Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Orden Cuarto: Marsupiales. Género Didelfo. 367


TIENEN caninos largos, y pequeños incisivos en cada mandíbula: los últimos molares erizados de puntas, y en general, el sistema dentario de los Carniceros insectívoros.

GÉNERO DIDELFO
Didelphis (Lin.)

TIENEN, cincuenta dientes, á saber: diez incisivos superiores, dé los cuales los intermedios son algo mas largos; y ocho en la mandíbula inferior, cuatro caninos y catorce molares en cada mandíbula, los tres molares anteriores comprimidos y los otros cuatro erizados. Su cabeza es muy puntiaguda, la boca hendida hasta mas allá de los ojos; las orejas son también puntiagudas sus dedos no palmeados, la cola desnuda, escamosa y prehensil; la bolsa marsupial, unas veces consiste en un simple repliegue de la piel del abdomen, y otras en una verdadera bolsa.

ZARIGÜEYA.
Didelphys virginiana (Desm.)

El Zarigüeya ó Opossum, es animal de América, fácil de distinguir de todos los demás por dos caracteres muy singulares. El primero es que la hembra tiene bajo del vientre una concavidad en que recibe y da de mamar á sus hijos; y el segundo que así la hembra como el macho tienen el primer dedo de los pies posteriores sin uñas, y muy separados de los demás, como lo está el pulgar en la mano del Hombre, al paso qué los cuatro dedos restantes de los mismos pies están colocados unos junto á otros, y armados de uñas corvas, como en los pies de otros cuadrúpedos. El primero de estos caracteres ha sido conocido de la mayor parte de los viajeros y de los naturalistas: pero el segundo se les había ocultado enteramente. Eduardo Tyson, médico inglés, parece haber sido el primero que le observó, y el único que ha dado una buena descripción de la hembra de este animal.

Este Zarigüeya, ó si se quiere el Opossum de Tyson, es el Gran filandro oriental de beba, sin que pueda caber en esto la menor duda, pues de todos los animales, cuyas figuras ha dado Seba, y á los cuales aplica el nombre de Filandro, de Opossum, ó de Carihüeva, este es el único en quien concurren los dos caracteres de la bolsa bajo del vientre, y de los pulgares de los pies sin uñas.

Eduardo Tyson describió y disecó con cuidado la Zarigüeya hembra como queda dicho: en el animal en que hizo la disección, la cabeza tenia siete pulgadas, el cuerpo un pié dos pulgadas y dos líneas, y la cola un pié y dos pulgadas de largo, las extremidades anteriores siete pulgadas y las posteriores cinco y dos líneas de alto: él cuerpo diez y siete á diez y ocho pulgadas de circunferencia: la cabeza tres pulgadas y media de ancho entre las orejas, y bajando siempre en diminución hasta la nariz: !a misma cabeza se semeja mas á la de un cochinillo de leche que á la de una Zorra: las órbitas muy inclinadas en la dirección de las orejas á la nariz: aquellas redondeadas y de cerca de una pulgada y ocho líneas de largo: la abertura de la boca de dos pulgadas y once líneas, midiéndola desde uno de los ángulos del labio hasta la extremidad del hocico: la lengua bastante angosta, de tres pulgadas y media de largo, áspera y erizada de pequeñas papilas ó pezoncillos, inclinados hacia atrás. Tiene cinco dedos en los píes anteriores, cinco armados de uñas corvas; y otros tantos en los posteriores, de los cuales cuatro solamente están armados de uñas, y el quinto, que es el pulgar, además de no tenerla, está separado bastante de los otros, y colocado algo mas abajo: ninguno de dichos dedos, que son de una pulgada de largo, tenia pelo, y todos estaban cubiertos de una piel rojiza: las palmas de las manos y las plantas de los pies eran anchas; y todos los dedos tenian callosidades carnosas. La cola no estaba cubierta de pelo sino desde su origen hasta cerca de tres pulgadas y media de largo, y desde allí hasta la extremidad estaba revestida de una piel escamosa y lisa: estas escamas eran blanquecinas, casi exágonas, colocadas con regularidad sin tocar unas sobre otras, y todas separadas y rodeadas de un pequeño ribete de piel mas oscura que las escamas: tampoco tenian pelo los pies, la cola, ni las orejas; estas eran tan delgadas que no se podia decir que fuesen ternillosas, sino simplemente membranosas como las alas de los Murciélagos; pero, eran muy abiertas, y el conducto auditivo muy ancho. La quijada superior era algo mas prolongada que la inferior, las ventanas de la nariz muy abiertas, los ojos pequeños, negros, y vivos; el cuello corto, el pecho ancho, y el bigote como el del Gato: el pelo de la parte anterior de la cabeza era mas blanco y mas corto que el del cuerpo; y este de un gris ceniciento, mezclado con algunos mechoncillos de pelos negros y blanquecinos en el lomo y en los costados, algo mas pardo en el vientre, y todavía mas oscuro en las piernas. En el vientre de la hembra hay una hendidura de tres á tres y media pulgadas de largo, la cual está, cerrada con dos pieles que componen una bolsa velluda á lo exterior, y menos poblada de pelo en lo interior: en esta bolsa están contenidos los pechos: los hijuelos recien nacidos entran en ella á mamar, y adquieren tal hábito de ocultarse allí, que, aun cuando grandes, se refugian á dicha bolsa siempre que alguna cosa los espanta. Esta bolsa tiene juego y movimiento, abriéndose y cerrándose á voluntad del animal: este movimiento se ejecuta por medio de varios músculos, y de dos huesos que están colocados delante de los pubis, á los cuales están adheridos por la base: tienen dos pulgadas de largo, y su grueso va siempre en diminución desde la base hasta la extremidad opuesta, sosteniéndolos músculos que hacen abrir la bolsa, y sirviéndoles de punto de apoyo. Los antagonistas de estos músculos sirven para comprimirla y cerrarla tan exactamente, que en el animal vivo no se puede ver la abertura sino haciendo esfuerzo con los dedos para dilatarla; el inte

 

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

En octubre agua del diez al veinte, para todo es conveniente.
A la carne, vino, y si es jamón, con más razón.
Ojos que no ven corazón que no siente.
Cuanto mayor es la prosperidad, tanto menos se debe confiar en ella. Séneca

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.