Aragón > Castillos

Castillo de Siétamo. Castillos de Aragón.


Castillo recuperado para la memoria en este año que hoy termina, porque del castillo queda menos que del año 1998.
El Gran Conde de Aranda nació en este castillo, que estaba situado por donde estuvo el Séptimo Miliario de la vía romana de Osca a Ilerda. De ahí el nombre de Siétamo.
Lo de "gran conde" viene porque el de Aranda fue dos veces Grande de España, y llegó a tener 23 títulos nobiliarios.
Nació siendo sólo Duque de Almazán y murió de pulmonía en Epila.
Pero entretanto fue Capitán General de Valencia y Castilla, embajador en Portugal, Polonia y Francia, Caballero de la Orden del Toisson de Oro, Mariscal de Campo, Gentilhombre de la Real Cámara y hasta prisionero en la Alhambra de Granada.
Pintó mucho y a él le pinto Ramón Bayeu.
Lo enterraron en San Juan de la Peña y lo ha desenterrado una fabulosa exposición en el Palacio de Sástago.
Creíamos que era anticlerical y masón, suponiendo que eso sea malo, y resulta que es una pasada de bondades y merecimientos. Un bienhechor panorámico.
Ya lo dijo Ortega, que hay tantas realidades como puntos de vista y el punto de vista crea el panorama.
El panorama actual del castillo es trágico. Solo quedan unos lienzos de la muralla exterior.
Por ser Siétamo zona de guerra en la pasada incivil, sufrió su fábrica serios desperfectos.
En los años cuarenta se fueron vendiendo sus piedras desmantelándolo poco a poco.
Hoy es solar que puede llegar a ser Museo del Conde de Aranda.
Tenia empinada escalera de acceso y en la fachada principal galería aragonesa de arquillos.
Pedro I lo entregó al Obispo de Huesca.
Posteriormente fue de los Sesé y después de los Abarcas que en 1723 heredan el gran patrimonio de los Urreas con su condado de Aranda.
Por culpa de la piqueta lo conocemos por una maqueta sin grieta en la moqueta de Sástago.
En un cerrillo, entre tomillo, un castillo casi amarillo.
Que pena de ripios y de castillo.
Quien vaya a Siétamo encontrará buen agua de fuente manantial, panes de moño, empanadas de calabaza, de patata jamón y lomo, de atún o de espinacas.
Encontrará dobladillos de miel canela y almendra y en estas fechas turrón artesano en la panadería con obrador a la vista del viajero.
Todo bueno, pero el castillo del Conde Aranda no está.
El Bicentenario ha pasado ¿que ha quedado?
Pasamos página. Nuevo año.
Que nadie ni nada destruya nuestro "castillo interior" que decía Santa Teresa.
Feliz 1999.

Si te gustaron los Castillos disfruta también de los Monasterios

Dibujos Teodoro Pérez Bordetas
Textos Miguel Caballú Albiac


Castillos | Monasterios | Teodoro Pérez | Escrito y Dibujado | Sellos Comarca del Aranda | Sergio Sanz | Serafín Urzay | Plumillas | Inicio

El Cister | Rueda | Santa Fe | Piedra | Veruela | Aula Dei | La Seo | El Pilar | Museo Provincial Zaragoza

Historia | Libros | Huesca | Teruel | Zaragoza | Aragón | Comarcas | Mapas

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia
Se realiza con independencia de toda administración o institución pública.

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.