Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Carniceros. Consideraciones Generales. 224


pura naturaleza, esto es, éste salvaje en familia. Por poco que ésta prospere, él será en breve cabeza de una sociedad mas numerosa, cuyos miembros tendrán unos mismos modales, seguirán unos mismos usos, y hablarán un mismo idioma: á la tercera ó mas á la cuarta generación, habrá nuevas familias que podrán vivir separadas, pero que siempre reunidas por los vínculos comunes de los usos y del idioma, formarán una pequeña nación, la cual, aumentándose con el tiempo, podrá, según las circunstancias, llegar á ser un pueblo numeroso, ó permanecer en un estado semejante al da las naciones salvajes que conocemos. Esto dependerá principalmente de la inmediación ó distancia en que estos nuevos hombres se hallaren de los hombres civilizados. Si pueden, bajo un clima benigno, y en terreno abundante, ocupar en libertad un espacio considerable, fuera del cual no encuentran mas que soledades, ó hombres tan nuevos como ellos, permanecerán salvajes, y se harán, según las circunstancias, amigos ó enemigos de sus vecinos; pero si bajo un cielo áspero y en terreno ingrato se hallan oprimidos entre sí por el número,y estrechos por el corto espacio, enviarán colonias ó harán irrupciones, se esparcirán y se confundirán con los otros pueblos, de quienes se habrán hecho conquistadores ó esclavos. Así el Hombre, en todos los estados, en todas las situaciones y en todos los climas, aspira igualmente á la sociedad, siendo esto efecto constante de una causa necesaria, pues depende de la esencia misma de la especie, esto es, de su propagación.

»He aquí, por lo tocante á la sociedad, la cual, como se vé, está fundada en la naturaleza. Examinando del mismo modo cuales son los apetitos, cual el gusto de nuestros salvajes, hallaremos que ninguno de ellos se alimenta únicamente de frutas, yerbas ó granos: que todos prefieren la carne y el pescado á los demás alimentos; que el agua pura les desagrada; y que buscan los medios de hacer por sí mismos, y de procurarse de otras partes una bebida menos insípida. Los salvajes del Mediodía beben el zumo de las palmas: las del Norte apenas se sacian del aceite fastidioso de ballena: otros hacen bebidas fermentadas, y todos generalmente tienen escesiva aficiona los licores fuertes. Su industria, dictada por sus urgencias de primera necesidad, y escitada por sus apetitos naturales, se reduce á hacer instrumentos para la caza y la pesca. Un arco y Hachas, una maza ó clava, varias redes y una canoa, componen lo mas sublime de sus artes, las cuales no tienen mas objeto que los medios de procurarse una subsistencia conveniente á su gusto: debiendo tenerse presente, que lo que conviene á su gusto conviene á la naturaleza; porque, como ya hemos dicho, el Hombre no podría nutrirse con sola yerba, y perecería de necesidad sino tomase alimentos de mas substancia, pues no teniendo mas que un estómago y cortos intestinos, no puede, como el Buey que tiene cuatro estómagos é intestinos muy largos, tomar de una vez un gran volumen de este alimento de poca substancia, como absolutamente seria necesario, para compensar la calidad con la cantidad.

»Lo mismo con corta diferencia se verifica en las frutas y en los granos, los cuales no bastarían para su nutrimento, porque era también preciso un gran volumen para que produjesen la cantidad de moléculas orgánicas necesarias para la nutrición; y aunque el pan, que se compone de lo mas puro del trigo, y el trigo mismo, como todas nuestras legumbres y granos perfeccionados por el arte, sean mas sustanciosos y nutritivos que los granos, que solo tienen sus cualidades naturales; con todo, el hombre reducido á no alimentarse mas que de pan y legumbres, apenas podría pasar, sino con mucha debilidad y desfallecimiento una vida fingida y miserable.

«Consideremos aquellos devotos solitarios que se abstienen de todo lo que ha tenido vida; que por motivos santos renuncian los dones terrenos del Criador, se privan de hablar, huyen de la sociedad, se encierran dentro de unos muros sagrados, contra los cuales se quebrantan los ímpetus de la naturaleza. Reducidos á estos asilos, ó por mejor decir, sepulcros de vivos donde no se respira sino la muerte, el rostro macerado, amortiguados los ojos y desmayadas sus miradas, su vida parece no se sostiene sino á costa de esfuerzos; toman alimento sin que cese la necesidad, y aunque su fervor los sostiene (porque la disposición de la cabeza trasciende á todo el cuerpo, aun sin recurrir á causa superior); no suelen resistir á esta abstinencia mas que por pocos años: pudiendo decirse de ellos, no que viven, sino que mueren cada dia con muerte anticipada, y que no fallecen cesando de vivir, sino acabando de morir.

«Así, pues, la abstinencia de toda carne, lejos de ser conveniente á la naturaleza, no puede menos destruirla. Si el Hombre se viese reducido á ella, no podría subsistir ni multiplicarse, á lo menos en estos climas. Tal vez esta dieta seria posible en los países meridionales, donde las frutas son mas sazonadas, las plantas mas substanciosas, mas jugosas las raíces y los granos mas nutridos. Sin embargo, los brachmanes son mas bien una secta que un pueblo, y su religión, aunque muy antigua, casi no se ha extendido fuera de sus escuelas, y nunca fuera de su país.

«Esta secta fundada en la metafísica, es un ejemplo admirable de la suerte de las opiniones humanas. Si examinamos las reliquias que nos han quedado no se puede dudar que las ciencias fueron cultivadas en los tiempos mas remotos, y perfeccionadas quizá mas de lo que están al presenté. Antes de nuestros tiempos se supo que lodos los seres animados contenian moléculas indestructibles siempre vivientes, y que pasaban do unos cuerpos á otros. Esta verdad, adoptada por los filósofos, y después por gran número de hombres, solo conservó su pureza durante el tiempo de las luces, pues habiendo sucedido una revolución de tinieblas, no se hizo caso de las moléculas orgánicas vivientes, sino para imaginar que lo que habia de viviente en el animal, era probablemente un todo indestructible, que se separaba del cuerpo después de la muerte. A este todo ideal se dio el nombre de alma, la cual en breve fue considerada como un ser que realmente existia en todos los animales; y juntando á este ser fantástico la idea real, pero desfigurada, de la transmigración de las moléculas vivientes, se afirmó que después de la muerte, esta alma pasaba sucesiva y perpetuamente de cuerpo en cuerpo. No fue esceptuado el Hombre: juntóse bien pronto la moral con la metafísica, y no se dudó que este ser sobreviviente conservaba en su transmigración sus sentimientos, sus afectos y deseos. Estremeciéronse de esto los ánimos débiles, y en efecto, ¡qué horror no debia esperimenlar esta alma cuando al salir de un domicilio agradable, se viese precisada á habitar el cuerpo infecto de un animal inmundo! Concibiéronse otros terrores, y cada terror produjo su superstición; temióse que matando un animal, podría tal vez alguno degollar á su padre ó á su amada; todas las bestias fueron respetadas mirándolas como prójimos; en fin se estableció que, por caridad y por obligación, convenia abstenerse de todo lo que hubiese tenido vida. He aquí el origen y progresos de esta secta, la mas antigua del continente de las Indias: origen qne manifiesta suficientemente que la verdad en manos de la multitud, en breve es desfigurada. Una opinión filosófica no se hace popular, sino después de haber cambiado de forma; pero en virtud de esta preparación, puede convertirse en una secta, tanto mas fundada cuanto mas general

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

Marzo varía siete veces en el día.
Tiempo presente, al mentarlo ya es ausente.
No fuera malo dar un beso, si quedara en eso.
El banquero es un señor que nos presta el paraguas cuando hace sol y nos lo exige cuando empieza a llover. Mark Twain

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.