Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1

Buffon: Zoología o Reino Animal. Antropología. División de las Razas. Resumen final. 128

de forma, consideradas generalmente como las primeras en importancia, como las del esqueleto y especialmente la cabeza, hallaremos que no hay ni uno solo de los tipos particulares que no sufra desviaciones, y no ofrezca ejemplos de haber pasado á otra forma. Hemos visto, por ejemplo, que en varias razas que tienen general y originariamente (por lo menos en cuanto la historia puede autorizar el uso de semejante espresion) la forma piramidal del Graneo y la anchura de cara del tipo mogol, hemos visto; repetimos, entre estas razas la forma ovalada ele la cabeza y las facciones del tipo europeo, seme aparecían, no solo como variedad individual, sino en muchos casos como caracteres distintivos de una tribu.

Las razas negras nos presentan asimismo variaciones de este género en las formas del cráneo; así es que hemos visto en el hemisferio boreal, naciones que tienen el color y la clase de pelo de los negros propiamente dichos, presentar una forma de cabeza enteramente distinta, variando además el tipo, no solo de unas tribus á otras, sino también en el seno de una misma tribu: en el hemisferio austral hemos visto en la llanura de la Cafrería africanos negros de cabellera lanuda con facciones casi europeas, mientras que en las llanuras bajas, los nómades hotentotes nos presentan caracteres físicos muy semejantes á los que constituyen el carácter predominante de los nómades del Asia Alta. En las razas aborígenes del Nuevo-Mundo hemos hallado, en vez ele esa uniformidad que se habia supuesto durante mucho tiempo, las variaciones mas marcadas. Así es que, en cuanto á las formas de la cabeza huesosa, muchos de los tipos principales se encuentran entre aquellas razas, no solo cuando se reúne toda la población del nuevo continente y se comparan entre sí los diferentes grupos ele que se compone aquella, sino también tomándolas naciones en un solo y mismo grupo: finalmente, hemos hallado estos diferentes tipos en el seno de una sola nación dónele se presentan como casos de variedades individuales.

Pero así como una sola nación puede ofrecernos la reunión de varios tipos cranianos, acontece también que el mismo tipo se manifiesta en naciones pertenecientes á razas completamente distintas». Pruébalo Prichard evidentemente con tres cabezas pertenecientes, la una á un natural en el Congo, la segunda á un indígena americano, y la tercera á un chino.

«Si pasamos de las variaciones de forma á las de color, las hallamos mas numerosas y aparentes todavía, aun sin salir de los límites de una sola raza. No hay quizás ni un solo gran tronco de naciones, cuyas ramas se hayan esparcido en diferentes climas, que no presente bajo este punto de vista las variedades mas enérgicamente marcadas. Es cierto que entre los colonos europeos establecidos en climas cábelos, no son todavía muy sensibles estas variedades al cabo de un corto número de generaciones; pero en muchos casos bien conocidos de colonizaciones ya antiguas, se manifiestan del modo mas evidente. Las hemos demostrado en lo respectivo á los judíos y los árabes, y quizás las habremos hecho resaltar mejor todavía comparando las tribus del Indostan ó mas bien de raza india, derramadas por toda la India, con las tribus que habitan el Hymalaya. Podríamos añadir una multitud de hechos tan concluyentes como los que acabamos de esponer, y aun estaríamos completamente autorizados á tomar como ejemplo el conjunto de la familia indio-europea, puesto que de un solo y mismo tronco han debido salir la raza goda , la iraniana y aquella rama ariana de la India, que comprende á la vez los rubios Siah-Posh del Kafianritan, los habitantes de cabellos amarillentos y ojos azules ele las aldeas de Jumnotri y de Gangotri, y los indios negros de Anu-Gangam.

Se han citado con frecuencia las tribus aborígenes de América, queriendo presentar en este concepto, una escepcion á la ley deducida de los hechos observados en el antiguo continente; es decir, se ha querido suponer que el color de la piel en aquellos pueblos era independiente del clima, Hemos visto, por el contrario, que esta inlluencia de los agentes exteriores resalta de un modo no menos evidente de la comparación establecida entre naciones pertenecientes todas al tronco americano, que de la que se hiciera entre los habitantes de Europa y las razas negras del África: prueba son ele esto los americanos blancos déla costa Noroeste y los habitantes negros de la California.

Si alguien pudiera dudar todavía de la relación que existe entre el color de las razas humanas y los climas de los diferentes países en que habitan, nos bastaría apelar á os hechos mas generales que preséntala historia de la especie humana y á sus facciones mas fuertemente marcadas.

Así pues, es evidente que la zona tórrida es el sitio en que principalmente existen las razas negras, que las zonas templadas es donde se hallan las razas blancas, y que en los climas que están fuera de los trópicos, pero aun muy inmediatos á ellos, se hallan naciones cuyo color es intermedio entre el color mas oscuro y el mas claro. Puede añadirse á esta observación que en las montañas altas y en los paises que se hallan situados a grande elevación se encuentran hombres cuyo color es generalmente mas claro que el de los habitantes de los paises cuyo nivel escede muy poco al del Océano, como son las llanuras arenosas y los distritos pantanosos ele la orilla del mar. Por consiguiente, empezando por el África, hallaremos derramadas por aquel continente extenso un gran número de razas distintas (por lo menos hasta el punto que estamos autorizados para considerar como tales, razas que difieren entre sí por el lenguaje), y se observará que las que habitan entre los trópicos, por muy desemejantes que puedan ser bajo otros muchos conceptos, se parecen todas por el color; de suerte que, si consideramos el África como dividida en tres partes por las elos líneas tropicales, estas dos líneas formarán realmente el límite geográfico de las razas de piel negra. La clase de pelo es quizás uno de los caracteres mas permanentes de las diferentes razas, y sin embargo no es este todavía un distintivo esencialmente fijo: nada nos prueba que pueda sufrir modificaciones bajo la influencia de circunstancias exteriores prolongada durante una larga serie ele generaciones. Efectivamente, aunque por costumbre se diga que los negros tienen la cabeza cubierta de lana, sus cabellos no difieren en realidad del pelo de los demás hombres sino por diferencias exteriores; presentan, según lo hemos manifestado anteriormente, la misma estructura íntima, la cual no permite en manera alguna que se les asemeje á la lana. Por lo demás, si con respecto á los animales las diferencias mas marcadas en el sistema peloso no constituyen diferencias específicas, las que existen en el aspecto ele la cabellera no tendrán mayor valor con respecto al Hombre, y con tanta menor razón se las podrá conceder tal importancia cuanto que no presentan nada muy marcado, si no limitamos la consideración á las variedades extremas.

Si tomamos en conjunto las naciones africanas, es decir las tribus negras cuya residencia en aquél país remonta á un tiempo inmemorial, hallaremos entre ellas todas las gradaciones posibles en la testura de los cabellos, desde la que presenta la cabeza del cafre con sus mechón cilios cortos y agrupados pegados al pericráneo, hasta los rizos abultados del berberisco, y de estos á la cabellera simplemente ondeada del tuarick ó del tíbú. En algunos casos

Página siguiente

 

Índice de páginas y de contenidos, Índice de ilustraciones.

 

Marzo varía siete veces en el día.
Tiempo presente, al mentarlo ya es ausente.
No fuera malo dar un beso, si quedara en eso.
En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle. Mahatma Gandhi

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.