Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Carniceros. Tercer Suborden: Carnívoros. Familia Digitígrados. Tribu Martas. Género Veso. 284


manida de dos ó tres dias: pasan de las veinte y cuatro horas del dia diez y ocho durmiendo, y las Comadrejas que están en libertad, esperan también la noche para buscar su presa. Cuando una Comadreja puede entrar en un gallinero, no acomete á los Gallos, ni alas Gallinas viejas, sino que escoge los Pollos, los mata con una sola herida en la cabeza, y después se los lleva uno á uno: igualmente rompe los huevos y los chupa con increíble ansia. En invierno habita ordinariamente en los desvanes ó en los graneros: muchas veces permanece en ellos durante la primavera, para parir sus hijuelos en el heno ó la paja, y todo este tiempo hace la guerra con mejor éxito que el Gato á las Ratas y Ratones, porque no se le pueden escapar á causa de que se introduce tras ellos en sus agujeros: sube á los palomares, y mata los Pichones, los Gorriones, etc. En verano se aparta á alguna distancia de las casas, mayormente á parages bajos, alrededor de los molinos, por las riberas de los arroyos y rios, se oculta en los matorrales para coger los Pájaros, y á veces se establece en el hueco de algún sauce viejo para parir: prepara á sus hijos una cama formada de yerba, de paja, de hojas ó de estopa: pare por la primavera, y cada parto es regularmente de cuatro ó cinco, y á veces de tres. Los hijos nacen con los ojos cerrados, como los del Veso, de la Marta, de la Fuina, etc. pero en poco tiempo crecen mucho, y adquieren bastante fuerza para seguir á su madre á caza. Acomete á las Culebras, á las Ratas acuáticas, á los Topos y á los Turones, etc. recorre los prados y devora las Codornices y sus huevos. Nunca camina con paso igual, sino dando saltitos desiguales y precipitados; y cuando quiere subir á un árbol da un brinco, con el que se levanta de un golpe á muchos pies de altura, y lo mismo ejecuta cuando intenta coger un pájaro. No se puede tener á estos animales en pieza habitada, por el mal olor que, como, el Hurón y el Veso exhalan, el cual es mas intolerable en verano que en invierno, y se extiende á largo trecho cuando los persiguen ó irritan. Caminan siempre en silencio: nunca chillan sino cuando los hieren, y tienen un grito agudo y ronco, que espresa bien el tono de la cólera. Como la Comadreja despide muy mal olor, no tiene ningun témor á la infección, un aldeano de mi hacienda, dice Mr. Buffon, cogió un dia tres Comadrejas recien nacidas, en el cadáver de un Lobo, al cual habían colgado de los pies posteriores á un árbol: el Lobo estaba enteramente, podrido, y la Comadreja madre había introducido en él yerbas, pajas y hojas para hacer una cama á sus hijuelos en la cavidad del pecho.

Mr. Giely de Momas se espresa en los términos siguientes:
«Habiendo encontrado un hombre una carnada de Comadrejas recien nacidas, determinó criar una de ellas, y el éxito correspondió prontamente á su cuidado. El animalito le cobró cariño, y su dueño sé divirtió un día de fiesta en ejercitarle en un paseo público, en el cual la Comadreja le siguió constantemente, y sin perderle nunca en mas de 600 pasos, y en todas las vueltas y revueltas que dio su amo por entre los circunstantes. Este hombre regaló después esta Comadreja á mi esposa. El modo de domesticarlas es manejarlas con frecuencia, pasándolas suavemente la mano por el lomo, y también riñéndolas y aun castigándolas cuando muerden. Esta Comadreja es como las ordinarias, roja por la parte superior y blanca por la inferior. El hopo de la cola de este animal es de pelo pardo que tira á negro; pero como no tiene mas de cinco semanas, ignoro sí con la edad dicho pelo se volverá enteramente negro. El contorno de las orejas no es blanco como en el Armiño, pero, como él, tiene las extremidades de los pies anteriores blancas, siendo los posteriores rojos hasta por la parte inferior. Hay sobre su nariz una mancha blanca pequeña y dos hojas oblongas también pequeñas y aisladas, dentro del blanco que tiene por debajo de los ojos, siguiendo la longitud del hocico. No exhala ningún mal olor, y mi mujer que ha criado muchos de estos animales, asegura que nunca la ha incomodado su olor, á escepcion de las ocasiones en que alguno los irritaba. A esta Comadreja se la mantiene con leche, carne cocida y agua: come poco; su comida cuando mas, dura quince segundos; y á menos de estar hambrienta, no toca á la miel que se la da. Este animal es limpio, y si duerme sobre la cama y alguna urgencia le despierta, araña ó escarba para que le pongan en tierra.

«Además de lo dicho, esta Comadreja es muy familiar y alegre, sin que en ello intervenga violencia sino únicamente por gusto, placer y afecto. Sus gracias son solicitar las caricias, provocar á juego, echarse de espaldas, y corresponder á la mano que la halaga con mil golpecillos de sus patas y de sus dientes agudísimos, cuya impresión sabe moderar reduciéndola á un simple contacto, sin olvidar esto nunca: seguirme á todas partes: trepar por todo mi cuerpo: entrarse en mis faltriqueras, y en mi seno, y desde allí provocarme á jugar: dormir sobre mí: comer en mi plato: beber en mi vaso, besarme la boca y chupar mi saliva, que parece la gusta mucho (su lengua es áspera como la del Gato): juguetear incesantemente sobre mi bufete mientras escribo, y divertirse con mis manos y mi pluma, sin que yo la corresponda. Si juego con ella, lo continuará dos horas consecutivas hasta impedírselo el cansancio. «La Comadreja, llamada Mustelle en el Vivares, es naturalmente montaraz y carnicera; prefiere para alimentarse la carne cruda, y exhala un olor fuerte, sobre todo cuando está irritada.

«Cuando las Comadrejas que se cogen son muy jóvenes , pierden su carácter montaraz é intratable, el cual llega á mudarse en sumiso y fiel para con el sugeto que las da de comer.

«Una Comadreja que conservé diez meses, y que había sido cogida muy joven, reducida á cautiverio y encadenada, perdió parte de su agilidad natural: mordia furiosamente cuando estaba hambrienta, y fue preciso limarla los cuatro colmillos, que eran muy agudos y despedazaba con ellos las manos hasta descubrir los huesos. Privada de sus armas naturales, y no quedándola mas que las muelas y los dientes incisivos, poco á propósito para despedazarle hizo menos feroz, y como me necesitaba continuamente para comer y para dormir, empezó á tomarme cariño, pues el comer y el dormir son las frecuentes necesidades de este animal.

«La Comadreja es muy voraz, y come carne hasta quedar repleta. Escrementa poco y pierde casi todo por la traspiración y por la orina que es espesa y hedionda. Su olfato es tan esquisito que, á distancia de doce pasos, huele un pedacillo de carne del tamaño de un hueso de cereza, envuelto en un papel; y así me sorprendió un dia ver mi Comadreja, que estaba hambrienta, romper su cadena de hilo de alambre, saltar sobre mí, entrar en mi faltriquera, romper un papel, y devorar en un instante la carne que estaba envuelta en él.

«Este animalillo que me estaba tan sumiso, había no obstante conservado su carácter insolente, cruel y colérico con cualquiera otra persona, y mordia osadamente á todos los que jugaban con él: los Gatos enemigos de su raza, fueron siempre el objeto de su odio, y cuando yo le tenia en la mano, mordia en el hocico á los Mastines que llegaban á olerle, dando entonces un grito de cólera, y despidiendo un olor fétido que hacia huir á todos los animales. Yo he visto á las Ovejas, las Cabras y los Caballos retroce-

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

Mayo mojado, del barbecho hace prado.
Busca el medio de todo, y tendras buen acomodo.
La bellota que no se ve en mayo, no se ve en todo el año.
Los desafíos son los que hacen la vida interesante; superarlos es lo que hace la vida significativa.
Mark Twain

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.