Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1

Buffon: Mamiferos Generalidades. Ojeada general sobre los mamiferos. Clasificación Adoptada. Genero, especie, variedad. 144

do sus membranosas alas, persiguen á las Falenas ó Mariposas nocturnas, y en las tardes del verano á los mosquitos zumbadores; llevando bajo las alas agarrados sus hijuelos á las tetas. Bajo la zona tórrida se ve á los Galeopítecos, provistos de anchas membranas á los costados, arrojarse á grandes saltos parabólicos de un árbol á otro; valiéndose de aquella especie de paracaidas para coger los frutos ó los pajarillos dormidos.

Los Ais ó Perezosos trepan con suma lentitud á los árboles, exhalando de cuando en cuando ayes lastimeros semejantes á los de un niño que se viese abandonado en los desiertos de la América. Estas desgraciadas especies, abandonadas sin defensa alguna á todas las injurias de sus enemigos, á todo el rigor, de las estaciones, soportan con resignación las lluvias, el hambre, la sed, las caídas y heridas: su vida es una agonía prolongada; de modo que la especie se va disminuyendo y se estinguirá con el tiempo probablemente.

Entre los carnívoros existen algunos, como los Erizos, los Tejones, Topos y Musarañas ó Musgaños, que escavan madrigueras y pasan en ellas aletargados el invierno: amigos del retiro y la soledad, menos audaces que tardos para irritarse, la cólera de las especies grandes de Osos, Tejones, Ratones y Coactis es, sin embargo, atroz , rencorosa y tenaz: se dejan despedazar antes que soltar la presa. La cueva del Erizo tiene habitaciones y diversas salidas: todos los días examina el viento refriante, y se retira á la vivienda menos espuesta á él. Los Gatos de Algalia, Desmanes y Ginetas despiden un fuerte olor á almizcle, y las Chinches exhalan un hedor insoportable, especialmente cuando las persiguen. El género de los Leones, Tigres y Gatos no sigue á su presa por el rastro ni á la carrera, porque no tiene muy delicado olfato: agazapados detrás de, un espeso matorral cercado los aguaderos, el animal, veloz como el rayo, de un solo salto cae sobre su víctima; en vano la Cierva lucha contra su destino ó implora auxilio: el monstruo destrozándole los hijares, saborea con placer la espumosa sangre y sus carnes palpitantes. En la India se sirven del Caracal, del Lobo-tigre y Gato montes para cazar: en tres saltos se apoderan de su presa; pero, si yerran el golpe, se retiran confusos, ó huyen á los desiertos.

Por el contrario, se nota que en el género de los Perros, á que pertenece el Chacamel Caracal; la Hiena y otros que son muy ardorosos en la persecución de una presa, como los Lobos, tan perspicaces para ventear el olor de los animales monteses, se conciertan entre sí para sorprender la caza; no desaprovechando ni los cuerpos corrompidos de las bestias, ni aun los cadáveres humanos, que desentierran en los arenales del África y en los cementerios de Oriente. Los Adivas se juntan en cuadrillas por la noche como una banda de ladrones, llenando de terror al beduino ó al moro, que; encerrados en su tienda, temen á cada instante verse atacados por estos audaces salteadores. Su terrible voz que resuena en prolongados ahullidos por los desiertos, su voracidad, sus rapiñas y el escesivo número en que se juntan los hacen temibles: cuando han llegado á acostumbrarse á la carne humana, ya no quieren comer otra, y se, reúnen hasta doscientos ó trescientos para asaltar de noche las caravanas: á sus espantosos gritos huyen los demás cuadrúpedos; pero suelen ir á caer en la emboscada de algún Leopardo que los devora, á despecho del tropel de Adivas que se queda mirando su presa en los dientes de este otro bandido, contentándose con disputar los restos entre sí.

Otra familia muy notable por sus hábitos es la dé los cuadrúpedos; roedores: estas especies que se distinguen fácilmente por sus dientes cortantes, por su marcha saltadora y cuerpo robusto, apetecen las moradas subterráneas, que el mayor número de ellos se escavan por sí mismos, como los Conejos, Ratas y Marmotas. Como se sirven muy bien de sus patas delanteras para coger los alimentos y peinar sus pequeños bigotes, están siempre muy aseados: son muy vivos e inquietos; beben muy rara vez, aunque orinan mucho; sú voz es un gruñido como de impaciencia ó deseo; son muy fecundos y propensos al amor. Varias especies duermen mucho, y algunas se aletargan también durante el invierno: estas tienen buen cuidado de encerrarse en habitaciones subterráneas, bien tapizadas con musgo, y dormitan hasta la primavera: si despiertan alguna vez, apelan á las provisiones que tuvieron la precaución de acopiar. La Ardilla recoge avellanas, nueces, hayucos y pinochos; el Lirón, bellotas y pepitas; la Marmota, varias raices; y muchas especies de ratas almacenan cebolletas de plantas. Todos son mas diestros que los demás animales para escavarse madrigueras: unos apuntalan un terreno que amenaza hundirse; otros dividen una vasta cueva en proporcionados aposentos; este forma el techo de su habitación con arcilla petrificada para preservarla de las lluvias; aquel deseca en los últimos soles del otoño sus frutos, conservándolos así mejor para el invierno. Cada uno trabaja según su industria ó sus fuerzas: aquí se encuentra un aposento caliente y abrigado, para que la madre habite con los hijuelos; allí otro destinado para granero, este para dormitorio, aquel como especie de vestíbulo. El Hámster forma dos galerías, una á manera de rampa, que sirve para echar fuera las inmundicias; la otra como escalera perpendicular que facilita la salida. En las orillas de los rios de América, la Rata moscada construye su cabaña de juncos, especie de casita de varios pisos, que va ocupando sucesivamente, según crecen las aguas: cualquiera diría que estos pequeños arquitectos han aprendido de, algún campestre Vitrubio. Otras especies se acuadrillan por el otoño en inmensa muchedumbre, como los Murciélagos volantes del Senegal y los Leminges; emprenden su marcha de noche, y marchan casi siempre en línea recta atravesando así los bosques,las montañas y aun los rios á nado; y van á fundar nuevas colonias en otras comarcas, ó á recoger los frutos de diferentes climas. Otros finalmente, rateros de nuestros huertos, á manera de golosos estudiantinos, trepan con mucha destreza a los mas altos árboles, ó se introducen silenciosamente en los invernáculos y fruteros, para robar víveres con que proveerá sus alegres festines á espensas nuestras.

Ninguna familia de cuadrúpedos es mas útil al Hombre que la de los rumiantes. Los Camellos, especie sobria, nerviosa y sin cuernas, andan como derrengados y demuestran estupidez en sus miradas; pero, sobre su espalda, provista de almohadas naturales ó grasientas jorobas, transportan por las mas áridas soledades al árabe ó al moro con su equipaje. A la menor señal de su dueño, el Dromedario se agacha y se levanta sin repugnancia, dirigiendo sus pasos por los inmensos desiertos: sus callosos pies son á propósito para el arenoso suelo de la Arabia; sus encías y lengua, casi cartilaginosas, son á propósito para pacer yerbas secas y espinosas. El Reno doméstico suministra á los lapones, jaladas y samoyedos su leche, piel y carne, sin las cuales no podrían subsistir estos pueblos; arrastra sus trineos con suma, rapidez sobre los hielos, y conduce á los habitantes en sus viajes, sin alimentarse mas que de liqúenes y musgos, que buscan escarvando la nieve. En la abrasada Etiopía, la colosal Gírafa pace el follaje de los árboles mas elevados, y reunida en rebaños, retoza en sus extensas campiñas. No es difícil encontrar en las silvestres malezas del África al Búfalo salvaje: si el viajero se le presenta de repente, se le verá levantar su erizada frente, inflarse sus narices

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamíferos.

 

Mayo mojado, del barbecho hace prado.
Busca el medio de todo, y tendras buen acomodo.
La bellota que no se ve en mayo, no se ve en todo el año.

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.