Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1

Zoología o Reino Animal. Antropología. Origen y antigüedad del hombre en la creación. 80

siempre un abrigo, mientras que los hombres se separan de sus hogares y se refugian cuando las inundaciones les amenazan en las alturas mas elevadas; 4.a Las emanaciones gaseosas y el movimiento violento del diluvio, movimiento que ha durado sin duda mas de un año, han descompuesto las mas solidas masas de piedra, y por consecuencia también todas las masas blandas; 5.º Es necesario admitir que, durante los cuatro ó cinco mil años que han transcurrido desde el diluvio, los terrenos diluvianos que se encuentran ordinariamente en la superficie del globo han sufrido cambios esenciales, que han debido hacer desaparecer los restos fósiles de huesos humanos; de manera que su aparición debe ser menos frecuente que en algún tiempo y la duda de la incertidumbre debería desaparecer si la dicha ó el acaso hiciera descubrir estos fósiles interesantes. Tampoco debe dejarse caer en otro error fundamental, como lo han hecho muchos geólogos distinguidos: negar absolutamente que estos huesos humanos sean del tiempo del diluvio, por la sola razón de que han sido descubiertos en parajes en que la Biblia no dice espresamente hayan existido hombres; ó porque se han encontrado estos restos acompañando producciones del arte que tienen alguna débil semejanza con las antigüedades romanas y griegas, ó porque se han encontrado cerca de estos huesos algunas simples producciones del arte, tales como armas de piedra, restos de vasos de arcilla, etc. Como admiten la suposición histórica, enteramente falsa, de que no ha habido ninguna civilización en la tierra antes del tiempo de Noé, los geólogos pretenden que estos restos no pertenecen al tiempo del diluvio. Se dividen por lo común, como varios de los historiadores modernos, en dos grupos principales, que se hallan igualmente en el error. Los unos rechazan absolutamente la Santa Escritura, cuya veracidad nadie puede negar; creen, en su presunción, que no contiene una palabra de verdad: los otros se adhieren tan ciegamente á las doctrinas que les han sido imbuidas desde la niñez que incurren en las contradicciones mas evidentes. Forzados por el testimonio irrecusable, de la historia á reconocer que el género humano cuenta, por lo menos seis mil años ó que existia sobre dos mil años antes del diluvio, creen que los hombres, en la época del diluvio, han vivido en una ignorancia casi completa, sino en un estado aproximado al del bruto. Por un lado suponen que ya antes del diluvio los hombres podían, como lo dice espresamente la Biblia, levantar ciudades y construir naves; pero por otro niegan que éstos hombres hayan podido construir algunas armas imperfectas de piedra y fabricar algunos simples vasos de arcilla, y formar un bajel ahuecando algún tronco de árbol. Así es como, admitiendo inconsecuencias contrarias á la historia, a la geología y á una sana esplicacion de la Biblia, cuyas verdades fundamentales jamás son alteradas, sino mas bien confirmadas por la historia y la geología, así es como, decimos, algunos geólogos ó historiadores, por otra parte muy distinguidos, y algunos teólogos también, se persuaden á sí mismos y á otros que se hallan en completa razón. Y la multitud, que sigue naturalmente sus huellas, confundiendo las relaciones históricas de Moisés, los aplaude. Tal es el poder de la costumbre.

No suponiendo que la civilización de los tiempos del diluvio de Noé haya sido tan desarrollada, poseídos de la idea según nosotros falsa de que la Europa es la parte del mundo que mas tarde se ha elevado del seno de los mares, estos geólogos no quieren reconocer como pertenecientes al diluvio los restos de fósiles humanos acompañados de producciones del arte que tienen alguna semejanza con las antigüedades romanas y griegas. Recuérdese ahora que los romanos, y sobretodo los griegos, han recibido sus primeros conocimientos de los egipcios y fenicios y que, según todas las probabilidades, estos deben á su vez su civilización á los babilonios y elohs (Dives Dioses), los descendientes probablemente de los primeros habitantes de la Europa, de los titanes ó de los atlánticos. Es menester admitir que el género humano ha existido algunos millares de años antes del diluvio, y que esta catástrofe ha tenido lugar sobre 2,458 años antes de Jesucristo; pero, si se admite solamente la opinión general de que el género humano ha existido 6000 años, los atlánticos han tenido un espacio de tiempo de 1700 años para desarrollar su Civilización; espacio tan largo como el que ha bastado á los griegos para producir sus obras maestras, tan admiradas por la posteridad; espacio cuya mitad, todo lo mas, ha bastado á Roma para elevarse de ciudad miserable á gobernadora del mundo.

Consideremos cuan grande era la civilización de los babilonios bajo Semiramis, cuando no había aun idea de la existencia de los estados de la Grecia, y veremos que nos hallamos autorizados para suponer que la civilización de los atlánticos fue bastante desarrollada, puesto que lo confirman todas las tradiciones, y que ejercía una influencia indirecta sobre la de los griegos y de los romanos. Por consiguiente las obras artísticas de la época del diluvio encontradas en Europa presentan por esta razón alguna semejanza con las antigüedades griegas y romanas; semejanza que no impide el reconocer por otra parte que puede muy bien haberse cometido muchas veces el error de mirar antigüedades griegas y romanas como restos del diluvio.

Hechas estas advertencias daremos una descripción sucinta de algunos de los fósiles humanos encontrados en diferentes cavernas de Europa. Mas, á fin de ser imparciales, trasladaremos las palabras de Mr. Leonhard, quien, considerando probable que el género humano haya sobrevivido á la última catástrofe, niega que los huesos fósiles descritos por él pertenezcan á esta época. A esta descripción añadiremos un extracto de las investigaciones hechas en el Brasil por Mr. Lund, con sus resultados mas importantes; y fundándonos en las consecuencias que se pueden deducir de todos los datos que hoy posee la geología acerca de esta materia, emitiremos nuestro modo de pensar sobre la antigüedad del Hombre en la creación.

1. Leonhard. Los asiduos trabajos de Marcel de Serres, de Julio de Chistol, de Journal y otros naturalistas franceses, así como los del sabio belga Sehmerling, nos han dado á conocer que en las cavernas de varios puntos de Francia y de la provincia de Lieja se encuentran huesos humanos asociados á restos y huesos de animales pertenecientes á especies que hoy dia no viven. Los huesos humanos se presentante mismo modo que los de los animales, enterrados en el sedimento de las cavernas y mezclados con cantos de rocas y piedras erráticas; no es raro encontrar junto á estos restos de hombres y de animales, diferentes obras artísticas, ya fragmentos de armas antiguas y vasos de arcilla, ya urnas funerales, braceletes de cobre ligado y cincelado, dientes agujereados de perros y zorras, sin duda empleados como amuletos, y número considerable de otros objetos. Encuéntranse confundidos restos humanos, que evidentemente han pertenecido á individuos de diferente edad, cráneos, dientes y muchas especies de huesos de hombres y niños. En las cavernas de Bélgica se han encontrado, según testimonio de Tiedemann, huesos humanos mezclados con restos de osos y elefantes, de hienas, de caballos, de cerdos y rumiantes. Estos huesos humanos se hallan por lo general en igual estado, en cuanto á los cambios que han sufrido, al color y al grado de descomposición que los huesos de animales con que se encuentran

Página siguiente

Antropología. Importancia y sublimidad del Hombre en la creación. Zoología o Reino Animal. Mamíferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

 

Índice de páginas y de contenidos, Índice de ilustraciones.

 

Mayo mojado, del barbecho hace prado.
Busca el medio de todo, y tendras buen acomodo.
La bellota que no se ve en mayo, no se ve en todo el año.
Los desafíos son los que hacen la vida interesante; superarlos es lo que hace la vida significativa.
Mark Twain

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.