Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Carniceros. Tercer Suborden: Carnívoros. Familia Digitígrados. Tribu Hienas. Género Hiena. 327


claro en la cabeza. Es muy raro en todas partes, menos en los bosques de la Abisinia donde se hallan algunos. Habita en la costa occidental del Asia, y esto es lo único que se sabe de su estado montaraz, pero habiendo vivido un individuo en la Coleccion del Jardín de Plantas, han podido hacerse algunas observaciones sobre él que parecen algo interesantes. Estaba perfectamente domesticado, era muy manso y le gustaba que le hicieran caricias. Al punto que alguien se acercaba á su jaula el animal presentaba el cuello ó la espalda para que le acariciasen, y cuando lo conseguía se mantenía quieto y daba muestras del placer que recibía abriendo y cerrando de prisa la boca, como si estuviese mascando algo: cuando se alejaban daba un pequeño grito como de queja, semejante al silbido de un pájaro, era extremadamente limpio, exoneraba sus inmundicias en un rincón de la jaula, siempre en el mismo sitio y ponia el mayor cuidado en no ensuciar la parte por donde acostumbraba á pasearse y mucho mas el sitio donde dormía. Bebía á lengüetazos, y aunque comunmente se alimentaba de carne, comía con gusto zanahorias, frutas secas y pan. Probablemente este animal en sus bosques es cazador, lo mismo que las Mangustas y Fuinas, pero algunas veces se contenta con bayas, frutas dulces y raíces, pues su hocico móvil debe darle hasta cierto punto la facultad de escavar la tierra.

GÉNERO SURIKATE.
Rizoena (Illig.)

TIENEN los Surikates doce incisivos, cuatro caninos y veinte molares, total treinta y seis; los caninos son cónicos y muy agudos, y el segundo incisivo externo de la mandíbula inferior es mas grueso en su base, sus pies no tienen mas que cuatro dedos, con las uñas muy robustas, no retráctiles y propias para escarbar la tierra; la lengua provista de papilas córneas; las orejas pequeñas, el cuerpo prolongado, la cola larga, delgada y puntiaguda; y finalmente su bolsa aboca en el mismo ano.

SURIKATE Ó ZENICK.
Rizoena capensis (Less.); Virerra zenick (Gml.)

Dice M. Buffon que poseyó uno vivo durante algún tiempo: «Es agraciado, muy vivo y sagaz á veces anda en dos pies; pero frecuentemente se mantiene sentado, con el cuerpo muy derecho, los brazos colgando, la cabeza levantada, y moviéndola sobre el cuello como sobre un quicio; siendo esta su postura siempre que se arrima al fuego para calentarse. No es tan grande como un Conejo, y se parece bastante á la Mangusta en el tamaño y en el pelo, con la diferencia de ser algo mas velludo y tener la cola mas corta: por lo que hace al hocico, cuya parte superior es prominente y realzada, se semeja mas al Coatí, que á ningún otro animal. Tiene también un carácter singular que solo se halla en él y en la Hiena, y consiste en ser estos dos los únicos animales que tienen cuatro dedos en todos los pies.

»A1 principio alimentamos este Suricate con leche, por ser muy joven, pero en breve manifestó su afición á la carne: comia con ansia carne cruda, y sobre todo la de pollo: también hacia sus esfuerzos por sorprender á los animales jóvenes y hubiera devorado un gazapillo, que se criaba en la misma casa, sino se lo hubiesen impedido. También gustaba mucho de pescado, y mucho mas de huevos; y se le vio sacar con sus dos manos juntas los huevos que acababan de echar en agua para cocerlos: despreciaba las frutas y aun el pan, á menos de dársele mascado; y se servia de las manos, como la Ardilla, para llevar la comida á la boca. Lengüeteaba para beber, como el Perro, y no bebia agua sino cuando estaba tibia: su bebida ordinaria, era su orin, sin embargo de tener un olor muy fuerte.

»Jugaba con los Gatos, y nunca les hacía mal: tampoco le hacia á los niños, pero mordía á varias personas ú quienes parece que tenia marcada aversión. No se servia de los dientes para roer, pero ejercitaba frecuentemente sus uñas, y arañaba el yeso y los ladrillos hasta gastarlos. Estaba tan domesticado, que entendía su nombre: andaba solo por toda la casa, y venia luego que le llamaban. Tenia dos voces diferentes, la una era como el ladrido de un cachorrillo, y usaba de ella cuando se fastidiaba de estar -solo, ó cuando oia ruido extraordinario; y al contrario cuando le escitaban con caricias, ó sentia algún movimiento de placer, hacia un ruido tan vivo y continuado como el de una pequeña carraca agitada rápidamente. Este animal era hembra, y parecía muchas veces estar en calor, aunque en un clima muy frió, al cual no pudo resistir sino un solo invierno, por mas cuidado que se puso en alimentarle y calentarle.»

TRIBU DE HIENAS.

CARECEN absolutamente de dientecitos detrás del grueso molar inferior; sus uñas no son retráctiles, y tienen una bolsa profunda y glandulosa en el ano.

GÉNERO HIENA.
Hyoena (Briss.)

TIENEN las Hienas cuatro dedos en cada pié, y treinta y cuatro dientes, á saber: doce incisivos, cuatro caninos y diez molares en la mandíbula superior, y ocho en la inferior. Sus muelas inferiores presentan dos fuertes puntas; la flexión de sus piernas traseras, les hace tener la parte posterior mas baja que lo restante del cuerpo; su lengua es áspera y los ojos muy salientes; el hocico redondeado, grueso y como truncado.

HIENA RAYADA.
Hyoena vulgaris (Geoff.—Desm.); Canis hyoena (Linn.)

Aristóteles nos dejó dos datos a cerca de la Hiena, que por sí solos bastarían para reconocerla y distinguirla de todos los demás animales. Sin embargo, los viajeros la han confundido con otros cuatro animales, cuyas especies son muy diversas entre si y de la Hiena. Estos animales son el Chacal, el Glotón y el Gato de Algalia, los cuales son carniceros y feroces como la Hiena, y cada uno tiene ofertas conformidades y semejanzas con ella, habiendo esto dado lugar

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

Marzo trae hojas y noviembre las despoja.
Hasta el día de Navidad no es invierno de verdad.
De San Martín en adelante, no hay diablo que aguante.
El sentimiento es una flor delicada, manosearla es marchitarla. Larra

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.