ESPECIAL SAMHAIN Número V MMI Noviembre-Diciembre

Samhain
Brujas
Cuevas y brujas: Zugarramurdi y As Guixas
La calavera (Leyenda celta)
El gato negro

Conjuros
El labio descarnado (poema)
Tradición oral (impresiones)
¡Encuéntralo! Indice de Pergaminos

El aquelarre
Por Susana García
color="#FFCC00">Kiin@mundofree.com

-- Relatos anteriores --

La Piedra Secreta
Por María J. Gutiérrez

El Pozo de San Lázaro
Por Serenidad

Un viejo esqueleto
Por Flavio G. Tonelli

Una hoja de cuaderno de bitácora
Por José B. Camarero

La angustia del Soñador
Por M.Trabuchi y S.Borao

El cielo era tan oscuro como el carbón y en él titilaban las estrellas con guiños incomprensibles. No había luna. La brisa fría y cargada de humedad azotaba las mejillas de Valeria, desordenaba sus largos cabellos castaños y le producía ligeros estremecimientos. Caminaba por el bosque cercano a su casa, con el camisón ondeando alrededor de sus tobillos desnudos. Iba descalza y las piedrecillas del suelo le causaban cortes y magulladuras en las plantas de los pies.

Había despertado en mitad del bosque, estirada bajo un árbol viejo y nudoso que movía sus ramas al compás de la brisa. No sabía cómo había llegado allí, ni qué hacía allí. Incluso, sabiendo que se hallaba cerca de casa, había perdido toda noción de lugar y era incapaz de orientarse.

Y entonces escuchó el cántico, como un murmullo de agua, arrastrado por la brisa. Y se había dejado guiar por él, sin saber adónde iba o porqué, ni qué le esperaba más allá de los árboles.

En lo más profundo de la espesa arboleda se abría un claro. Un claro iluminado débilmente por la luz rojiza de antorchas. Temerosa, aunque atraída hacia el lugar, Valeria se parapetó tras unos arbustos y contempló la escena que se presentaba frente a ella. Doce mujeres de edades muy dispares, desnudas y con el cabello suelto, ejecutaban una extraña y curiosa danza, acompañada de un cántico, el que ella había oído y seguido. Un cántico que no estaba formado de palabras, sólo sonidos, sílabas sin significado para Valeria. En el centro del círculo de mujeres había un ídolo de piedra, cuyos ojos refulgían con el brillo de los rubíes.

Alguien, en el grupo de mujeres, sintió la presencia de Valeria. La danza y el cántico cesaron y las mujeres se apiñaron en conciliábulo durante unos instantes. Luego se separaron y las dos más mayores se acercaron directamente a los arbustos que escondían a Valeria. No le hablaron, simplemente tendieron las manos hacia la chica. Parecían darle la bienvenida. Y aunque no hubo palabras, Valeria percibió lo que querían de ella, como si existiera entre ellas un lazo telepático.

Estremeciéndose, Valeria aceptó las manos que se le tendían y siguió a las mujeres. Caminaron las tres lentamente, cogidas de las manos, Valeria temiendo y deseando aquel contacto. Las dos mujeres la condujeron hasta el ídolo de piedra y, suave pero firmemente, la hicieron arrodillarse frente a él. Los ojos de Valeria quedaron a la altura de aquellos fríos y fieros ojos de rubí, encastrados en la piedra del ídolo. Y se perdió en ellos. Viajó, sin moverse del sitio, a otros lugares y otros tiempos. Se vio a sí misma, vestida con ropas anacrónicas, frente a un hombre corpulento, alto y enjuto, vestido de negro de cabeza a pies, que la miraba con ojos severos pero llenos de lujuria. Luego sintió las ataduras que rasgaban la piel de sus muñecas y tobillos, y el humo acre de una hoguera. Y el calor del fuego que ya lamía su piel, codicioso. Y supo qué le había llevado al claro del bosque, quién era y cuál era su destino. Sus ojos, cuya mirada había permanecido vidriosa durante un rato, volvieron a la vida. Miró a su alrededor, contemplando los rostros inexpresivos de las mujeres congregadas. Volvió a posar sus ojos sobre el ídolo pero este ya no era tal. Una oscura figura humana, alta y de complexión delgada, había sustituido al ídolo de piedra. En aquella oscura silueta refulgían dos brillantes ojos. Valeria cerró los suyos y sintió un tacto suave y frío en su piel. El camisón resbaló de sus hombros y cayó al suelo, alrededor de sus tobillos. El cántico volvió a escucharse en la quietud de la noche mientras Valeria se hundía en la negrura más profunda, llevada por mil sensaciones nuevas y extrañas.

 

Cuando Valeria despertó, la luz del sol entraba a raudales por la ventana de su dormitorio. Despertó sintiéndose incómoda, mareada, con el cuerpo bañado en sudor. Había tenido unos extraños sueños en los que el miedo y el placer estaban confusamente mezclados. Recordaba algunos detalles con extraordinaria nitidez y otros apenas eran destellos fugaces de la memoria. Algo que sí recordaba con claridad era el brillo ígneo de unos ojos.

Se levantó, dispuesta a darse una buena ducha, y al retirar los cobertores descubrió que las sábanas estaban manchadas de tierra húmeda. Y observando su entorno con mayor detenimiento, descubrió pisadas manchadas de tierra, sus pisadas, y ramitas y hojas secas esparcidas por el suelo de la habitación. ¿No había sido todo un sueño? ¿Quizá había vagado sonámbula por el bosque? No conocía la respuesta.

Entró en el baño y se desnudó, haciendo ademán de tirar el camisón en el cubo de la ropa sucia. Pero le pareció observar que estaba desgarrado y lo miró más atentamente para asegurarse de que era así. Lo era. Con el camisón en las manos se miró en el espejo de cuerpo entero que había en la pared. Este le devolvió la imagen aterradora de una mujer demacrada, con enormes ojeras bajo los ojos oscuros y el cabello totalmente blanco. Y sobre el seno izquierdo, como marcada a fuego, descubrió una señal extraña de color rojizo. La tocó con las yemas de los dedos. Estaba caliente y parecía palpitar. El contacto de sus dedos con el extraño símbolo le trajo imágenes a la mente que le aseguraron que nada había sido un sueño. Aquella había sido la primera noche de muchas más, muchas más noches sin luna en el claro del bosque. Ahora ella era una más, la que esperaban, la que faltaba para completar el círculo de trece.

 

©1999 Susana García

portada
© copyright 2001 de los autores
© copyright 2001 Chema Gutiérrez Lera
Revista ELFOS
w w w . e l f o s . o r g