Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Carniceros. Tercer Suborden: Carnívoros. Familia Digitígrados. Tribu de Perros. Género Perro. 306


mas esenciales, cuales el de la fecundidad: segundo, por un Lobo que se mata hay quizá cien Perros á quienes toca la misma suerte, y con todo esta última especie es todavía infinitamente mas numerosa que la del Lobo, aunque, según todas las apariencias, solo es cuatro veces mas fecunda: tercero, también es de notar que, cuando en un bosque se ha encontrado una carnada de lobeznos con su madre, no es ordinario hallar allí otra carnada en el año siguiente, aunque la madre no haya mudado de domicilio, á. menos de estar acompañada de otras Lobas; y por el contrario, si la Loba pariese todos los años, en cada uno se verían los hijos conducidos por la madre, esparcidos por los campos al tiempo de la primavera, buscando su alimento ó su presa; pero como no tenemos ejemplares de este hecho, y por otra parte las razones que hemos expuesto nos parecen fundadas, insistimos en creer que la Loba no pare sino una vez cada dos años cuando mas, como las hembras de nuestros perros Mestizos.

«La hembra mestiza de la segunda generación parió a 4 de marzo de 1779 siete hijos,.quo parecían de color oscuro ó negruzco como el padre, ó como de lobeznos recién nacidos; y habiendo sido cubierta esta hembra el 30 ó 31 de diciembre precedente, se evidencia que el tiempo del preñado ha sido de sesenta y tres, dias como en la especie del Perro, y no de tres meses y medio como aseguran (que sucede en la especie del Lobo, aunque tal vez sin fundamento, porque guiándolos también en esto por la analogía, casi no es posible dejar de creer que la duración del preñado no sea la misma que en la especie del Perro y en la del Lobo, puesto que estos animales se semejan en tantas cosas, y tienen tanta afinidad entro sí, que no puede dudarse que sean del mismo género y de especies mucho mas cercanas que la del Asno y el Caballo, pues estos últimos animales no producen de su unión sino seres ó animales que no pueden perpetuarse por la generación, esto es, seres imperfectos á quienes la naturaleza ha negado el mas precioso do sus dones, cual es el de vivir en su posteridad basta mas allá del término de su vida, al paso que el Lobo y el PERRO producen por su unión individuos que pueden dar la existencia á otros individuos, por estar dotados de todas las facultades necesarias para la reproducción.

«Esta hembra, algunas horas antes de parir, dispuso en un rincón y con mucho cuidado, una cama de paja para depositar en ella su familia; y esta cama formaba una concavidad de la figura de un gran nido, defendido por un borde elevado que seguia por toda la circunferencia. Luego que los hijos nacieron, se apresuró á desempeñar para con ellos sus primeras obligaciones de madre: casi no cesó de lamerlos, de acariciarlos y de procurar que estuviesen con comodidad: no permitía que su macho se acercase á ellos, y daba indicios de recelar que les hiciese algún daño; pero esta solicitud y estas señales de ternura y de afecto materno duraron poco, y fueron seguidos de un furor bárbaro. Dos ó tres horas después de nacidos los hijos, el sugeto que debía cuidar estos animales jóvenes, tuvo la curiosidad de irá visitarlos, y quiso tocarlos ó manejarlos para examinarlos bien, y esto bastó para que la madre se irritase, se arrojase inmedíatamente á les hijos recién nacidos, ó los arrancase de las manos con furia para devorarlos y hacer de elfos su presa, pues los comia como si fuesen su alimento ordinario. Seis de estos animales que fueron tocados ó manoseados, como queda dicho, tuvieron la misma suerte, y de este primer parto solo quedó una hembra, cuya descripción damos.

«A este propósito observaremos que hay muchas hembras que devoran los hijos de su primer parto cuando alguno los manosea recién nacidos: de este número son principalmente las Puercas, las cuales tienen mas propensión á esto que ninguna otra hembra; pero por estraños que parezcan estos actos de crueldad atroz, no deben mirarse sino como resultados de una excesiva afición, de un amor demasiadamente extremado, o mas bien de una ternura física que se acerca á delirio, pues la naturaleza, dejando á, cargo de las madres el cuidado de criar su familia y alimentarla con su leche, las ha dotado al mismo tiempo de amor y de ternura; sin esto hubiera quedado ilusorio su verdadero objeto, que es la conservación y propagación de los seres, pues suponiendo á las madres absolutamente privadas de amor á sus hijos, estos, faltos de quien los cuidase, perecerían casi al tiempo de nacer. Por consiguiente, puede creerse con algún fundamento que estas madres jóvenes no hacen perecer su familia recien nacida sino por temor de que se la roben, ó de otro modo, que quieren que este depósito precioso que la naturaleza las ha confiado, no deba su bienestar sino al cuidado y vigilancia de su madre.

«Por lo demás, la hembra mestiza de la segunda generación, de que hablamos aquí, ha manifestado siempre mucho amor á su hija: no permitía, como ya hemos dicho que su macho se acercase á ella; solo al cabo de muchas semanas le permitió que cooperase á la educación de su pequeña compañera; pero desde entonces no cesaron ambos de cuidarla, no dejándola casi nunca separarse de ellos, acompañándola siempre que se separaba, y aun obligándola á veces á ir en medio de sus padres, y rara vez tocaban el alimento antes que ella hubiese comido. A veces se les daban carneros enteros para su subsistencia; y entonces el padre y la madre parecía que la escitaban á que comiese antes que ellos; y cuando la hija no podía encentar esta presa, sus padres se lo facilitaban principiando ellos á comer.

«La educación que se dio á esta hembra de la tercera generación, nacida el 4 de marzo de 1779, fue medio domestica: desde su nacimiento estuvo casi siempre encerrada con sus padres en un sótano espacioso, de donde pocas veces se la sacaba á un patio para respirar el aire libre: se les daba de comer á ciertas horas, y se miraba como útil acostumbrar á esta hembra á hacerse sociable, porque mi designio, conservando estos animales, no era otro que observar el producto de su generación. Así esta hembra era muy tímida y arisca, sin ser por esto feroz ni maligna, sino al contrario de índole enteramente mansa y pacífica, de suerte que gustaba de jugar con los Perros ordinarios, sin procurar hacerles daño, no obstante ser ya de edad de veinte y un mes, y tener por consiguiente bastante fuerza para acometer ó defenderse; pero debo notar que los Perros se le acercaban con repugnancia, y como si percibiesen aun en ella el olor de su enemigo. Si se entraba en el paraje en que estaba encerrada, se contentaba con agacharse contra la tierra, como si de este modo se creyese bien oculta, y con seguir con ojos inquietos todos los movimientos que se hacían, y no tocar á su alimento mientras la miraban. Si cuando se estaba cerca de ella la volvían la espalda y dejaban pendientes las manos, se acercaba suavemente y las lamia; pero luego que se volvían hacia ella se retiraba y se agazapaba nuevamente, en cuya situación se la podía tocar, cogerla las orejas y manos, y aun abrirla la boca sin que manifestase deseo de morder. Si la daban libertad en un jardin no era muy fácil á la verdad recobrarla, porque huia cuando se la acercaban; pero una vez cogida, se dejaba conducir y aun llevar en brazos si se quería, sin hacer mas resistencia ni mostrar enojo; por todo lo cual se puede decir que ésta hembra, aunque tímida y arisca, participaba sin embargo, en cuanto á su índole y á la apacibilidad de sus hábitos, á su abuela y á su madre, las cuales, habiendo te-

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

Cuando el sol mucho calienta, barrunta tormenta.
El buen vino no merece probarlo quien no sabe paladearlo.
Hasta el mosquito tiene su corazoncito.
No aprendemos gracias a la escuela, sino gracias a la vida. Séneca

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.