Número VI MMII Enero-Febrero

Duendes
La leyenda barda de Pwyll
Tom Bombadil y un servidor
Arboles y bosques mágicos II

Susana García y Josep Ruíz (entrevista)
Perdonen que no me levante (relato)
¡Encuéntralo! Indice de Pergaminos

La Cova da Serpe
Leyenda gallega
Por César Agustín

-- Leyendas anteriores --

El Vigilante de los Elfos
La historia de una princesa que venció a la reina de los Elfos

En el fondo de las aguas un invierno
En los lagos del Pirineo habitan las Fadas d'os Ibons

Atland, el Viejo de las Cumbres
La historia del gigante Aneto, Monte Perdido y el Encantador

La Dona d'Aigua del Montseny
Amor entre un humano y un hada...

Poseidón, rey de las aguas
La verdadera historia del dios de los mares

El rey Skiold
Un rey llegado del mar

Arboles y bosques mágicos I

La calavera
leyendas celtas sobre el otro mundo...

El gato negro

Siempre que podía, una doncella llamada Berta cabalgaba por los bosques de Friol, en tierras gallegas. Su padre, el Señor de San Paio de Narla, no lo veía con buenos ojos, pese a que sus continuas ausencias le impedían ofrecer a su hija compañía y mayor control paterno. Por eso no fue de extrañar lo que sucedió un día.

En medio de una cabalgada desenfrenada, la montura de la doncella terminó por desbocarse. Un hombre de la aldea vió lo que pasaba y, a riesgo de resultar pisoteado por los cascos de la bestia, consiguió aferrarse al animal y apaciguarlo. Luego acompañó a la mujer un trecho, pero al conocer quién era y dónde vivía, el campesino se retiró rápidamente. A pesar de ello, la muchacha quedó impresionada por la fortaleza y la valentía de aquel hombre.

Al día siguiente, salió en su búsqueda. No le fué muy difícil dar con él. A partir de entonces, todas las tardes se veían. El trato llevó al enamoramiento mutuo. Al principio, creían que su relación permanecía a salvo de dimes y diretes, pero en aquellos lugares la intimidad es algo raro. Pronto llegó a oídos del Señor de San Paio la amistad de su hija con un plebeyo, y estalló en un ataque de furia que derivó en la orden de apresar al aldeano que se había atrevido a acercarse a su hija.

Pero los caballeros les siguen, pisándoles los talones. Cerca de allí, el aldeano sabe que existe una cueva. Todos tratan de evitar esos parajes. En el pueblo dicen que se trata de la guarida de un dragón, al que llaman la Serpe. No hay más remedio. El hombre conduce a su amada hasta la cueva y se introducen en ella. No tienen armas. Pero cuando aparece la cabeza del enorme dragón, con las fauces abiertas, dispuesto a matarlos, con una furia inmensa el aldeano se arroja contra la bestia, y grita a su amada que se ponga a salvo.

Los caballeros se han quedado en la entrada de la Cova da Serpe, sin atreverse a ir más allá, aterrorizados por los rugidos y los gritos que llegan hasta sus oidos desde el interior. La hija de su señor sale huyendo de la Serpe, enloquecida por el dolor de perder a su amado y la terrible escena que acaba de contemplar. Es conducida a la torre de su padre, donde llora su tragedia y su soledad.

Desde entonces, la Serpe sale a menudo de su guarida. La inmensa serpiente va acabando con los ganados, y ataca a cuantos encuentra a su paso, en la zona cercana al que ya llaman el Pozo da Serpe. Allí, un grupo de valientes consiguió al fin darle muerte, envenenándola. Pero ésta es ya otra historia.

¿Eres un Buscador de Leyendas?

Si la memoria de tu tierra pervive en tu corazón a través de sus antiguas historias, si deseas alimentar los sueños de cuantos amamos la leyenda, en ELFOS tendrá cabida cuanto de tu pluma nos envíes.

Ese cuento que te contaban tus abuelos sobre la colina que se vé justo detrás de su vieja casa, esa historia que todos conocen allí, relacionada con la antigua ermita, la fotografía de la piedra aquella, tan extraña, en la que sucedió algo hace muchísimos años... No es necesario siquiera que la redacción sea literariamente depurada, cuéntanos un leyenda y, si quieres, alguno de los Buscadores le dará forma en los pergaminos verdes de ELFOS.


Da a conocer tus leyendas

portada
© copyright 2002 de los autores
© copyright 2002 Chema Gutiérrez Lera
Revista ELFOS
w w w . e l f o s . o r g