Miquel Barceló. Entrevista Sci-Fi
¿Qué son los Elfos Oscuros?
Atland, el Viejo de las Cumbres. Leyenda
Acerca de La Atlántida

El Pozo de San Lázaro. Relato.
Bécquer. Leyendas desde el Moncayo II.
Próximos contenidos
Recibe ELFOS en tu correo electrónico

Gulliver no es cosa de niños
Por Silvio W. J.

Hola, queridos amigos y amigas de Elfos.
Sed bienvenidos a este humilde rincón, que esperamos sea de vuestro agrado.
En este número inauguramos la sección Impresiones desde la cual intentaremos compartir con vosotros la dicha que en su momento despertaron determinadas lecturas.
Hemos elegido este nombre por varias razones:
La primera y fundamental es que esta sección está dedicada al mundo del papel impreso, del que no conviene olvidarse a pesar de las nuevas tecnologías.
En segundo lugar, porque su contenido va a ser precisamente eso: Impresiones que alguien tiene sobre algo.
También hace alusión al hecho de que las obras que vamos a citar nos impresionaron gratamente al leerlas por vez primera.
Por último, y aunque no guarda ninguna relación aparente, Impresiones fue el título de una canción y del único disco de un grupo pop de principios de los noventa llamado Pasajeros del Viento, originario del Valle de Echo, injustamente olvidado por el éxito y a quien desde aquí me gustaría reivindicar.
Y para comenzar, nada mejor que un clásico:

Los Viajes de Gulliver, de Jonathan Swift. *(abre ventana flotante)

El paso del tiempo ha hecho que este libro, concebido inicialmente como una crítica feroz sobre el gobierno británico, y tal vez sobre toda la raza humana, se haya convertido en una obra casi imprescindible de la literatura infantil.

Papini observa que casi todos los grandes libros han tenido el viaje como telón de fondo. El que nos ocupa hoy cumple esa norma. En él se narran los diferentes viajes emprendidos por el protagonista, odiseas que le llevan sucesivamente a territorios tan dispares como Liliput , Brobdingnag , Laputa, isla voladora; Glubbdubdrid, que significa "isla de hechiceros", Luggnagg, donde moran los inmortales, y finalmente a la tierra de los Yahoos y los Houyhnhnms . Estos lugares, nacidos de la fantasía del autor, se describen minuciosamente como naciones que no pueden existir sino en la imaginación, pero son, a la vez, símbolos.

Los Viajes de Gulliver no es, en absoluto, un libro para niños, aunque tampoco excluye la posibilidad de que estos puedan disfrutar con las fabulosas aventuras que se van sucediendo. Las sucesivas versiones cinematográficas han contribuido no poco a crear tal sugestión. Y eso es así porque se han centrado casi exclusivamente en los dos primeros viajes, olvidándose de los últimos, más difíciles de digerir, pero harto más importantes para la cabal comprensión de la metáfora planteada por Swift.

Al escribir una novela, el autor suele utilizar los primeros capítulos para crear un clima, un paisaje por el que conducir al lector hasta el centro del universo a explorar. En mi opinión, los primeros viajes de Lemuel Gulliver están destinados a preparar al lector, a sumergirlo en las aguas de la fantasía, para desde allí, más tarde, ir conduciéndolo gradualmente por territorios cada vez más inquietantes hacia la verdadera meta: El país de los houyhnhnms y de los yahoos.

En las últimas páginas, el autor se desprende de las máscaras. Podemos comprobar entonces sus verdaderas intenciones.

Pero la historia obra a su antojo. Así, lo que fue urdido como una fábula atroz, devino irremediablemente en cuento para niños.

¿Cuáles pudieron ser las causas? Nos preguntamos. En estos tiempos de terrorismo y conspiraciones bien pudiera pensarse que los políticos del Reino Unido, al verse tan socarronamente reflejados en tan memorables páginas, sobornaron a los críticos de la época para provocar el desprestigio del autor.

Más verosímil parece suponer que los lectores, incomodados por algunos aspectos de los viajes posteriores, decidieron quedarse con los dos primeros, en los que la fuerza de la fantasía se superpone a cualquier otra lectura que pueda remover conciencias.

Hoy, casi trescientos años después, en este mundo gobernado por la violencia y las desigualdades sociales, el libro de Swift sigue vigente. Hoy, quizá más que nunca, Los Viajes de Gulliver es uno de esos libros que nadie debería dejar de leer.

Silvio WJ

En la biblioteca de los Buscadores de Leyendas del Universo se conservan muchos otros libros, por ejemplo, los de un escritor español que indagó acerca de unos seres de leyenda llamados gnomos... Aquí puedes leer algunas páginas.

portada
© copyright 2001 de los autores
© copyright 2001 Chema Gutiérrez Lera
Revista ELFOS