Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Carniceros. Tercer Suborden: Carnívoros. Familia Digitígrados. Tribu de Perros. Género Perro. 307


nido una educación enteramente doméstica, fueron siempre muy apacibles, cariñosas y familiares; siendo esta una nueva prueba de lo que dejamos dicho relativamente á estos animales, esto es, que el Perro uniéndose con la Loba parece haber dado á las hembras procedentes de esta unión su índole y hábitos, y que las hembras han trasmitido también estas mismas cualidades interiores á las otras hembras de que han sido madres; y que recíprocamente el Lobo aliándose con la Porra, habia dado á los machos procedentes de esta unión su índole y hábitos, y que sus machos han trasmitido también estas mismas cualidades interiores á los otros machos de que han sido padres.

«Vamos á dar la descripción de la hembra que nos quedó de la tercera generación: primero, espondremos lo que este animal tenia de común con el Lobo, y después las analogías que podía tener con el Perro; y por medio de esta comparación veremos que como todas las demás hembras de esta raza, se semejaba mucho mas al Lobo que al Perro. Es sensible no haber tenido también un macho del mismo parto, como le teníamos para describir las dos generaciones precedentes, pues hubiéramos visto sí este macho era como su abuelo y su padre mas parecido en la forma de la cabeza á la especie del Perro que á la del Lobo, y si sus hábitos tenían mas afinidad con los de este último animal: esto hubiera confirmado ó destruido lo qué hemos dicho de la influencia de los machos y de las hembras en la generación de estos animales.

«La hembra de la tercera generación, en su aire, en su marcha, en su modo de correr y en la facultad de ahullar, tenia mucha analogía con el Lobo: no se la oyó ladrar, y el tono y las inflexiones de su voz cuando ahullaba, eran exactamente los mismos que los del Lobo: tenia también como él el cuerpo muy grueso de abajo arriba hacia el vientre, y mas alto el cuarto delantero que el trasero, el cual iba bajando notablemente hasta el origen de la cola: se parecía también, al Lobo en la forma de la cabeza, cuyo hocico era abultado cérea de los ojos, y delgado en su extremidad, y también en las orejas, que eran cortas, rectas y terminadas en punía ven los dientes caninos, que proporcionalmente al tamaño del animal eran mayores y mas gruesos que los de los perros ordinarios. He aquí los principales caracteres que acercaban esta hembra á la especie del Lobo, y que parece haber sido trasmitidos á todas las hembras de la primera generación.

«Esta hembra se parecia á su padre, primeramente en el color pardo mezclado de gris del lomo, los costados y la garganta, y en el negruzco que tenia en lo alto de la cabeza y en la frente. También se parecia á su padre en el color gris mezclado de blanco sucio que tenia en la parle inferior del cuerpo, desde el pecho hasta cerca del vientre: en el rojizo que dominaba en el lado exterior de las piernas, á los lados de la nariz y en lo exterior de las orejas, donde estaba matizado de pardo: en el borde negro de las orejas, y en lo blanco que tenia de la cara interior de las mismas debajo de los carrillos, en la mandíbula inferior, en la parte interior de los muslos y de las piernas; en el empeine y en el contorno del ano.

«En fin, esta hembra se parecia á su padre en el color de todas las uñas y en la forma y situación de los ojos, cuyas órbitas estaban como en el Perro colocadas casi horizontalmente; pero tenia del padre y de la madre la cualidad del pelo, que no tenia vello en su raiz, y que sin ser tan áspero al tacto como el del Lobo, lo era no obstante mucho mas que el del Perro.

«Comparando esta descripción con las precedentes, severa que contribuye á confirmar la mayor parte de los raciocinios que hemos hecho con relación á estos animales Mestizos. Sin embargo, debemos confesar que parecia no haber influido aquí la madre en la forma de los ojos, que en todas las hembras se han visto siempre inclinados como los del Lobo, al paso que los de nuestra hembra de la tercera generación estaban colocados horizontalmente como los del padre, ó mas bien como los del Perro. Fuera de esto, en vez do tener la cola corta y roma como su abuela y su madre, la tenia al contrario muy larga y lacia, lo cual parece indicar que aquí el macho habia influido mas en estas diferentes partes que los otros machos en las generaciones precedentes. Finalmente todos estos hechos bien considerados, no destruyen lo que dejamos establecido, pues hemos creído siempre que los machos influyen mas que las hembras en la forma de las extremidades del cuerpo; pero á pesar de estas experiencias ya reiteradas, se deja conocer que casi no es posible establecer todavía nada de positivo sóbre la influencia recíproca de los machos y las hembras en la generación, y que no bastan para reconocer y penetrar el método ordinario de la naturaleza, pues son tantas las causas que pueden inducirá error en una materia tan delicada, que por sagaz que sea un observador naturalista, deberá siempre desconfiar de sus opiniones; si no tiene un cuerpo completo de pruebas en que apoyarlas. Por ejemplo, es bastante probable que si hay diferencia en el vigor y el temperamento de dos animales que se juntan, el producto de esta cópula tendrá las analogías con el que esté dotado de mas vigor, fuerza y temperamento; y que si el macho es superior en estas cualidades, los hijos tendrán mas del padre que de la madre.

DEL MACHO.—Cuarta generación.

«Habiendo entrado en calor la hembra de la tercera generación, fue cubierta por su padre, y parió en la primavera del año de 1781 cuatro hijos entre machos y hembras, de los cuales se comieron dos el padre y la madre, y quedaron otros dos, macho y hembra. Estos animales eran apacibles y cariñosos, pero algo voraces, y acometían á las aves que se les acercaban.

«El macho de esta cuarta generación conservaba siempre la fisonomia de Lobo; sus orejas eran añadidas y recias: su cuerpo se prolongaba al caminar, como el del Lobo: la cola era algo encorvada y pendiente entre las piernas; y además participaba del Lobo en el color del pelo sobre lo alto de la cabeza, y del cuerpo.

«A la edad de cerca de un año, su longitud, medida cu linea recta, era de tres pies y dos pulgadas, y siguiendo la curvatura del cuerpo, de tres pies y once pulgadas.

«Sus párpado serán negros, como también la nariz y sus ventanas: los carrillos blancos, igualmente que lo bajo de la mandíbula inferior, y este color dominaba también en el pecho, en la parte interior de las piernas, en los muslos y en el vientre, extendiéndose hasta el pecho , aunque este último blanco era sucio tirando á amarillento.

La cola tenia once pulgadas y una línea de largo: era gruesa, y estaba guarnecida de pelo espeso y bastante corto, negruzco en la parte superior, amarillento en la inferior, y negro en la extremidad.

DE LA HEMBRA.—Cuarta generación.

«Esta Loba-perra, nacida del mismo parto que el Lobo-perro precedente, se parecia á la Loba su bisabuela en la fisonomía, en el mirar, en lo grande de las orejas, y en la cola pendiente entre las piernas;

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

Abril que truena, anuncia cosecha buena.
Ni te fíes de hombre chico, ni te subas en borrico.
En abril, aguas mil.
En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle. Mahatma Gandhi

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.