vuelto de su letargo en la primavera, y durante el espacio de tiempo que la precede.

Al acercarse el invierno se retiran los Cricetos á sus habitaciones subterráneas, cuyas bocas tapan cuidadosamente, y allí viven, tranquilos comiendo de sus provisiones, basta que aumentándose el frío, caen en una especie de entorpecimiento semejante al sueño mas profundo. Si cuando ya se hallan en este estado se abre una madriguera, la cual se reconoce por un montoncito de tierra que hay cerca del conducto oblicuo de que hemos hablado, se ve i al Criceto echado blandamente en un lecho de paja

 

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

Abril que truena, anuncia cosecha buena.
Ni te fíes de hombre chico, ni te subas en borrico.
En abril, aguas mil.
En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle. Mahatma Gandhi

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.