Aragón > Castillos

Castillo de La Aljaferia. Castillos de Aragón.


Palacio de la Alegría le llamó su constructor Abú Yafar al Mugtadir.
Una alegría es traer aquí este castillo que es resumen de historia zaragozana.
Aquí entró Alfonso I al conquistar Zaragoza el 18 de diciembre de 1118.
Pedro IV se hizo más ceremonioso al impulsar la mayoría de las obras de la etapa cristiano-medieval.
De aquí salió Fernando de Antequera, el del Compromiso de Caspe, para ser coronado rey en La Seo.
Aquí tuvo capilla, ahora no, el patrón de Aragón San Jorge, y estuvo el Santo Grial traído desde San Juan de la Peña, ahora sí está la biblioteca.
Los Reyes Católicos estuvieron y trabajaron aquí.
Felipe II mando hacer el foso y baluartes que rodean el palacio a modo de ciudadela.
Aquí estuvo el tribunal de la Inquisición tras el asesinato de San Pedro Arbués.
Aquí vivieron un poco Carlos I, Carlos III, Felipe V y otros monarcas.
De aquí sacó Palafox armas y municiones para luchar contras los franceses durante los Sitios.
Y aquí está la sede de las Cortes de Aragón desde 1987, y hoy es lugar de encuentro y foro legislativo de los aragoneses.
Hablar de la Aljafería es poner música a nuestra historia como Verdi le puso a su Torre del Trovador.
Saltan y bailan los crios cuando van con los colegios a admirar el castillo.
Y eso que ahora no hay más guerra que la de las palabras de los cortesanos.
Pero no es guerra, por suerte, solo florete.
El castillo es ahora un lujo para Zaragoza con más de mil años de historia.
La República lo hizo monumento nacional en 1931.
La democracia ha hecho el milagro de su restauración porque la historia de la Aljaferia es una historia de ruinas permanentes y deseos de ponerla guapa.
Dé una vuelta disfrutando del patio de Santa Isabel, patrona de la provincia que aquí nació (la Santa) y que aquí a alguno le gustaría que muriese (la Provincia).
Pasee por la Sala de los pasos perdidos o por el Salón del Trono que no hay que perderse.
Tiene preciosos artesonados y galería para el mujerío que llaman "matrimonium".
El Castillo original fue la quinta de recreo de los monarcas islámicos de la taifa Saraqustí cuando vivían en La Zuda, cerca del mercado.
Ha habido una importantísima y cuidada restauración.
Verla es gozarla. Hay que hacer cola o colarse.
Fue una pena pero ahora vale la pena. Alcazaba musulmana, alcázar cristiano, ahora templo de la palabra aragonesa y destino turístico zaragozano. Todo cabe.
Es base argumental para el pasado y base del proyecto de futuro.

Palacio de la Alegría, castillo de la convivencia.

Castillo de La Aljaferia

Si te gustaron los Castillos disfruta también de los Monasterios

Dibujos Teodoro Pérez Bordetas
Textos Miguel Caballú Albiac


Castillos | Monasterios | Teodoro Pérez | Escrito y Dibujado | Sellos Comarca del Aranda | Sergio Sanz | Serafín Urzay | Plumillas | Inicio

El Cister | Rueda | Santa Fe | Piedra | Veruela | Aula Dei | La Seo | El Pilar | Museo Provincial Zaragoza

Historia | Libros | Huesca | Teruel | Zaragoza | Aragón | Comarcas | Mapas

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón

Actualiza la información que consideres obsoleta escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia
Es una labor de difusión de Aragón en Internet.

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.