Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1

Los tres Reinos de la Naturaleza. Zoología o Reino Animal. Antropología. Alimentación del hombre. 42

mente las familias las carnes de sus propios hijos como un presente de lujo y de placer, no es creíble. Que los Escitas comiesen sin gran necesidad la carne humana y matasen á sus propios hijos, repugna al buen sentido, y se resiste á la razón. Que los Masagetas y Dervisienos diesen muerte á sus viejos padres y se regalasen con ellos, debe parecer fabuloso. Cierto es que el fanatismo y superticiosos ritos llevan al Hombre hasta un punto de increíble degradación; pero que los de Hircania, según Eusebio, espusiesen á los viejos á ser devorados por las fieras y aves de rapiña, y que en muchos pueblos inmolasen víctimas humanas a sus falsos dioses, ofreciendo en sus bacanales la carne humana como presente de lujo, todo esto no hace al Hombre antropófago , y solo prueba que es capaz de pervertirse hasta dominar sus instintos por una razón extraviada.
Hemos dicho que la alimentación del Hombre variaba en los diferentes climas; vamos, pues, á enumerar las diversas sustancias de que mas uso hacen en cada uno de ellos. En Europa y en la mayor parte de los climas de uno y otro continente el pan, la carne, la leche, huevos, legumbres y frutas son los alimentos ordinarios del Hombre; y el vino, la cidra y la cerveza su ordinaria bebida, pues el agua pura no bastaría á los hombres trabajadores para conservar sus fuerzas.
En los climas mas calientes, el sagú (1), que es la médula de un árbol, sirve de pan, y la fruta de las palmas suple á falta de otras á las demás frutas. En Egipto, Mauritania y Persia se comen muchos dátiles; y el sagú es alimento común en las Indias Meridionales, en Sumatra, Malaca, etc. Los higos son el sustento mas ordinario en Grecia, Moréa y las islas del Archipiélago, como lo son las castañas en algunas provincias de Italia y Francia.
En la mayor parte del Asia, en Persia, en Arabia, en Egipto. desde allí hasta la China, el arroz es el principal alimento.
En las partes mas ardientes de África se sustentan los negros con mijo.
En las regiones templadas de América con maíz.
Los habitantes de las islas del mar del Sur se sustentan con la fruta del que llaman Árbol del Pan.
En las Californias, con la fruta llamada Pitahaya.
En la América Meridional, con casabe, patacas, ñames y batatas.
En los países del Norte, y principalmente entre los Samoyedos y los Jakutes, es alimento muy común la planta llamada Bistorta.
La sanarre ó Lilium, (flore atro ruhente, en Kamtchatka.
En Islandia y en los países mas inmediatos al Norte hacen cocer musgos y Varec ó Urac.
Los negros comen con gusto la carne del elefante y de los perros (2).
Los Tártaros de Asia y los Patagones de América, se mantienen igualmente con la carne de sus caballos.
Todos los pueblos inmediatos á los mares del Norte comen la carne de las terneras y vacas marinas y de los osos.
Los Africanos comen también la carne de las panteras y leones.
En todos ios países calientes de uno y otro continente se come de casi todas las especies de monos.
Todos los moradores de las costas del mar, ya sea en los países calientes, ó en los fríos, comen mas pescado que carne, y los habitantes de las islas Oreadas, los Irlandeses, Groenlandeses y Lapones, casi no se mantienen sino de pescado.

Hay muchos pueblos á quienes la leche sirve de bebida; y las mujeres tártaras no beben sino leche de yegua. El suero de la leche de vaca es la bebida ordinaria en Islandia.
Seria muy útil reunir mayor número de observaciones exactas, en orden á la diferencia de los alimentos del Hombre, en los diversos climas, de suerte que se pudiese hacer comparación del régimen, ordinario de los diferentes pueblos, pues estas noticias nos darían nuevas luces sobre la causa de las enfermedades peculiares, ó, por decirlo asi indígenas de cada clima.
Terminaremos este artículo con algunas reglas higiénicas relativas á La cualidad y cantidad de los alimentos. Frugal por naturaleza el Hombre en su primitivo origen, lo fue también por convencimiento. La historia de las naciones nos está patentizando que eran fuertes y virtuosos en medio de la parquedad, y que fueron luego débiles, cobardes y viciosos con la intemperancia. Viéronse los Romanos dominadores del mundo cuando un pedazo de pan satisfacía su ambición de comer, y cuando sencillos alimentos formaban los banquetes de los Cicerones, de los Escipiones, etc. Entonces su pecho ardia en el fuego entusiasta del patriotismo, de la gloría y de la justicia; sanos, fuertes, con larga vida, arrostraban los peligros, los climas mas opuestos y las penalidades de sus conquistas, haciéndose inespugnables sus privilegiadas constituciones á tan poderosas influencias; pero, vencidos por repetidos alhagos y por el ejemplo de los que habían sujetado á su yugo, Roma vio muy luego sustituir á los frugales banquetes de los Escipiones la destructora opulencia de los Tiberios y Nerones, viniendo una nación triunfadora á ser trofeo de los vencidos.
Se vive con mas salud y mas años con poco alimento, decia Zimmerman, porque lo que se come se digiere bien, se forma un buen quilo y llega á los órganos una sustancia reparadora con todos los caracteres necesarios: por esto vemos muchos hombres que comen poco conservarse gordos y robustos, y otros comiendo mucho flacos y enfermizos. Pero en esto tiene su influencia la educación: acostúmbrame los niños á estar comiendo siempre y á llenar su pequeño estómago con mas de lo que puede contener ; de aquí las indigestiones, los afectos verminosos, la debilidad general, las diarreas y muchas veces enfermedades mortales. Cuando este abuso no tiene tan fatales consecuencias, distiende al menos el estómago dándole preponderancia sobre las demás visceras, y formamos un gastrónomo en vez de un pensador: damos al estómago la supremacía orgánica en lugar de dársela al cerebro, y como el tiempo en que se digiere es perdido para pensar, se vive para comer y no se come para vivir. El joven debe comer mas veces que el adulto, porque tiene que conservar y aumentar sus órganos, y las funciones reparadoras y de incremento se ejercen con vehemencia. Lo poco y repetido trae menores males que lo mucho y pocas veces, porque lo primero produce la buena elaboración, vio segundo la perversión del órgano que se ejercita. La escesiva cantidad de alimento es perjudicial también á la acción de las otras visceras, porque es una ley general que, á proporción que un órgano alimenta su actividad vital, se disminuye en los demás. Suele á veces coincidir el desarrollo del estómago por el abuso de alimentos con el desenvolvimiento del sistema muscular; pero las mas veces sucede lo contrario.
¿Cuántas veces hemos visto coincidir una energía en la fuerza muscular de esos atletas que llaman la atención pública con una ali-
(1) Véase este nombre en el tomo de Botánica.
(2) En el mayor número de las islas conocidas del Mar del Sur se engordan perros cuya carne estiman allí como alimento delicioso (véanse los viajes de Cook); y Navarrete, en sus Viajes á la China, asegura que hacen allá jamones de perro, que tienen por gran regalo.

Página siguiente

Antropología. Importancia y sublimidad del Hombre en la creación. Zoología o Reino Animal. Mamíferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

 

Índice de páginas y de contenidos, Índice de ilustraciones.

 

Marzo varía siete veces en el día.
Tiempo presente, al mentarlo ya es ausente.
No fuera malo dar un beso, si quedara en eso.
La ley no es otra cosa que la conveniencia del mas fuerte. platón.

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.