Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1

Buffon: Mamiferos. Cuadrumanos. Genero Orang o Satiro. 160

sentidos á los lados como si fuera una cabellera mal peinada. El vello de los brazos, del misino modo que en los hombres, se dirige de arriba abajo desde el hombro al codo, y en un sentido inverso en el antebrazo desde mas arriba de la muñeca basta el codo.

Estos pelos, largos y suaves, rara vez crespos, son en la juventud de un color rubio ceniciento, y á medida que el individuo va entrando en años, se vuelven ásperos, tiesos y de color rojo subido. El de la piel es una mezcla de azul-pizarra, y toda su superficie está cubierta de finísimas arrugas, como ataludada, lo cual indica una falla de adherencia dé la epidermis con el tejido celular, particularidad anatómica aun mas notable en el pecho, donde la piel, por la laxitud de su tejido, forma frecuentemente como unas mamilas que cuelgan. En la parle desnuda del vientre, de las ingles y de los sobacos es mas subido este color azulado, y aun toma un aspecto negro bastante intenso, donde el color de la carne marca apenas el contorno de los ojos y la mucosa de los labios.

Las uñas de manos y pies son negras. Camper habia creido que uno de los caracteres del Orangután era el carecer de uña en el pulgar del pié; pero no se debe atribuir esta falta en el individuo que Camper tuvo á la vista, mas que á una circunstancia puramente individual. Sin embargo, parece que esta uña no se desarrolla jamás completamente, ó que se cae muy pronto.

El Orangután se hace por lo tanto notar por su cara negra y el hocico un poco saliente. Su nariz, rompidamente aplastada en su base, resalta hacia las ventanillas. Sus ojos, de un iris pardo, brillan en el fondo de la órbita que los protege; su forma es oval; y su mayor diámetro colocado en el sentido vertical. La barba y las patillas cubren su mandíbula inferior y las mejillas. El pecho es ancho y arqueado: los brazos, como ya liemos dicho, son largos; los muslos y las piernas proporcionalmente mas cortos. El vientre, en cuantos individuos sé ha observado en los primeros años de su vida, era á la verdad desmesuradamente grueso. Camper descubrió dos sacos membranosos que ocupan los lados dé la laringe; y parece que su objeto es modificar el metal de la voz. En fin, los músculos de las nalgas tienen mucho menos desarrollo que los del Kimpezei, y las pantorrillas son también mucho menos salientes y bien conformadas.

Los Orangos muy jóvenes están caracterizados por el poco pelo que los cubre, por la suavidad de su piel igualmente lisa por todas partes. Sus ojos muy chicos, su nariz chata y lo grande del labio superior dan á su fisonomía animada un aspecto, raro sin duda pero en la que se pintan sin embargo la dulzura de la infancia y la inocencia de los primeros años.

No se conoce con exactitud el tamaño á que llega el Orangután. Los que se han visto vivos en Europa no habían pasado aun de tres años, y no tenian mas que de dos pies y seis pulgadas á tres pies. La talla mas común de los individuos adultos de que hablan los viajeros es de unos cuatro pies y algunas pulgadas; pero un orang que cruelmente mataron en la isla de Sumatra tenia siete pies y seis pulgadas y media de alto, medida inglesa, que corresponde próximamente á seis y medió de nuestra medida.

La vida de estos animales nos es poco conocida á causa dé las modificaciones que esperimentan con los años. Todos los individuos jóvenes que se han estudiado en Europa eran notables por su sagacidad é inteligencia, costumbres morigeradas, aire tranquilo y reflexivo, y disposiciones amistosas y benévolas. Los de edad mas adelantada que han sido perseguidos en los bosques, como si conociesen su apod?, no han temido medirse con sus agresores, rechazando la fuerza con la fuerza; y por estas simples acciones del derecho natural y primitivo gozan fama de ferocidad. La edad, gastando la energía de sus órganos y de los sentidos, y degradando las piezas huesosas que los protejen, parece que los aproxima mas á la condición de los brutos.

La especie que estamos describiendo habita ésclusivamente en las grandes islas situadas bajo el Ecuador, en el archipiélago de la Sonda, y no parece que se haya encontrado jamás sino en Borneo y en Sumatra.

Los Orangutanes no viven mas que de frutas y raices en sus grandes bosques, donde jamas sentó el Hombre su planta. Recorren la soledades por medio de ramas, porque la organización de sus miembros está dispuesta de manera que ofrece las condiciones mas ventajosas para trepar sin esfuerzo por los troncos de los árboles mas altos. Su marcha en tierra parece que debe serles molesta por las articulaciones de los miembros y la posición en dos pies, entre otras, no seria posible mas que por algunos momentos, por el esceso de peso de las partes anteriores, que no podrian mantener en equilibro por la falta de fuerza de los músculos de la parle trasera. Aun la marcha á cuatro pies debe serles molesta por la grande prolongación de los brazos, disposición que hace que los Orangs, cuyo cuerpo está casi siempre descansando sobre los miembros inferiores, se ven obligados, cuando quieren mudar de lugar, á apoyarse sobre los dedos de las manos y de los pies, replegados de manera que sus largos brazos hacen el oficio de unas muletas que soportan el peso del cuerpo, ni mas ni menos que los baldados que piden limosna por las calles, como se observa en la figura de la lámina 1

Cuando se cogen en la juventud, se habitúan los Orangs á la esclavitud. Aprenden fácilmente á ejecutar una multitud de cosas que ven hacer con frecuencia; y se dice que muchos han sabido desempeñar las obligaciones de un criado instruido. Pero en general estos animales, conducidos lejos de su clima nativo, tristes y abatidos, acaban su vida á consecuencia de unas costumbres diámetralmente opuestas á su organización.

Por los detalles que se acaban de leer, se debe tener una idea general del Orangután; pero nuestra descripción seria demasiado incompleta si no añadiésemos como complemento algunos estrados de los trabajos especiales que le son concernientes, dados á luz en éstos últimos años. Entre estos trabajos daremos la preferencia al mas antiguo y bien hecho de Mr. F. Cuvier, sobre una hembra joven que vivía en el palacio de Malmaison en Francia.

No se descubría el menor vestigio de cola, y las nalgas sin la menor callosidad, así como las pantorrillas, que eran nulas.
La cabeza se parecía mucho mas que la de ningún otro animal á la del Hombre; la frente era elevada y saliente, y muy grande la capacidad del cráneo; pero descansaba en un cuello muy corto. La lengua, como la de los demás Monos, era muy suave en su superficie; y aunque los labios eran en extremo delgados y poco aparentes, tenían la facultad de extenderse considerablemente: en la boca no se descubría vestigio alguno de buche.

La vulva, que era muy pequeña, tenia sus labios apenas sensibles, y su clítoris estaba perfectamente oculto; pero á cada lado de este órgano se veia una mancha de color de carne, y la piel era de una naturaleza mas suave y fina que la de las demás parles, lo que parece ser una indicación de los labios.

Tenia dos mamilas en el pecho colocadas como las de la mujer. El vientre era naturalmente muy abultado. Un pelo rojo mas o menos subido, mas ó menos espeso, cubría casi enteramente las diferentes partes

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamíferos.

 

Marzo varía siete veces en el día.
Tiempo presente, al mentarlo ya es ausente.
No fuera malo dar un beso, si quedara en eso.
El Gran Arquitecto del Universo hizo al hombre con dos orejas y una boca; para que escuche el doble de lo que habla.

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.