Miquel Barceló. Entrevista Sci-Fi
¿Qué son los Elfos Oscuros?
Atland, el Viejo de las Cumbres. Leyenda
Acerca de La Atlántida

Los Viajes de Gulliver. Impresiones.
Bécquer. Leyendas desde el Moncayo II.
Próximos contenidos
Recibe ELFOS en tu correo electrónico

El Pozo de San Lázaro
Por Serenidad
serenidad@teleline.es


-- Relatos anteriores --

La Piedra Secreta
Por María J. Gutiérrez
Bajo las rocas antiguas se esconden todavía los secretos de los primeros soñadores...

Dana Scully & Fox Mulder no son de mi propiedad.

Todos los demás personajes son ficticios y no guardan relación alguna con personas reales. Los hechos narrados son un híbrido compuesto por antiguas leyendas y casos verdaderamente acaecidos.

 

Zaragoza, España, 23 de Junio 2000.  18h 45´

Ribera del Ebro, margen izquierda, Parque de Macanaz, junto a la primera arcada del Puente de Piedra.

 

-          Hey, Paul, hay algo flotando en el río. ¿Puedes verlo bien?

-          No, sólo veo que brilla y tiene muchos colores.

-          Voy a cogerlo.

-          Ni se te ocurra. Si te ve mamá...

-          Oh, pero yo quiero verlo de cerca. Seguro que es algo precioso.

-          Está bien, yo iré, guárdame la camiseta y el pantalón.

-          No, Paul, no lo hagas. Me ha parecido ver algo más...

-          Tonterías. En un instante estoy de vuelta.

El muchacho se lanzó al agua tras una ágil pirueta. Su hermanita Jenny lo vio sumergirse en las calmadas aguas, esperó unos segundos a verlo aparecer varios metros más allá, después empezó a intranquilizarse.

Pero sus temores demostraron ser vanos. El chico emergió al lado de la orilla con una enorme sonrisa en el mojado rostro.

-          Te he asustado ¿eh?

-          Pues claro que sí. Ya sabes que no me gusta que hagas eso...

Paul era un excelente nadador. De hecho, ese mismo año había conseguido una medalla en los campeonatos del estado. Dominaba a la perfección todos los estilos y además le gustaba el agua. Podría pensarse que era su elemento natural. Su juego favorito era permanecer el máximo de tiempo sin respirar, bajo la superficie azulada del agua. Por eso, a menudo, su hermanita era objeto de sus perversas bromas.

-          Está bien. Voy a buscar tu regalo.

-          No vayas. Se está alejando. Se lo lleva la corriente. ¡Déjalo, Paul!

pasa página
portada
© copyright 2001 de los autores
© copyright 2001 Chema Gutiérrez Lera
Revista ELFOS