Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Orden Cuarto: Marsupiales. Familia Marsupiales-Folivoros. Género Kanguro. 377


la cola un pié. El tamaño del Potoro es generalmente el de un conejo pequeño.

Todos los Potoros tienen costumbres muy apacibles, y son menos tímidos que los Canguros. Son muy ágiles, y huyen dando grandes saltos cuando los incomodan. Quoy y Gaimard refieren que uno de estos animales se acercó familiarmente para aprovechar algunas sobras de la comida, en medio de una cabaña que habían construido para que les sirviese de abrigo en una espedicion que hicieron á las montañas Azules, y que se escapó por un agujero como lo hacen las Ratas.

POTORO DE PERÓN.
Hypsiprimnus Perón (Quoy y Gaim.)

Es del mismo tamaño que los precedentes, pero sus orejas son mucho mas estrechas; los ojos mas salientes á causa de lo aplastadas que son sus mejillas; la nariz mas saliente, y la cabeza en su totalidad mas delgada y aguda en forma de cono prolongado; sus incisivos superiores medios y los caninos mas largos.

FAMILIA DE MARSUPIALES.—FOLIVOROS.

ESTÁN caracterizados por la falta de caninos en ambas mandíbulas: su alimento está constituido principalmente por las hojas, según su nombre lo indica.

GENERO KANGURO.
Kangurus (Geoff.)

TIENEN veinte y cuatro dientes, á saber: seis incisivos superiores y dos inferiores; falta de caninos ocho muelas arriba y otras tantas abajo. Sus extremidades posteriores son aun mas largas y robustas que las de los Potoros, y la uña gruesa del pié tiene casi la forma de casco; sus orejas son muy grandes, la cabeza oblonga, con el labio superior hendido, bigotes muy cortos y muy poco poblados; la cola larga, triangular, muy musculosa y gruesa en su origen; las hembras están provistas de bolsa abdominal que les oculta dos mamas.

KANGURO AHUMADO.
Kangurus fuliginosus (Geoff.); Macropus fuliginosas (Less.)

El Kanguro ahumado llega á veces á seis pies de alto; pero su altura ordinaria es de cuatro y medio. Presenta un color oscuro ahumado superiormente, rojo en los costados y pardo claro en las partes inferiores; las patas, parte del hocico y detrás de la cola, son de un castaño negruzco; las orejas son exteriormente del color castaño, la cola roja en su parte inferior, y de un castaño que pasa á negro al aproximarse al extremo en la cara superior. En las comarcas llenas de matorrales y en las demás, selvas de Nueva Holanda, es donde viven todas las especies de Kanguros, aunque se aclimatan perfectamente entre nosotros, y aun se multiplican por poco cuidado que de ellos se tenga. Cook fue quien por la vez primera observó tan extraños animales en 1779. Tienen las extremidades anteriores muy pequeñas provistas de cinco dedos con sus uñas bastante fuertes y les sirven muy poco para andar; pero las emplean como manos para llevar a la boca los alimentos á la manera de los Roedores; en desquite tienen las posteriores larguísimas fuera de toda proporción provistas de cuatro dedos muy largos, de los cuales el segundo externo sobresale mucho de los demás en sus proporciones, y tiene la uña á semejanza del casco. De semejante estructura resulta que su posición es naturalmente vertical, y que no solamente se apoyan sobre sus largas piernas, sino también en la robusta y gruesa cola que les sirve como un resorte cuando dan saltos, que es su modo natural de progresión. El casco de sus pies traseros es para ellos un arma ofensiva y defensiva, pues sosteniéndose sobre una pierna y la cola, con la otra sacuden golpes con bastante fuerza. En sus mutuas luchas se sirven también de las manos y se dan profundos arañazos. Alguna vez se ha visto á los Kangurus que vivían en la Colección del Jardín de Plantas de París embestir á los encargados de guardarlos, siempre que estos los maltratan. Dan unos saltos extraordinarios, tales que, según se dice, pueden saltar de un brinco el espacio de treinta pies. Con todo, cuando se les da caza en espesos bosques, saben correr muy bien á cuatro pies. Quoy y Gaimard, que asistieron varias veces á la caza del Kanguro, dicen que cuando se hallan vivamente perseguidos por los perros, corren siempre á cuatro pies, y que solo dan grandes saltos cuando se les presenta algún obstáculo y quieren franquearlo.

Los Kanguros viven en cortas manadas, ó tal vez en familia, guiados por un macho viejo que va delante, observa el campo, trata de descubrir si hay algún riesgo, y da la señal de detención, de que pueden retozar, ó de la necesidad de huir, según las circunstancias. Los recien nacidos apenas tienen una pulgada de largo. La madre los coloca en su bolsa abdominal, donde acaban de adquirir su desarrollo, y solo cuando por su tamaño no pueden volver á ella, salen definitivamente. Así resulta que aunque permanecen en dicha bolsa cuando se hallan en disposición de pacer, sacan el hocico fuera de ella, mientras que la madre también pace. Estos animales se alimentan de yerbas; con todo, no rehusan otros alimentos, de modo que se les ha visto comer con gusto no solo carne, sino hasta cuero viejo. Quoy y Gaimard poseyeron algunos Kanguros que bebían vino y aguardiente. Es muy notable que todos los animales de la Nueva Holanda que viven en paises muy faltos de sustancias alimenticias, son casi Omni

 

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

Agua por San Juan, quita vino y no da pan.
Nadie suspira de alegría, sino de pesar y melancolía.
Agua de san Juan, quita vino y no da pan..
Nada nos pertenece en propiedad más que nuestros propios sueños. Nietzche

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.