Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1

Los tres Reinos de la Naturaleza. Zoología o Reino Animal. Antropología. De la circuncisión. 69

otros pueblos, como en Madagascar, en diversos parages del África, en el Asia superior y aun entre algunos bravos del Perú, según refiere Antonio Ulloa, tienen en tan poco la virginidad é integridad de la menbrana del himen que consideran como un trabajo el coger la primera flor, y prefieren las muchachas ya espeditas. En Goa los canarinos ofrecen las primicias de sus hijas al ídolo Lingam ó Falo, ó á sus sacerdotes: estos pueblos se imaginan que la mujer que permanece virgen es de poquísimo valor, y prefieren las mas disolutas.

Como la virginidad solo tiene un precio imaginario, y tanto mayor cuanto mas escasea, los habitantes de los paises calidos, cuyas mujeres no son muy recatadas, no han perdonado medio para asegurarse de su castidad. Las encierran en sus harenes, y en algunos paises de Abisinia reúnen las partes sexuales por medio de una sutura, sin dejar mas que un pequeño orificio para las evacuaciones naturales, y no las separan hasta después de casadas. La virginidad en los nombres no ha tenido mas objeto que las ventajas que proporcionaba. Los romanos bozaban, si así podemos decirlo, á sus histriones para conservar la delicadeza y flexibilidad de su voz.

Si es una virtud la castidad, puede su abuso causar graves inconvenientes, en especial cuando el ardor del temperamento exige necesariamente la deuda que nos impuso la naturaleza. Por esta razón las mujeres consagradas al celibato suelen padecer cánceres en el pecho ó en la matriz, como sucedía á las vestales de los romanos, alas vírgenes del Sol en los templos de Cuzco, y aun hoy entre nosotros á aquellas mujeres que en la sombra de los claustros se consagran por eternos votos á cargos místicos. Las mujeres celibes están mas espuestas que las casadas á los diversos padecimientos del útero: muchas monjas mueren á los cuarenta y cinco ó cincuenta años, y su vida por lo general es mucho mas corta que la de aquellas que viven en el mundo. También están espuestos á muchos y funestos achaques los hombres que se comprometen á una continencia absoluta: obsérvanse entre otros, la manía, la epilepsia etc.; pero á pesar de todo, son todavía mayores y en mas número los peligros que dimanan del abuso del deleite.

DE LA CIRCUNCISIÓN.

La circuncisión data de los tiempos mas antiguos, y se ejecuta aun en los pueblos del Asia. Los hebreos practicaban esta operación ocho dias después de haber nacido el niño ; en Turquía no se hace hasta los siete ú ocho años y á veces se espera hasta los once ó doce; ven Persia á los cinco ó seis. La herida se cura aplicando polvos causticós e astringentes y particularmente papel quemado, que según Chardino es el mejor remedio. Dice también este autor que la circuncisión causa mucho dolor a las personas entradas en edad, las cuales se ven precisadas á no salir de su casa por espacio de tres semanas ó de un mes, y algunas mueren de resultas de la operación.

En las Maldivas se circuncida á los niños á la edad de siete años, y antes de la operación los bañan en el mar por espacio de seis ó siete horas para que la piel esté mas blanda. Los israelitas usaban para la circuncisión un cuchillo de piedra, y los judíos se sirven todavía de él en la mayor parte de sus sinagogas; pero los mahometanos se valen de un cuchillo de hierro ó de una navaja de afeitar.

En ciertas enfermedades es necesario hacer una operación igual á la circuncisión; y se cree que los turcos y otros muchos pueblos, en que se practica la circuncisión, tendrían el prepucio demasiadamente largo si no se tomase la precaución de cortarle. Por lo menos Mr. de la Boulaye dice haber visto en los desiertos de la Mesopotamia y de la Arabia, costeando los ríos Tigris y Eufrates, gran número de muchachos árabes, con el prepucio tan largo, que en su concepto, sin el socorro de la circuncisión no serian aptos para la generación. También tienen los orientales mas larga que los demás pueblos la piel de los párpados la cual, como todos saben, es de una substancia semejante á la del prepucio; pero ¿ qué analogía hay entre el incremento de dos partes tan distantes?
Otra especie de circuncisión hay para las doncellas en algunos paises de Arabia y Persia, y también hacia el golfo Pérsico y mar Rojo; pero estos pueblos no circuncidan á las doncellas hasta pasada la edad de la pubertad, porque hasta aquel tiempo no hay en ellas nada de escedente: por el contrario en otros climas es escesivo y mucho mas pronto el incremento de las ninfas, y tan general en ciertos pueblos, por ejemplo, en los del rio de Benin, que acostumbran circuncidar todas las niñas y niños ocho ó quince dias después de nacidos. No solo es cierta esta circuncisión de las muchachas, sino antiquísima en África; y Herodoto habla de ella como de una costumbre observada entre los etíopes.

A la vista de esto puede creerse que la circuncisión haya dimanado de la necesidad, ó que á lo menos sea su objeto el aseo (I); pero la infibulacion y la castración no pueden tener otro origen que los zelos; y sin duda estas operaciones bárbaras y ridiculas fueron imaginadas por personas atrabiliarias y fanáticas que, bajamente envidiosas del género humano, dictaron leyes odiosas y crueles para exigir la privación en virtud, y hacer un mérito la mutilación.

DUALIDAD DEL HOMBRE.

El Hombre se compone de dos principios y basta una rápida ojeada sobre los fenómenos que en él se observan para convencerse de que ni es simplemente un animal, ni una pura inteligencia: es un ser mixto ó doble y asi lo creyeron casi todos los filósofos de la antigüedad y con ellos muchos modernos respetables por su talento y su ciencia, después de haberle examinado con toda la detención que merece un asunto tan capital. Esta doctrina está fundada en la naturaleza y por consiguiente cuanto mas se estudia y analiza tanto mas convence y arrastra la razón: Los pitagóricos admitían un alma racional y otra sensitiva. Con poca diferencia, la misma doctrina profesaban Aristóteles, Platón, Anaxagoras, Cicerón, San Agustin y los Eclécticos, que escogieron de las otras sectas las doctrinas con las cuales compu-

(I) Debe entenderse que aquí habla el autor de aquellos pueblos ó naciones que no siguieron ni siguen la ley de Moysés, pues entre los israelitas sabemos que la circuncisión fue ordenada por Dios.

Página siguiente

Antropología. Importancia y sublimidad del Hombre en la creación. Zoología o Reino Animal. Mamíferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

 

Índice de páginas y de contenidos, Índice de ilustraciones.

 

El tiempo todo lo cura, menos vejez y locura.
Un testigo que vió, vale por dos; y si vió y oyó, por ciento dos.
En septiembre cosecha, y no siembres.
Cuanto mayor es la prosperidad, tanto menos se debe confiar en ella. Séneca

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.