Aragón > Castillos

Castillo de Biniés. Castillos de Aragón.


Alto Aragón. Jacetania. Municipio de Berdún. Paso casi obligado para ir a Ansó.
Es conocida la Foz de Biniés. Pero es digno de conocer su Castillo casi enriscado en los cortados del río Veral.
Cuatro torres, tres robustas e imponentes y una semiderruída pero consolidada.
Se quemó en un incendio en 1928 y hubieron de acabar de tirarla los bomberos.
Las torres se ordenan en torno a un patio central abierto que posiblemente estuvo cubierto.
El castillo es del siglo XI. Se reformó en 1550, según consta en una inscripción.
Y ahora mismo, de noviembre de 1996 a diciembre de 1998 ha sido restaurado, y por la pinta, desde fuera, parece que muy bien.
Perteneció a los Jordan de Urriés en la Edad Media y ahora es propiedad particular en el siglo XXI.
El nuevo castellán, vive en Navarra, pero a juzgar por lo que me explicó la guardesa, la Sra. María, donde mejor vive es aquí, en el castillo.
La Sra. María me cuenta que durante 64 años lo llevaron ellos de Casa Santaengraciero.
Después de quemarse la gente iba llevándose maderos y todo lo arrancable.
Está documentado que siete techos artesonados del Palacio de Biniés se vendieron a William R. Hearst un excéntrico y controvertido coleccionista americano que decoró sus residencias de San Simeón y Wyntoon en California con techumbres mudéjares, muchas de ellas aragonesas.
Las compró en los años veinte.
El castillo de Biniés ha recuperado su prestancia exterior.
En el interior no pudieron llevarse, ni se quemó, la capilla que conserva todavía pinturas al temple datadas en 1586.
Es otro castillo que produce sentimientos encontrados: de rabia por lo que hay en América, de gozo por su restauración, de inquietud por el futuro de Biniés.
Solo hay 40 habitantes.
Un bar que abre a las ocho de la tarde.
Muchos buitres en el Barranco Miguel, al lado.
A los de Biniés les dicen gabachos y a la iglesia, de San Salvador.
A la ermita de enfrente, de la Virgen del Poyo.
Y a las dibujadas casas vecinas de Maito, Consistorial y de la Sra. María.
Un viaje recomendable por Puente la Reina donde la Repostería A Piquera ofrece empanadicos de calabaza, dobladillos de canela y miel, bizcochos con nuez, hojaldres con cabello de ángel y chocolate.
Decora el establecimiento, a pie de carretera, una calabaza de 83 Kg.
Por aquí todo es grande: el paisaje, el castillo, la gente y el drama de los pueblos vecinos de Sigüés, Mianos, Artieda, que van a ser aniquilados por el embalse de Yesa.

El castillo de Biniés es magnífico, pero todo es agridulce en nuestro Pirineo.

Si te gustaron los Castillos disfruta también de los Monasterios

Dibujos Teodoro Pérez Bordetas
Textos Miguel Caballú Albiac

Castillos | Monasterios | Teodoro Pérez | Escrito y Dibujado | Sellos Comarca del Aranda | Sergio Sanz | Serafín Urzay | Plumillas | Inicio

El Cister | Rueda | Santa Fe | Piedra | Veruela | Aula Dei | La Seo | El Pilar | Museo Provincial Zaragoza

Historia | Libros | Huesca | Teruel | Zaragoza | Aragón | Comarcas | Mapas

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón

Si crees que falta algo, o está confundido escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia
Se realiza con independencia de toda administración o institución pública.

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.