Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Carniceros. Tercer Suborden: Carnívoros. Familia Digitígrados. Tribu Gatos. Género León. 333


atreverse á acometerle; de no hacer presa sino en el ganado, menor, y en fin, de huir dejándose perseguir de mujeres ó de muchachos, que á palos les hacen soltar la presa indignamente.

Esta mudanza en la índole del León indica bastantemente que es capaz de las impresiones que se le den, y que debe tener suficiente docilidad para domesticarse hasta cierto punto, y para recibir alguna especie de educación: asi la historia nos habla de Leones uncidos á carros triunfales, y de otros conducidos á la guerra ó á la caza, que fieles á sus dueños, no empleaban su fuerza y coraje sino contra sus enemigos. Lo cierto es que el León, cogido cuando cachorro, y criado entre animales domésticos, se acostumbra fácilmente á vivir, y aun á jugar inocentemente con ellos: que es apacible para con sus dueños, y aun cariñoso, mayormente en la primera edad; y que si á veces muestra algo de su ferocidad natural, rara vez la emplea contra los que le han hecho beneficios. Pero como sus movimientos son muy impetuosos, y sus apetitos vehementísimos, no es de presumir que las impresiones de la educación puedan siempre contrarestarlos; por lo cual seria peligroso dejarle padecer hambre por mucho tiempo, ó exasperarle atormentándole sin motivo, pues no solamente se irrita por los malos tratamientos, sino que guarda la memoria de ellos, y parece que medita la venganza; asi como también conserva la memoria y el agradecimiento de los beneficios. Pudiera citar aquí gran número de casos particulares, en los cuales confieso que he hallado algo de exageración, pero que reunidos prueban, por lo menos, que su cólera es noble, su valor magnánimo, y su índole agradecida. Se le ha visto varias veces desdeñarse de sus enemigos débiles, despreciar sus insultos, y perdonar sus libertades ofensivas: reducido á cautiverio se le ha visto entristecerse sin irritarse, y por el contrario, adquirir hábitos suaves, obedecer á su amo, alhagar la mano que le alimenta, conceder á veces la vida á los que estaban destinados á la muerte, arrojándoselos por presa; y como si se hubiese obligado, mediante este acto, á ser generoso, continuarles después la misma protección, vivir tranquilamente con ellos, darles parte de su alimento, dejársele á veces quitar todo entero, y sufrir mas bien el hambre que perder el fruto de su primer beneficio. El exterior del León no desmiente sus grandes cualidades internas: su figura es respetable, el mirar osado, el andar feroz, y la voz terrible, su corpulencia no es escesiva, como la del Elefante y el Rinoceronte, ni tosca como la del Hipopótamo y del Buey, ni demasiado recogida como la de la Hiena ó la del Oso, ni muy prolongada, ni afeada con desigualdades, como la del Camello, sino al contrario es tan bien dispuesta y proporcionada, que el cuerpo del León parece ser el modelo de la fuerza unida con la agilidad: en fin, el León tan sólido como nervioso, sin estar cargado de carne, de grasa, ni de ninguna cosa superflua, es todo nervios y músculos. Esta grande fuerza muscular se deja conocer en lo esterior, en los saltos y brincos prodigiosos queda el León con facilidad, en el movimiento impetuoso de su cola, bastante fuerte para derribar á un hombre, en el modo con que mueve la piel de su faz, y principalmente la de la frente (lo que añade mucho á su fisonomía, ó por mejor decir á la espresion del furor, y en fin, en la facilidad que tiene de menear su melena, la cual no solamente eriza, sino que la mueve y agita á todos los lados cuando está irritado.

A todas estas nobles cualidades individuales, añade el León la nobleza de su especie, entendiéndose por especies nobles en la naturaleza aquellas que son constantes, invariables, y que no se puede sospechar que han degenerado, las cuales ordinariamente están aisladas y son únicas en su género, distinguiéndose con caracteres tan notables que no se las puede desconocer ni confundirlas con ninguna de las otras. Principiando por el Hombre, que es el ser mas noble de la creación, su especie es única; pues los Hombres de todas las castas y todos los climas y colores pueden mezclarse y reproducir juntos, y al mismo tiempo no se puede decir que ningún animal tenga parentesco, próximo, ni remoto con el Hombre. En el Caballo la especie no es tan noble como el individuo, porque tiene por vecina la del Asno, la cual parece tocarle muy de cerca, puesto que estos dos animales juntándose reproducen individuos, á los cuales á la verdad trata la naturaleza como bastardos é indignos de hacer casta, y aun incapaces de perpetuar ninguna de las dos especies de que descienden , pero que proviniendo de la mezcla de las dos, no deja de probar su grande afinidad. En el Perro, la especie es quizá aun menos noble, pues parece que se. acerca mucho a las del Lobo, de la Zorra y del Chacal, las cuales se pueden considerar como ramas degeneradas de una misma familia; y descendiendo por grados á las especies inferiores, como son las de los Conejos, Comadrejas, Ratas, etc., se hallará que teniendo cada una de estas especies en particular gran número de ramas colaterales, no se puede ya reconocer en ellas el tronco común, ni la línea recta de cada una de estas familias que se han hecho demasiado numerosas. En fin, en los Insectos que deben ser considerados como las especies íntimas de la naturaleza, cada una está acompañada de tanto número de especies vecinas, que no es posible considerarlas una por una, y es preciso hacer de ellas un conjunto, esto es, un género, cuando se las quiere denominar. Este es el verdadero origen de los métodos, los cuales en efecto no se deben emplear sino en las enumeraciones difíciles de los mas pequeños objetos de la naturaleza, y son enteramente inútiles, y aun ridículos, cuando se trata de los seres de primer orden, pues el clasificar al hombre con el Mono, al León con el Galo, y decir que el León es un Gato, que tiene melena y larga la cola, seria degradar y desfigurar la naturaleza en vez de describirla y denominarla. La especie, pues del León, es una de las mas nobles, respecto á ser única y no poderse confundir con las del Tigre, el Leopardo, la Onza, etc., y que al contrario, estas especies que parecen las menos distantes del León, tienen tan poca diferencia entre sí, que los viajeros las han confundido, y los nomencladores las han tomado unas por otras.

Los Leones mas corpulentos tienen de nueve á diez pies y medio de largo desde el hocico hasta el nacimiento de la cola, cuya longitud es de cuatro pies y medio, y estos Leones grandes tienen de cuatro y medio á cinco y medio pies de alto. Los Leones de pequeña estatura tienen mas de seis pies de largo y cuatro de alto, y la cola es de cerca de tres pies y medio de largo. La Leona es en todas sus dimensiones cerca de una cuarta parte mas pequeña que el León. El León tiene una melena, ó por mejor decir, un pelo largo que cubre todas las partes anteriores de su cuerpo, y que va creciendo con la edad. La Leona no tiene este pelo largo por vieja que sea. El animal de América á quien los europeos han llamado León, y que los naturales del Perú llaman Puma, no tiene melena, y es también mucho mas pequeño, mas débil y mas cobarde que el verdadero León. No seria imposible que la benignidad del clima de aquella parte de la América meridional hubiese influido en la naturaleza del León lo suficiente para despojarle de su melena, quitarle su valor y minorar su cuerpo; pero lo que parece imposible es, que este animal, que no habita sino en los climas situados entre los

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

En octubre agua del diez al veinte, para todo es conveniente.
A la carne, vino, y si es jamón, con más razón.
Ojos que no ven corazón que no siente.
Cuanto mayor es la prosperidad, tanto menos se debe confiar en ella. Séneca

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.