Aragón > Castillos

Castillo de Arándiga. Castillos de Aragón.


"Hay un castillo que dicen, que a moros perteneció, y de tan poco que vale, no me quiero ocupar yo".
Estos versos me los recitó la señora Melchora en el lavadero público de Arándiga un día de sol, a la sombra del castillo.
Castillo medieval y lavadero como medieval, el uno para el análisis y el otro para el psicoanálisis.
El castillo es de lo más estético y las señoras en el lavadero de lo más auténtico.
Bajan y charlan y ... "no se crea que no tenemos lavadora en casa".
Les atrae el contacto humano y el agua de la fuente de la Zarza construida en 1931 allí mismo que se la llevan en garrafas a Zaragoza y Barcelona.
Querencias de pueblo, pequeñas cosas de pueblo, gran cosa de los humanos ésta de amar las raíces y volver a los orígenes.
El origen del castillo es como la mayoría de los abundantes en la Comunidad de Calatayud. Mas de veinte me salen.
A mediados del sigo XIV se engancharon a porrazos Pedro I de Castilla y Pedro IV de Aragón.
La Guerra de los Pedros se llamó.
El de Castilla llegó a conquistar casi todo este territorio de Calatayud, concretamente Arándiga en 1363.
Los aragoneses para su defensa mejoraron lo que había musulmán y construyeron otros nuevos.
Juan Fernández de Heredia, el sanjuanista de Munébrega, se encargó de estos menesteres.
El castillo fue de los Martinez de Luna, señores de Illueca y Morata. Ahora es del Ayuntamiento.
Es mampostería y tapial, típicamente militar. Planta rectangular acomodada a las irregularidades de la roca.
Impresionante aspecto. Arrogante ruina y como corresponde a la zona tirando a mudejar, y con precipicios por casi todos sus lados.
A sus pies se juntan los ríos Isuela y Aranda y juntos en Chodes van al Jalón.
Desde la Carretera A-2302 de Morata a Tierga se ve impresionante.
Si va a Arándiga se acuerde que es un pueblo de ajos, que se venden en casas particulares, así como la fruta, en temporada claro.
Los arandiguinos, unos 500, han restaurado las iglesias y quieren consolidar el Castillo y mejorar la subida.
Melchora en el lavadero sigue recitando "Arándiga natural, provincia de Zaragoza, soy y me voy a ocupar de esta tierra tan hermosa. Dos ríos, San Martín, torre campanas y un reloj que está allí".
Del castillo ya hemos dicho al principio que no se quiere ocupar, por principios.
Va bien aquí subrayar uno de nuestros principios: el viaje es el arte del encuentro.
Encontrarse con las gentes de Arándiga, al pie del castillo, en el lavadero como medieval, no es un arte, es una suerte.
Pruebe.

Castillo de Arándiga

Si te gustaron los Castillos disfruta también de los Monasterios

Dibujos Teodoro Pérez Bordetas
Textos Miguel Caballú Albiac


Castillos | Monasterios | Teodoro Pérez | Escrito y Dibujado | Sellos Comarca del Aranda | Sergio Sanz | Serafín Urzay | Plumillas | Inicio

El Cister | Rueda | Santa Fe | Piedra | Veruela | Aula Dei | La Seo | El Pilar | Museo Provincial Zaragoza

Historia | Libros | Huesca | Teruel | Zaragoza | Aragón | Comarcas | Mapas

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón

Si crees que falta algo, o está confundido escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia
Es una actividad cultural.

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.