ESPECIAL PUEBLOS DEL MAR Número III MMI Julio-Agosto

Sirenas
La verdadera leyenda de Poseidón
Elfos del mar
Inventario de Islas Fantásticas
Una sirena emerge (Poesía)

La leyenda del rey Skiold
Una hoja de cuaderno de bitácora (Relato)
La sirena de Ray Bradbury
El Golem. Impresiones

Una sirena emerge
Por Isamar G.A.

Mitad mujer exuberante era,

bella donde las haya,

de piel blanca y tersa.

Sus ojos movía

siempre atentos;

su larga cola de pez

acomodaba en la roca.

Es la Roca de la Muerte,
lugar de paso para la pesca.

La leyenda no puede alejar mi barca.

El hambre y la necesidad aprietan.

Ya se pone a cantar la sirena.

-"No confíes en sus trucos".

Mas al fin, la voz melodiosa aquella,

triste y alegre, caliente de sangre,

y fría de agua, del corazón me arranca

cualquier prudencia.

Lenta, muy lenta, mi barca avanza.

Mi puerto es el lugar de donde el canto viene.

Sé que quiere cautivarme, y remo;

sé que me hundirá a las profundidades,

pero remo.

Ya soy hombre perdido,

ya me acerco, es tarde,

la sirena me arrastra.

Veo la orilla de arenas que no pisaré nunca más.

Adiós a mi mundo que desaparece borroso

detrás de mis lágrimas de sal.

El destello de la escamosa cola de la sirena

será lo último que veré

antes de morir ahogado.

Sirena maldita.

Por tu culpa no gozaré más de la caliente luz del sol.

Por tu culpa quedaré sepultado sin tumba,

en el traidor fondo marino para siempre.

Y nadie podrá leer mi epitafio.

Imagen:"La profundidad del mar", de Edward Burne-Jones (1833-1898)

portada
© copyright 2001 de los autores
© copyright 2001 Chema Gutiérrez Lera
Revista ELFOS